nuevo libro de owen jones

El niño prodigio de la izquierda desnuda a la casta

El joven ensayista británico Owen Jones desmenuza a la clase dirigente de su país en ‘The Establishment’, nuevo libro tras el éxito internacional de ‘Chavs’

Foto: El ensayista británico Owen Jones
El ensayista británico Owen Jones
Autor
Tiempo de lectura6 min

Este periódico publicó hace unos meses una reveladora investigación llamada Del consejo de ministros al consejo de administración. Los pasillos entre el congreso y la empresa. O los cincuenta políticos cañís que han atravesado la ya mítica puerta giratoria celtibérica en la era democrática. Un trabajo complementado después con un demoledor gráfico sobre los 24 excargos públicos españoles a sueldo de las compañías eléctricas.  Si Owen Jones (Sheffield, 1984) fuera español en vez de inglés, probablemente hubiera incluido estos datos en su nuevo ensayo, The Establishment, publicado ayer en el Reino Unido.  

El ensayista, convertido en la gran esperanza blanca del pensamiento de izquierdas tras el éxito internacional de su anterior libro (Chavs, Capitán Swing, 2012), ha vuelto con la escopeta cargada. Si en Chavs analizó la influencia política y cultural del thatcherismo, en su nuevo libro viaja hasta el corazón de la lucha de clases: ¿Qué es la clase dirigente? ¿Quiénes pertenecen a ella? y ¿Por qué están minando la democracia para defender los intereses económicos de unos pocos?, se pregunta en el libro.  

Todo ello pensado, cocinado y escrito por un veinteañero (Owen Jones cumplió hace unos días treinta años) con cara de no haber roto un plato en su vida. ¿No es encantador?  

Cuando hablamos de “casta” en España solemos limitarnos a pensar en los políticos que están en el poder,  pero se trata de un concepto amplio referido más bien a una alianza entre poderosos con intereses económicos comunes (de la política a la banca pasando por muchos otros campos).  Por ahí va precisamente la definición de “establishment” aportada por Jones: una comunidad de intereses.  

Aunque Inglaterra es una de las cunas de la división social por clases y nada parece representar mejor al establishment que el clásico lord británico que vive junto a sesenta criados en una descomunal mansión campestre, Jones no comete el error de hacer una descripción anacrónica de la clase dirigente. Tan establishment es ahora un millonario nonagenario que hizo su fortuna al calor de las corporaciones del Imperio Británico como el político laborista que hace guiños a la clase obrera en sus discursos (que no en sus políticas) y no solo niega pertenecer a la casta sino que se le llena la boca denunciando los privilegios de la misma.

El ensayista pone el ejemplo del antiguo alto cargo laborista John Prescott, viceprimerministro entre 1997 y 2007, al que no le tiembla el pulso a la hora de escribir artículos de combate titulados  “La élite todavía gobierna el Reino Unido” (Daily Mirror, 2013), pese a haber sido uno de los brazos ejecutores del blairismo (el thatcherismo por otros medios, en opinión de Jones desarrollada ampliamente en Chavs).

En otras palabras: que tus orígenes sean de clase obrera y tu filiación política sea progresista no te libra (como piensa Prescott) de ser parte del establishment (que, repetimos, sería una comunidad de intereses económicos comunes). Recuerden el rebote que se pilló Felipe González cuando Pablo Iglesias le acusó de formar parte de la casta...

Porque esa es otra: pocos reconocen abiertamente pertenecer a la clase dirigente (aunque Jones encuentra a alguno al que no le importa reconocerlo entre las docenas de entrevistas realizadas a lo más granado del establishment británico durante la elaboración del libro). Si los progresistas niegan la mayor, los conservadores hacen tres cuartos de lo mismo: Jones rescata varios textos donde articulistas conservadores con los dos pies metidos en la clase dirigente cargan contra lo que ellos llaman la degeneración de la clase dirigente (formada exclusivamente, según ellos, por políticos progresistas adinerados y amorales).

En efecto, con los miembros del establishment pasa un poco como con los indies: que cuando empiezan a llover los palos, todo el mundo niega ser tal cosa. Y es que ser parte de los que controlan el cotarro tiene connotaciones negativas. “Las variadas definiciones de ‘establishment’ tienen al menos una cosa en común: siempre son peyorativas”, explica Jones.

Dado que los conservadores británicos creen que el establishment está formado por políticos socialistas corruptos e inmorales, y los progresistas creen que la casta está compuesta por niñatos privilegiados formados en centros educativos de élite, Jones amplia la definición de “establishment” para que ninguno de ellos se quede fuera de la misma:  cualquiera que defienda ahora por acción u omisión y desde posiciones de poder el desmantelamiento de los servicios públicos formaría parte del establishment.

El Establishment estaría representado ahora por instituciones e ideas que legitiman y protegen la concentración de la riqueza y el poder en muy pocas manos“En las décadas que siguieron a la II Guerra Mundial, se ejecutaron varias medidas para limitar los intereses de los poderosos, incluyendo las subidas de impuestos y la regulación de los negocios privados… Pero hoy día dichas restricciones han desaparecido o están en vías de desaparición –y ahora el establishment estaría representado por instituciones e ideas que legitiman y protegen la concentración de la riqueza y el poder en muy pocas manos. Los intereses de aquellos que dominan la sociedad británica son dispares; de hecho, a menudo entran en conflicto entre ellos. El establishment incluye a políticos que aprueban leyes; barones de la comunicación que determinan los términos del debate político; hombres de negocios y de las finanzas que gestionan la economía… El establishment es el lugar donde estos intereses y mundos se cruzan consciente o inconscientemente”, razona el ensayista.

No obstante, aunque Jones piensa que es fácil poner nombres y apellidos a los miembros de ese lugar de ensueño llamado El Establishment, eso no resolvería el problema político generado por dicho club: la desigualdad social. Porque no estamos ante una historia de “villanos” o manzanas podridas, sino más bien ante un “sistema” y un clima político. “El establishment es un sistema y un conjunto de mentalidades que no puede ser reducido a un político o un magnate de los medios determinado. Poco ganaríamos limitándonos a castigar a algunos individuos por su egoísmo y su falta de compasión. Esto no significa que debamos absolver a las personas de su responsabilidad personal, sino entender que los individuos son solo piezas dentro de una maquinaria. Se trata de discutir la idea de que Inglaterra está gobernada por ‘malas’ personas y que bastaría reemplazarlas por ‘buenas’ para resolver los problemas que afectan a nuestra democracia”, zanja.  

Conclusión: A Owen Jones no le basta con retirar dos manzanas podridas del cesto; quiere cambiar de cesto.  

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios