Es noticia
Menú
El castañazo de Coldplay
  1. Cultura
SU NUEVO DISCO ES INSÍPIDO, SEGÚN LA CRÍTICA

El castañazo de Coldplay

La prensa coincide en describir su último disco "Ghost Stories" como lo peor que han grabado en su carrera. "Es lo más olvidable", dice The Atlantic

Foto: Coldplay, en un concierto en Colonia, Alemania. (Efe)
Coldplay, en un concierto en Colonia, Alemania. (Efe)

Millones de personas tienen asociados sus mejores recuerdos de 2008 y 2009 a la canción Vida La Vida. En aquellos meses parecía imposible enchufar la radio, hacer la compra en el súper o darse una vuelta por el centro sin escuchar este himno pop eufórico y perfecto. El Barça la usó en cada celebración de sus seis títulos de aquella temporada. Coldplay estabanen la cresta de la ola y nadie tenía dudas de que eran los mejor colocados para heredar el trono de U2 como reyes del poprock de estadio.

Pero la cosa ha dado un giro radical. Muy pocos podrán recordar hoy un estribillo del mediocre Mylo Xyloto(2011), aparte del sampler de Ritmo de la noche, pero es verdad que un resbalón se le perdona a cualquier estrella de la música. Lo único que se le pide a cambio es que remonte en la siguiente entrega. El problema es que Coldplay no solo no lo han hecho, sino que la prensa coincide en describir Ghost Stories(2014) como lo peor que han grabado en su carrera.

"No merece sonar en la radio"

Muy pocos les han defendido hasta ahora. Entre los "palos" más crueles destaca la prestigiosa publicación The Atlantic. ¿Titular de la pieza? "El disco más olvidable de la carrera de Coldplay". El texto es desgüace implacable, firmado por el periodista Derek Thompson, que duele doblemente porque antes había escrito varios textos elogiosos sobre la banda británica.

Compara el disco con artistas hipercomerciales de los setenta como Toto y Kenny Longins, para quienes se inventó la etiqueta "rock de yate", que hace referencia a que su música suena tan blanda e inofensiva que parece hecha para que los millonarios contemplen el mar desde sus barcos.

"Quizá a Coldplay habría que llamarles "rock de bañera" porque sus canciones son más tranquilas todavía", matiza. Carga especialmente contra el primer single, The Sky Is Full of Stars, cocinado a medias con el discjockey superventas Avicci. "Hablamos de una canción que no merece sonar en la radio, aunque sabemos que las emisoras nos van a machacar con ella por los menos en los próximos treinta días. El estribillo es un simple acto de autobombo triunfalista".Si algo sabemos de Coldplay es que los singles siempre son lo mejor de cada trabajo.

Divorcio en almíbar

Ghost storiesse ha vendido como el disco donde Martin vuelca sus emociones tras el divorcio con la actriz Gwyneth Paltrow. En el primer corte, un susurro acústico titulado Always In My Head, las primeras palabras son "pensando en ti/no he podido dormir/creo que te he olvidado/pero no es verdad". Por si alguien no lo pilla, en la pieza participa Apple Martin, la hija de la pareja.

El segundo single,Magic, continúa con la llantina, con versos como "me acabo de romper/ de romper en dos/ no quiero a nadie/ que no seas tú". En Another Armsexplica que "me gustaría que tus brazos me rodearan/tu cuerpo contra mi cuerpo".

Ni en las baladas más melosas de Elton John y Michael Bolton encontraremos versos tan tópicos. Rizando el rizo de la cursilería, la portada del disco muestra un par de alas de ángel que han sido cortadas.Ya hubo risas en la prensa del corazón el pasado mes de abril cuando Martin y Paltrow usaron el eufemismo "desemparejamiento consciente" para referirse a su divorcio (por lo visto, "separación" era un término demasiado agresivo y traumático para ellos).

Reseñas sin piedad

Nick Hasted, del diario británico The Independent, describe el álbum como "la música más insípida y blandita de la carrera del grupo. Chris Martin acepta su divorcio de manera demasiado mansa como para enfrentarse a las verdaderas angustias que conlleva". Helen Brown, periodista de The Telegraph, también acusa al cantante de quedarse en la superficie. "Las emociones que trata son grandes, pero las despacha con versos demasiado generales sobre dolor, amor, pérdida, trascendencia…Lo que falta son esas pequeñas observaciones cotidianas que contagian al oyente las sensaciones de una ruptura".

Mucha frase grandilocuente, pocos hallazgos poéticos. Brown recuerda una entrevista de la radio británica donde Martin explicaba que había tenido que acudir a un maestro sufí para afrontar su divorcio. "Siéntate con tus experiencias y ellas hallarán su alquimia", aconsejó el gurú. Como gesto de empatía, la periodista escuchó el álbum en posición de meditar, sobre el suelo de madera de su casa. ¿Veredicto? "Era como estar metida en uno de esos tanques de relajación flotante, una experiencia inmersiva, confortable, un poquito claustrofóbica y bastante aburrida".

Manipulación sin imaginación

Los críticos más sádicos comparan el álbum con la intensidad de Blood on The Tracks(1974), el clásico de Bob Dylan que recoge el torbellino emocional por la ruptura con su primera mujer, Shirley Marlin Noznisky, con la que tuvo cuatro hijos.El álbum de divorcio es ya un género clásico, desdeel brillante Tunnel Of Love(1988), de Bruce Springsteen, hasta el superventas Face Value(1979) de Phil Collins (que contenía el exitazo In The Air Tonight).

Parece que Ghost Storiesno alcanza la intensidad de ninguno."Coldplay usarecursos demasiado obvios para denotar tristeza: pianos melancólicos suspendidos en el aire, arreglos de cuerda lastimeros, coroscelestiales... Hay despliegue de dolor, pero no de imaginación", opina The Guardian.El crítico Matthew Miller, en la misma línea,señala que"por mucho que quieras empatizar con su tristeza, al final acabas sintiéndote manipulado" .

Chris Martin debía de ser consciente de que estaba haciendo un álbum tirando a empalagoso, por eso se esforzó en disimularlo incluyendo colaboraciones con artistas experimentales como Timbaland o John Hopkins, sin que ninguno consiga animar el resultado. ¿Comienza la cuesta abajo de Coldplay?

Millones de personas tienen asociados sus mejores recuerdos de 2008 y 2009 a la canción Vida La Vida. En aquellos meses parecía imposible enchufar la radio, hacer la compra en el súper o darse una vuelta por el centro sin escuchar este himno pop eufórico y perfecto. El Barça la usó en cada celebración de sus seis títulos de aquella temporada. Coldplay estabanen la cresta de la ola y nadie tenía dudas de que eran los mejor colocados para heredar el trono de U2 como reyes del poprock de estadio.

Música
El redactor recomienda