esperan que las obras comiencen en 2019

Norman Foster y Carlos Rubio rehabilitarán el Salón de Reinos del Prado

El proyecto contempla una reforma respetuosa con la historia del edificio y su ampliación con el objetivo de ganar más de 2.500 metros cuadrados de espacio expositivo

Foto: Vista de la entrada sur del Salón del Reino proyectado por Foster y Rubio (Museo del Prado)
Vista de la entrada sur del Salón del Reino proyectado por Foster y Rubio (Museo del Prado)

Los arquitectos Norman Foster y Carlos Rubio han ganado el concurso para la rehabilitación y adecuación museística del Salón de Reinos del Museo del Prado. Su proyecto, aprobado por unanimidad por el jurado y el patronato de la pinacoteca nacional entre 47 propuestas, contempla la rehabilitación y ampliación del Salón del Reinos, ubicado junto al Casón del Buen Retiro, con el objetivo de ganar más de 2.500 metros cuadrados de espacio expositivo. El Museo del Prado ha optado por un proyecto respetuoso con la historia del edificio y su arquitectura que, a su vez, dota al museo de nuevas salas de exposiciones.

'Traza oculta', como se llama el proyecto presentado por el reputado arquitecto británico y estudio español, prevé crear un gran campus del Prado que conecte el edificio Villanueva con el Salón de Reinos y el Casón del Buen Retiro peatonalizando la zona por la calle Felipe IV. Es una propuesta que deberá ser estudiada y aprobada por el Ayuntamiento de Madrid aunque la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena, ha mostrado esta mañana durante la presentación su apoyo al proyecto. Por su parte, el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, ha destacado el "orgullo" que siente ante un proyecto "ilusionante".

El plan prevé rehabilitar y ampliar el Salón de Reinos, el único vestigio que queda del Palacio del Buen Retiro, convirtiéndolo en un edificio sostenible y ampliando su espacio. Para ello, los arquitectos han diseñado un gran atrio de acceso en la fachada sur del edificio que creará un espacio semiabierto permeable al exterior y que, a su vez, protegerá la fachada original del Salón de Reinos del siglo XVII, de la que se recuperarán sus huecos y sus balconadas. Asimismo, el proyecto contempla crear un gran espacio expositivo en la tercera planta del edificio ampliando la cubierta ampliada hasta la fachada sur, hecha en una estructura metálica y columnas de bronce, y cuyo saliente será la cubierta del atrio y creará un pórtico orientado al campus. Ese espacio quieren que se convierta en una plaza pública que servirá también de acceso al visitante.

Aspecto del nuevo atrio de la fachada sur del Salón de Reinos proyectada por Foster y Rubio (Museo del Prado)
Aspecto del nuevo atrio de la fachada sur del Salón de Reinos proyectada por Foster y Rubio (Museo del Prado)

"El proyecto se basa en una reflexión inteligente sobre el edificio, su historia y los usos que queremos tener. Se va a poner en valor la memoria del palacio del siglo XVII", que, a su vez, será el corazón de la intervención, ha destacado Miguel Zugaza, director del Prado. Carmena ha subrayado la importancia de que este proyecto respeta y que "conserva la memoria" del edificio. "Ha dado en el corazón, con la memoria de lo que fue el Salón de Reinos".

Estamos, ha añadido Zugaza aludiendo a la intención de hacer peatonal el eje Parque del Retiro, ante "una ambiciosa estrategia urbana". Por su parte, José Pedro Pérez Llorca, presidente del Patronato del museo, ha resaltado que se trata de "un proyecto extraordinariamente respetuoso con lo que queda del edificio y que, al mismo tiempo, va a enmarcar la fachada sur con una columnata que la realza y le de calidad a la visión cuando se venga desde el edificio Villanueva".

Proyecto artístico

"Estamos con el continente y después vendrá el contenido", ha respondido Pérez Llorca preguntado sobre el tipo de exposiciones que albergará el nuevo complejo. Zugaza ha precisado más dejando entrever que el propio Salón de Reinos, que antaño fue un ala del Palacio del Buen Retiro (y posteriormente sede del Museo del Ejército) donde Felipe IV solía despachar y albergaba obras de artes de Velázquez, entre ellas 'La rendición de Breda' o el retrato de 'Felipe III a caballo', Zurbarán, Carducho o Cajés (en manos del Prado), podría acoger gran parte de la colección de pintura barroca de la pinacoteca que se exhibía antaño en ese mismo espacio y dedicar el nuevo de la tercera planta a "desarrollar toda la programación de la colección o exposiciones" con, previsiblemente, una duración mayor a la habitual.

Sección transversal perspectiva de la propuesta en la que se muestra la permeabilidad del eje Norte-Sur (Museo del Prado)
Sección transversal perspectiva de la propuesta en la que se muestra la permeabilidad del eje Norte-Sur (Museo del Prado)

"El proyecto permite la recuperación de una forma permanente o temporal de esa magnífica colección de pintura barroca del museo y que la del Palacio del Buen Retiro encuentre su visibilidad en este museo. Nos dirige en una dirección muy clara", ha contado el director del Prado. El plan "ofrece una doble tipología expositiva que permite el reconocimiento del pasado del edificio, lo que implica la opción de recuperar el Salón de Reinos, y, al tiempo, disponer de un espacio expositivo de gran calidad". Lo que sí ha dejado claro Pérez Llorca es que "hoy por hoy todo está abierto excepto traer cuadros de otros museos" en referencia al eterno debate sobre el emplazamiento del 'Guernica' de Picasso. "No hay proyecto ni intención de cambiar el 'Guernica' de lugar", ha zanjado.

Al final, con este proyecto el Museo del Prado ampliará en 5.700 metros cuadrados su espacio y hará realidad el Campus del Prado, un proyecto aprobado mediante un pacto parlamentario en 1995, que unirá el histórico edificio Villanueva del museo (que alberga la colección permanente) y la ampliación hecha por Rafael Moneo en el Claustro de los Jerónimos (con las exposiciones temporales, la tienda, restaurantes o la zona de restauración) con el Casón del Buen del Retiro y el Salón de Reinos. 

El presupuesto destinado a la elaboración del proyecto será de cerca de 2 millones de euros, que se unirán a los 30 millones que costarán las obras que está previsto que se inicien en 2018. La pretensión del Prado y el Gobierno es que un tercio de este montante la financien inversores privados. La redacción del proyecto comenzará a principios de 2017 y tendrá un plazo de 16 meses. Aunque no hay fecha para la apertura del remodelado Salón de Reinos, el deseo del Patronato del Prado esperan que las obras den comienzo en 2019 coincidiendo con el bicentenario del museo. El plazo de ejecución es de 30 meses.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios