estreno de la obra inacabada del granadino

'El público', un viaje al interior del armario de García Lorca

Àlex Rigola dirige el texto más personal y contradictorio del genio andaluz en esta coproducción del Teatro de la Abadía y el Teatre Nacional de Catalunya

Foto: 'El público' llega el 28 de octubre al Teatro de la Abadía
'El público' llega el 28 de octubre al Teatro de la Abadía

"Ahora no está preparado el público, pero seguro que en 10 o 20 años será un éxito". Fue Federico García Lorca quien pronunció estas palabras y ayer las recordaba Àlex Rigola para presentar 'El público', la obra de teatro más personal y surrealista del poeta y dramaturgo andaluz. Tras el icónico montaje que hizo Lluis Pasqual en el CDN en 1986 (la primera vez que representó la obra en España), Rigola toma el testigo en esta coproducción del Teatro de la Abadía y el Teatre Nacional de Catalunya con el reto de hacer entender al espectador de hoy el que fuera el viaje más íntimo en lo sexual y artístico de Lorca.

La obra, que se podrá ver desde el 28 de octubre hasta el 29 de noviembre en el Teatro de la Abadía y en diciembre viajará a Barcelona, "es un viaje a un sueño. Un viaje a la cabeza de Lorca", explicó ayer Rigola. "Propone un encuentro con ese momento de crisis y de cambio personal y artístico y pone en cuestión su honestidad. Su honestidad en lo personal, porque se pregunta hasta qué punto está siendo sincero con su situación sexual y amorosa, con su homosexualidad, y en lo artístico: hasta qué punto hace el teatro que quería hacer", añadió.

Rigola se enfrenta a la dirección del primer Lorca de su carrera con "un texto que de primeras fácil no es fácil para el público. Cuando mucha gente lo lee por primera vez dice que no entiende el viaje que hizo Lorca, pero esto se soluciona cuando entras en el montaje". Por eso, la mejor forma de hacer llegar al espectador la poética y la simbología que Lorca imprimió a este texto ha sido simplificándolo y eliminando capas. Así, el espectador podrá meterse en ese sueño y descubrir, por ejemplo, que los caballos representan la pulsión sexual del autor o desplazarse por los dos escenarios que pelean por la verdad en el arte.

'El público' es uno de los grandes retos de la carrera de directores y actores. Lo es porque la obra, que escribió tras estrenar 'Mariana Pineda' en sus viajes a Nueva York y Cuba y terminó en agosto de 1930, está inacabada o incompleta. Como bien dijo Lorca, no gustó a sus amigos cuando se la leyó en 1930 y en 1936. En julio de ese 1936 se la confió a su amigo Rafael Martínez Nadal para que la destruyera si le pasaba algo, pero nunca lo hizo. Lorca fue asesinado un mes después.

Lo es, además, porque la escribió tras dos dolorosas decepciones amorosas: la de Emilio Aladrén, que le deja para casarse con una mujer, y la de su supuesta relación con Salvador Dalí, que le deja para irse con Gala, y porque se sirve del surrealismo y de imágenes freudianas para simbolizar sus contradicciones y luchas interiores: su homosexualidad y el teatro verdadero que quería hacer pero difícil de representar en su España. Es decir, el 'teatro de lo imposible', o el 'teatro bajo la arena' como le llama en la obra, frente al teatro más burgués, o 'teatro al aire libre', que triunfaba y que aquí critica.

Porque en el fondo de eso habla Lorca con una honestidad inusual: del dilema entre lo convencional y su homosexualidad y entre escribir a gusto del público o ir más allá. De ahí que 'El público' sea el espejo que le pone el dramaturgo a los espectadores para ver sus propios miedos y contradicciones, pero también para denunciar a ese público burgués y convencional que sólo busca frivolidad y divertimento. Ese espejo aquí está representado por una gran cortina de papel plateado, mientras que un escenario terroso hecho de corcho marrón representa esa bajada a la búsqueda de la raíz del teatro y de la verdad. 

"Es un desnudo absoluto"

Un total de 14 actores, entre los que destacan Juan Codina, Pep Tosar, Irene Escolar o María Herranz, dan vida a este viaje onírico e interior de Lorca, que Rigola definió como "meterse en una nave espacial, para hacer un viaje poético de alta temperatura". Para Juan Codina, actor que da vida al caballo negro y al prestidigitador, "es un desnudo absoluto y un ejemplo de fragiliad y vulnerabilidad el que plantea". Ese "misterio", además, le hace decir que "por primera vez" se enfrenta a un estreno "sin saber qué va a ocurrir".

Por su parte, Irene Escolar (Julieta) destacó que "el viaje emocionate y apasionante que provoca. Una emoción que no he sentido nunca". Mientras que Tosar (el director en la obra) aseguró que clave de 'El público' es la contradicción. "La contradicción forma parte del hombre desde el origen y vivimos un tiempo en el que la contradicción es algo que nos ahoga permanentemente. Es la forma que tiene la tempestad que nos habita".

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios