galerías ministeriales

La factura de los cuadros de los exministros: 1,3 millones de euros

El Gobierno desvela el precio de los retratos a instancias del diputado Gaspar Llamazares

Foto: Mariano Rajoy posa junto a su retrato como exministro de Educación (EFE)
Mariano Rajoy posa junto a su retrato como exministro de Educación (EFE)
Autor
Tiempo de lectura4 min

Si usted ha estado alguna vez en un ministerio, quizás se haya topado con un retrato de Esperanza Aguirre o uno de José Barrionuevo en calidad de exministros de la democracia. Todos ellos tienen su cuadro. Y la factura total le ha salido al erario público por 1,3 millones de euros.

La información la proporciona ahora el Gobierno tras una pregunta parlamentaria realizada por Gaspar Llamazares, diputado de Izquierda Unida.

Los cuadros adornan las paredes de los ministerios, pero también las de otras instituciones públicas como el Congreso de los Diputados, el Senado y el Tribunal Constitucional. Así lo dicta la tradición política: todos los prohombres de nuestra Administración serán retratados en su despedida del cargo.

Aunque las cuentas no están claras del todo -no se ha encontrado la factura de cuadros encargados hace algunas décadas- el Ejecutivo ha proporcionado algunos datos.

Fomento es el ministerio que más dinero ha gastado en cuadrosA la cabeza del gasto está el ministerio de Fomento, con 195.138 euros gastados desde 1994 en retratos de nueve exministros; entre ellos, José Barrionuevo, Josep Borrell, Rafael Arias-Salgado y Magdalena Álvarez.  Sale a 21.600 euros por cuadro. A esta cifra hay que sumarle los 87.869 euros gastados por Fomento en dos retratos de Juan Carlos I (más de 43.000 euros por pieza).

Le siguen en gasto el ministerio de Justicia (187.469 euros) y el de Asuntos Exteriores (170.408 euros).

El Ejecutivo asegura que se trata de una práctica habitual en varios países y que se cumple siguiendo "criterios de austeridad y dignidad de la Administración Pública".

No obstante, los precios de los retratos no parecen muy populares. Si repasamos la lista de los últimos cuadros adquiridos por nuestras pinacotecas de referencia, nos encontramos con precios que oscilan entre los 46.000 euros gastados por el Prado en Retrato de Gregorio, Marqués de Esquilache, de Giuseppe Bonito; y los 26.000 euros abonados por el Reina Sofía por Paisaje. Lago de Thun, Suiza, de José Guerrero. Cifras similares a las gastados por Fomento en retratar a Magdalena Álvarez y Juan Carlos I.

Cascos quiso ser retratado por Antonio López bastiendo así el récord de gastoCon todo, ninguna de estas cifras puede rivalizar con las ya conocidas. Como si el Ejecutivo hubiera extraviado alguna factura al hacer las cuentas. Recuerden, por ejemplo, los 190.000 euros que estuvo a punto de abonar Fomento por un cuadro de Antonio López a Francisco Álvarez Cascos. En efecto, el ex ministro de Fomento decidió que solo el titán del hiperrealismo era capaz de plasmar su presencia (aunque fuera a costa de gastarse en un solo retrato lo mismo que en el resto de cuadros de exministros de Fomento de la democracia). Tras trascender el precio y generarse un escándalo considerable, la actual ministra de Fomento, Ana Pastor, decidió rescindir el contrato con López.

No era la primera vez que a Cascos le daba un ataque de ínfulas artísticas mientras estuvo al frente de Fomento: su Ministerio gastó 240.000 euros en obras de la Galería Marlborough, que entonces dirigía la compañera sentimental de Cascos, María Porto.

Rajoy, Gabilondo, Aguirre y Del Castillo en la galería de Educación (EFE)
Rajoy, Gabilondo, Aguirre y Del Castillo en la galería de Educación (EFE)

No menos estupor causaron los caprichos artísticos del socialista José Bono como expresidente del Congreso.  El político optó por el pintor hiperrealista Bernardo Torrens. ¿La minuta? 82.600 euros, el triple que su antecesor en el cargo, el socialista Manuel Martín, que optó por una fotografía de Cristina García Rodero (ojo que 25.000 euros por una fotografía tampoco estaba mal).

En una entrevista a este periódico, Torrens explicó algunos detalles pintorescos sobre el modo en que Bono quería ser retratado: en el cuadro debían aparecer unos gemelos con la bandera de España. Torrens tuvo que recortar los brazos del simpar estadista para poder colocar los complementos carpetovetónicos.

El cuadro se completa con los 82.600 euros gastados por el ministerio de la Presidencia en un retrato del ex presidente José María Aznar ejecutado por Hernán Cortés Moreno.

No obstante, Aznar nunca podrá hacer sombra en este campo a Mariano Rajoy, cuyos retratos se acumulan en las paredes de los ministerios cañís dada su larga carrera de ministro (Interior, Educación y Cultura, Administraciones Públicas y Presidencia de Gobierno). Solo falta que abandone su cargo actual para que Rajoy se convierta en el político más retratado de nuestra historia reciente.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
29 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios