los editores culpan a la piratería

La venta de libros cae un 9,7% durante 2013

El Gremio de Editores ha presentado los datos del sector el año pasado. Un curso en el que volvió a habar caídas en las ventas y en los ingresos totales

Foto: La feria del libro de madrid de 2014 (EFE)
La feria del libro de madrid de 2014 (EFE)

Crisis económica, el IVA del libro electrónico al 21%, descenso en las ayudas a las familias para la adquisición de libros de texto, menos inversiones para las bibliotecas, ausencia de políticas para concienciar a la sociedad, pero, sobre todo, la piratería. Esos son los culpables del retroceso en las ventas que ha señalado la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) en su análisis del mercado editorial en nuestro país durante 2013.

En la presentación del informe el Presidente de la Federación, Xavier Mallafré, ha centrado sus dardos hacia las descargas ilegales como el factor principal de que en un año el sector haya vuelto a presentar una caída de casi el 10% en la venta de libros (colocando la cifra en 153,82 millones de ejemplares). Exactamente ha descendido un 9,7%, lo que ha supuesto 291 millones de euros de facturación menos que en 2012, un 11,7 % inferior al curso anterior.

Mallafré ha querido, a pesar de los datos, mantener un discurso optimista destacando que el libro sigue siendo la primera industria cultural pese a la crisis. Aunque es una industria que acumula una caída del 19% en los últimos diez años, y que presenta en los últimos seis años unas pérdidas del 40,6%, el equivalente a unos 1.004 millones de euros, la tercera parte de su facturación.

Se han vendido 153,82 millones de ejemplares, un 9,7%, menos que el año pasado y que ha supuesto 291 millones de euros de facturación, un 11,7 % inferiorUna industria cultural que no decrece al ritmo marcado por el resto de países de la Unión Europea. Mientras que Alemania se mantiene, países como Reino Unido y Francia bajan un 2 y un 3 % respectivamente, cifras mucho más suaves que las de España.

El libro digital es el único área que creció durante 2013, lo hizo un 8,1% y facturó 80,26 millones de euros. La segunda cifra más alta de Europa, pero una cantidad que desde el Gremio de Editores consideran insuficiente (un 3,7% del total del sector) viendo el esfuerzo y la inversión realizada para digitalizar los contenidos y ponerlos a disposición del usuario.

Esto ha sido achacado de nuevo a las descargas ilegales y al IVA al 21% que presenta la Unión Europea a los libros electrónicos en vez del 4% que tienen los libros tradicionales. Un impuesto que ha de ser cambiado por unanimidad, y que depende de todos los países del continente y no sólo de España. La Federación de Gremios de Editores ha destacado que nuestro país es de los que más activamente lucha por esta bajada y que los países que han optado por bajar el IVA por su cuenta, como Francia y Luxemburgo, han sido expedientados.

Xavier Mallafré ha valorado también la nueva Ley de Propiedad intelectual, que ha considerado, a priori, muy positiva, aunque ha destacado que ahora lo importante es que se aplique y surja efecto, y para ello ha incidido en que se ha de dotar de “recursos”.

Otro de los temas polémicos de la presentación ha sido las medidas que se pueden tomar para frenar al todopoderoso Amazon, que en las últimas semanas de enfrentamiento con los editores anglosajones ha llegado a ofrecer el 100% de las ventas a sus autores mientras duren las disputas. Una posición que Mallafré ha considerado “insostenible” y que roza “la competencia desleal”.

Desde la FGEE valoran positivamente que haya gobiernos que luchen con fuerza contra gigantes como Amazon. Como Francia, que prohibió los gastos de envío gratuitos para que las ofertas de la compañía no acorralaran al resto de canales de distribución. Creen que en España las editoriales están “salvaguardadas por el precio único –por ley– del libro físico” y se mostraron partidarios de que todas las librerías tengan las mismas condiciones de venta para mantener “el ecosistema” variado que presenta España.

2014 seguirá presentando datos de caída del consumo, aunque no tan grandes como las del año pasadoMallafré ha salido al paso de las preguntas que indicaban que todos los factores señalados como causantes de estas caídas eran ajenos al Gremio de Editores, y ha manifestado que ellos tendrán culpa en cuanto no han “sido capaces de seducir a los lectores. No hemos sido ágiles en adaptarnos a lo que nos están demandando”.

Otro de los datos más significativos del Informe es la bajada del precio del libro, que se situó en 14,18 euros, después de las subidas durante los últimos dos años, aunque, la literatura tradicional vuelve a subir su precio medio de los 12,20 euros a los 12,27.

La FGEE se ha atrevido a ofrecer unas primeras claves de lo qué ocurrirá con el sector en 2014. Un año "irregular" en el que las campañas más importante están "funcionando mejor que el año pasado", pero cuya media sigue cayendo. No de una forma tan acusada como la de 2013, pero los datos seguirán siendo negativos.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios