Es noticia
Menú
El destino del bipartidismo español se decide en ‘Juego de tronos’
  1. Cultura
Continuidad o ruptura

El destino del bipartidismo español se decide en ‘Juego de tronos’

Los políticos se devanan los sesos para buscar las claves electorales del país en la trama de la serie. La nueva temporada arranca en la madrugada del domingo

Foto: Tyrion Lannister, icono de la serie
Tyrion Lannister, icono de la serie

Imagen política morbosa de la semana: rencuentro telefónico de Pablo Iglesias y Tania Sánchez tras sus últimos desencuentros político/sentimentales. Y es que hay momentos en los que un hombre y una mujer de Estado deben aparcar sus diferencias para dar un paso al frente en beneficio del país: mañana por la noche arranca la quinta temporada de Juego de Tronos y, por tanto, España necesitaba una ración de teorías sobre la serie para controlar su ansiedad. Así que Iglesias y Sánchez, reconocidos expertos en el serial de HBO, se pasaron por Carne Cruda para disertar sobre la relación entre Poniente y la política celtibérica (en serio: merece la pena escuchar el programa).

En efecto, con Juego de Tronos pasa un poco como cuando a JR le pegaron un tiro en Dallas hace una eternidad: que todo el país está en vilo. Peor aún: el problema ya no es tanto saber cómo evolucionará la serie, sino el convencimiento general de que su trama refleja el futuro del tablero político español. ¿Nos hemos vuelto todos locos? Pues un poco sí, de ahí la oleada de artículos con analogías entre la serie y la realidad política de cada país (por haber hay hasta interesantes análisis sobre la capacidad de las ciencias sociales para predecir el final de Juego de tronos).

¿Está el futuro de Mariano Rajoy escrito en las imágenes de Juego de Tronos? ¿Lo que pasa en Poniente va a pasar necesariamente en España? Atentos a las palabras de Tania Sánchez en Carne Cruda:

“Una de las principales lecciones de Juego de tronos es que uno no puede diseñar la estrategia perfecta. Cada uno de los movimientos de los poderes en disputa en una guerra de posiciones genera cambios en el otro lado y, por tanto, nuevos escenarios, lo que obliga a rediseñar tu estrategia permanentemente. No se puede diseñar una estrategia perfecta para los próximos meses y no modificarla en ningún momento, porque tus rivales también se mueven en la disputa del trono”. Imposible no pensar en cómo Tania Sánchez perdió su batalla para ser candidata a la Comunidad de Madrid a causa de los movimientos de sus rivales políticos. ¿Se quedó demasiado petrificada en su estrategia?

Obsesos de la estrategia

Más allá de las exageraciones proféticas, lo que sucede es que la política tiene un poco de imprevisibilidad y un mucho de patrones históricos. Es ahí donde Juego de tronos se ha convertido en una mina para obsesos de la estrategia política, hasta el punto de que Pablo Iglesias coordinó hace unos meses el ensayo Ganar o morir. Lecciones políticas en Juego de tronos (Akal, 2014), en el que colaboraban políticos y ensayistas de su círculo como la propia Sánchez, Juan Carlos Monedero, Santiago Alba Rico, Íñigo Errejón o Luis Alegre.

'Una de las principales lecciones de 'Juego de tronos' es que uno no puede diseñar la estrategia perfecta'

Cuando Pablo Iglesias escribió el prólogo del libro, Podemos ya había pegado la campanada electoral en las europeas. Iglesias jugó a fondo en el texto la baza de las similitudes entre Juego de tronos y la crisis del bipartidismo español:

“El escenario que nos presenta la serie es, ante todo, un escenario en el que el poder está en disputa y en el que el carácter moral de cada protagonista se revela precisamente en el modo como se disputa ese poder. Todo el mundo tiene hoy la sensación de formar parte de un orden social y económico en el que se han roto todos los pactos que garantizaban la paz y la estabilidad. Los partidos que han acaparado hasta ahora el orden institucional de la legalidad han perdido de un modo quizá irreversible una de las piezas clave en la que se sostenía su poder: la desconfianza en la casta de los gobernantes crece a un ritmo exponencial y los gobernados tienen cada vez menos razones para la obediencia. Los gobernantes, atrincherados en sus despachos y edificios oficiales, comienzan a sentir cierta inquietud, pero confían en que su control sobre la legalidad y su monopolio del Boletín Oficial del Estado les garanticen la permanencia en un poder que no están dispuestos a perder. En este sentido, se comportan de un modo semejante a como Joffrey piensa que le basta estar sentado en el Trono de Hierro para ser reconocido por todos como el legítimo representante del poder”.

En otras palabras: si triunfa la rebelión en Juego de tronos, que los ideólogos de Podemos identifican con la figura de Daenerys Targaryen y sus dragones, triunfará la rebelión podemista. He ahí la profecía metafórica de Iglesias.

Sostiene el líder de Podemos que “una de las principales lecciones que nos enseña Juego de tronos es que, en el terreno de la política, no hay nunca espacio para la legitimidad meramente en abstracto, para una legitimidad que no está dispuesta a convertirse en poder político alternativo”. De ahí viene precisamente el título del libro, Ganar o morir, similar a algunos de los mantras de su partido: hay que ganar, ahora o nunca, o nos pasarán por encima y perderemos otra vez el tren de la Historia.

'En el terreno de la política, no hay espacio para una legitimidad que no está dispuesta a convertirse en poder político alternativo'

Ocurre que el ensayo se escribió antes de la meteórica irrupción estatal de Ciudadanos, tan reciente que apenas circulan teorías sobre qué personaje/reino de la serie reflejaría mejor al partido de Albert Rivera. Si hacemos caso a las encuestas electorales recientes, que muestran un tablero electoral dividido entre cuatro partidos sin demasiada diferencia entre ellos, cabría pensar que Podemos está ahora más cerca del empatar o morir que del ganar o morir.

Por seguir con las analogías, también está por ver si el papel de Ciudadanos será ayudar a derrotar a la tiranía de los Lannister o más bien servirle de muleta regeneradora. Y también, claro, si rodará o no la cabeza de Mariano Rajoy. Si no quieren esperar al resultado de las elecciones generales, vean Juego de tronos a partir de mañana, quizá ahí encuentren respuestas a los escenarios políticos que nos quitan el sueño. Como mínimo lo pasará usted en grande.

Imagen política morbosa de la semana: rencuentro telefónico de Pablo Iglesias y Tania Sánchez tras sus últimos desencuentros político/sentimentales. Y es que hay momentos en los que un hombre y una mujer de Estado deben aparcar sus diferencias para dar un paso al frente en beneficio del país: mañana por la noche arranca la quinta temporada de Juego de Tronos y, por tanto, España necesitaba una ración de teorías sobre la serie para controlar su ansiedad. Así que Iglesias y Sánchez, reconocidos expertos en el serial de HBO, se pasaron por Carne Cruda para disertar sobre la relación entre Poniente y la política celtibérica (en serio: merece la pena escuchar el programa).

El redactor recomienda