la dirección cuenta con el apoyo político

Quitarle las obras maestras al Prado: ¿misión imposible?

El Museo Nacional del Prado no va a dejar marchar las cuatro obras maestras que Patrimonio Nacional le reclama desde finales del pasado mes de junio.

Foto: 'El lavatorio', de Jacopo Robusti Tintoretto, en poder del Museo del Prado
'El lavatorio', de Jacopo Robusti Tintoretto, en poder del Museo del Prado

El Museo Nacional del Prado no va a dejar marchar las cuatro obras maestras que Patrimonio Nacional le reclama desde finales del pasado mes de junio. Tal y como ha podido saber El Confidencial, la dirección de la pinacoteca cuenta con "el apoyo político, legal y de la opinión pública".

Como informó este periódico, el presidente de Patrimonio Nacional, José Rodríguez-Spiteri Palazuelo, escribió al director del Museo del Prado, Miguel Zugaza, reclamándole una cesión que data de 1936 y que se regularizó entre ambas partes en 1998. Hablamos de piezas esenciales en el capital artístico del Prado: El descendimiento de la cruz, de Roger Van der Weyden, de 1435; El jardín de las delicias, del Bosco, de 1500; La mesa de los siete pecados capitales, también del Bosco; y El lavatorio, de Tintoretto, de 1548. Las dos primeras figuran entre las 15 pinturas capitales en la página web del museo.

Sin embargo, la dirección del Museo del Prado se muestra tranquila ante la reclamación, porque, en primer lugar, el acta firmada en el Palacio Real, el 24 de febrero de 1998 –y al que este periódico ha tenido acceso–, acuerda “regularizar el depósito de las siguientes obras de arte, pertenecientes a Patrimonio Nacional y el Museo del Prado, en Patrimonio Nacional y en el Museo del Prado”.

Un fragmento de la tabla central del tríptico 'el jardínd e las delicias', del bosco
Un fragmento de la tabla central del tríptico 'el jardínd e las delicias', del bosco

A continuación, se especificaban las cuatro obras señaladas y otras siete que el Prado cede a Patrimonio, entre las que destacan La creación del Bosco y Descanso en la huida a Egipto, de Tiziano (en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial todavía). El entonces presidente del Consejo de Administración de Patrimonio Nacional, Álvaro Fernández-Villaverde y de Silva, y el presidente del Real Patronato del Museo Nacional del Prado, José Antonio Fernández Ordóñez, firmaban además un depósito mayor, por el que el Prado entrega otras 17 pinturas para estancias de los Reales Sitios, del Gobierno Civil, de la Presidencia del Consejo de Ministros y del palacio de Pedralbes.

Comunicación y renovación

La disposición cuarta aclara que ambas instituciones se “mantendrán recíproca y permanentemente informadas acerca de cualquier circunstancia que afecte a la conservación de dichas obras”. Añade que “se comunicarán por escrito cualquier alteración proyectada o efectiva, del estado y localización de las mismas”. Y finaliza el acuerdo con emplazamiento: “En el plazo de dos años, Patrimonio Nacional y Museo del Prado procederán a suscribir el nuevo Acta de regularización de los presentes depósitos”. A finales de 2014 toca volver a sentarse en la misma mesa para firmarlos.

Y las relaciones han quedado congeladas porque Patrimonio, como medida de presión para lograr la devolución y actualización de las cesiones, ha retirado su apoyo en el préstamo de piezas para futuras exposiciones, como son la importante Bernini y España, comisariada por el catedrático Delfín Rodríguez Ruiz (que ha sufrido un fuerte revés en la selección de obra), y la dedicada a Roger Van der Weyden.

Además, la dirección del Prado cuenta con el apoyo político del Ministerio de la Presidencia (cartera de la que depende el Consejo de Administración de Patrimonio Nacional), que señaló y aupó, en octubre de 2012, a José Pedro Pérez-Llorca a la presidencia del Patronato del Museo del Prado. 

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios