'Periodismo 3.0: El Confidencial, un caso de éxito'

"El Confidencial va a potenciar su equipo de investigación y hacerlo transversal"

La primera jornada del curso de verano de El Confidencial y la UNIA se centró en el modelo de negocio, la innovación, el periodismo de datos y los nuevos formatos periodísticos

Foto: Nacho Cardero, director de El Confidencial, durante el curso de verano. (Carmen Castellón)
Nacho Cardero, director de El Confidencial, durante el curso de verano. (Carmen Castellón)

Este lunes arrancó el curso de verano 'Periodismo 3.0: El Confidencial, un caso de éxito', organizado conjuntamente con la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA). El encuentro, que dura tres días, radiografía el éxito del diario digital nativo más leído de España.

Tras una breve intervención a cargo de José Manuel Domínguez, director general de la Secretaría General y Técnica de Unicaja Banco, Nacho Cardero, director de El Confidencial, quiso arrancar su intervención poniendo en valor el carácter innovador y emprendedor de Málaga, ciudad que ha acogido el curso. “En el periódico nos sentimos muy identificados con esta ciudad”. Y es que en apenas 15 años, El Confidencial se ha convertido en un referente periodístico a nivel nacional tras dar sus primeros pasos en un garaje allá por 2001.

“Ahora hay muchas críticas al periodismo, los periodistas tenemos muy mala imagen”, explicó Cardero a las decenas de estudiantes presentes en esta primera jornada. “Siempre se habla de las malas condiciones económicas, del paro, de la falta de sueño… Yo os digo que si os gusta salir a la calle y contar historias, es lo vuestro”. Cardero recordó que es un oficio que requiere “mucho sacrificio”, lo que hace que muchos hablen de él como “un sacerdocio”.

"El Confidencial va a potenciar su equipo de investigación y hacerlo transversal"

Para explicar la historia de éxito del diario, el director quiso remontarse a una fecha muy reciente: el 17 de agosto de 2017. “A las 16:58, El Confidencial lanzó una alerta móvil anunciando que una furgoneta había atropellado a un grupo de personas en las Ramblas”. A partir de ahí, la maquinaria del periódico se puso en marcha.

El director destacó cómo el atentado de Barcelona movilizó incluso a redactores que aquellos días estaban de vacaciones. “No solo se trabaja en la portada web, también la edición móvil, redes sociales, posicionamiento 'online'…”, añadió Cardero, al tiempo que subrayó el papel del equipo de mesa y edición, “el cerebro del periódico”.

A la rápida y completa cobertura del atentado se suman las exclusivas reveladas en los días siguientes por los periodistas de El Confidencial, de la cena secreta de Pablo Iglesias a la publicación de la Sagrada Familia como objetivo primero de los terroristas. “Competimos en influencia con grandes medios como 'El Mundo' o 'El País”, destacó.

Cardero recordó cómo el diario fue pionero a la hora de embarcarse en internet, algo que sin duda le otorgó una gran ventaja en los años siguientes. “El Confidencial tuvo suerte de nacer cuando nació, el 'timing' fue clave”. En sus primeros años, el diario estaba especializado en información económica. El rápido crecimiento del periódico —con beneficios desde su segundo año— les llevó a ir ampliando con nuevas secciones y contenidos. “Hemos sido muy cuidadosos con el crecimiento, no tenemos ningún gran grupo editorial detrás”.

Los años de crisis, demoledores para la prensa tradicional, fueron la gran oportunidad de El Confidencial. Mientras la competencia ejecutaba importantes despidos y los ingresos publicitarios no dejaban de caer, la crisis también se tradujo en una deriva informativa. “Algunos (no El Confidencial) pensaron que no había que molestar a los anunciantes”, señaló Cardero. “El periodismo tiene que ser rentable, pero no es un negocio. No estamos aquí para ganar millones de euros”.

El director también quiso destacar algunos hitos importantes en la historia del periódico, como las exclusivas de la abdicación del Rey, los papeles de Panamá y la intervención del Banco Popular. Grandes exclusivas que acreditan el papel protagonista de El Confidencial dentro de la oferta informativa nacional. "Vamos a potenciar el equipo de investigación y hacerlo transversal", avanzó el director, al tiempo que señaló que el periódico tiene ya en marcha varios proyectos nuevos.

Un modelo de negocio rentable

¿Cómo se financia El Confidencial? ¿Se puede vivir solo de la publicidad? Alberto Artero, director general de El Confidencial, fue el encargado de responder a estos y otros muchos interrogantes sobre el modelo de negocio del periódico. ”El éxito de El Confidencial tiene dos motivos: uno periodístico, que es el más importante, y otro empresarial. Es imposible hacer una buena empresa sin un buen producto”.

Para Artero, conocer al lector es la clave de bóveda de cualquier medio. “Un proyecto bueno sin mercado no vale nada”, subrayó. El directivo recordó que El Confidencial se caracteriza por publicar lo que los demás no publican “por miedo y desconocimiento”, siempre sobre la base “del rigor y la responsabilidad”.

Alberto Artero, director general de El Confidencial. (Carmen Castellón)
Alberto Artero, director general de El Confidencial. (Carmen Castellón)

Una libertad informativa que es posible gracias a la libertad financiera que tiene El Confidencial, un aspecto que Artero quiso enfatizar en varias ocasiones. “Toda la gestión financiera está orientada a salvaguardar el proyecto”, explicó. Además de no tener ningún tipo de deuda bancaria, El Confidencial adquiere un riesgo máximo del 10% cada año y tiene una tesorería que permitiría mantener la actividad durante tres meses en el hipotético caso de que colapsen los ingresos.

“Se puede vivir de la publicidad si tienes una audiencia suficientemente segmentada, logras una recurrencia y mantienes una buena política de precios”, explicó. “También hay que ser austero y evitar distracciones megalómanas”. Por último, apuntó a que el consumo móvil está creando nuevas vías de ingresos y propiciando nuevas inversiones que hay que aprovechar.

Durante el turno de preguntas, uno de los asistentes se interesó por la a veces espinosa relación entre medios y anunciantes. “Como medio de comunicación, El Confidencial nunca va a dejar de publicar nada por ningún anunciante”, explicó Artero. “Nosotros trabajamos bajo la premisa de la lealtad y la responsabilidad”.

La innovación, en el ADN de El Confidencial

Alejandro Laso, director de Estrategia y Tecnología de El Confidencial, arrancó su ponencia con un mensaje de optimismo a los estudiantes presentes: “Sí hay trabajo en los medios de comunicación”.

Laso, responsable del Laboratorio del periódico, explicó que los medios de comunicación demandan perfiles cada vez más especializados y menos tradicionales. “Hay que buscar el factor diferencial, desarrollar un perfil diferente”, explicó. “En alguna ocasión hemos llegado a tener problemas a la hora de encontrar los candidatos que buscábamos”.

Alejandro Laso, director de Estrategia y Tecnología de El Confidencial. (Carmen Castellón)
Alejandro Laso, director de Estrategia y Tecnología de El Confidencial. (Carmen Castellón)

El Laboratorio de El Confidencial, pionero en España, cuenta con varios equipos centrados en diferentes áreas como experiencia de usuario, móvil y formato, entre otras. “Somos un periódico, pero hay que tender a ser una empresa tecnológica”. Y es que la inversión en tecnología se perfila como un elemento clave para el presente y futuro de la prensa.

Sobre los proyectos que hay en marcha, Laso anunció la llegada de Punto, una nueva 'app' que verá la luz en septiembre gracias a una beca de Google. Desde hace tiempo, el periódico desarrolla aplicaciones satelitales para aplicar cosas nuevas y, en definitiva, conocer mejor a los usuarios. “En el Laboratorio somos 35 personas y hay perfiles muy variados, desde matemáticos hasta ingenieros”.

El directivo puso de relieve la tecnología que se usa en el día a día del periódico, desde el editor de contenidos hasta la flexibilidad del diseño de portada. Gracias a su inversión en tecnología, El Confidencial está preparado para afrontar cualquier acontecimiento informativo.

Y es que desde sus comienzos, la innovación ha sido y es fundamental para el crecimiento de El Confidencial. Un desarrollo que es posible gracias al entorno de colaboración abierta implantado en el periódico. “Cualquier persona que tenga una idea puede proponerla y en el Laboratorio la estudiamos”, explicó Laso.

Datos que cuentan historias

“Nuestro modelo de trabajo es menos Kapuscinski y más ProPublica”. Con esta declaración de intenciones comenzó su intervención Daniele Grasso, responsable de la Unidad de Datos de El Confidencial y penúltimo ponente de la jornada.

“Es fundamental trabajar en equipo con el resto de la redacción”, explicó. “De nada sirve tener unos datos buenísimos si luego no sabemos explicarlos”. A lo largo de su charla, Grasso destacó todas las opciones informativas que ofrecen los datos, desde la posibilidad de crear historias a través de gráficos propios a publicar temas basados en datos (Data Driven Stories), siendo estos últimos los preferidos del equipo.

Daniele Grasso, responsable de la Unidad de Datos de El Confidencial. (Carmen Castellón)
Daniele Grasso, responsable de la Unidad de Datos de El Confidencial. (Carmen Castellón)

Grasso y su equipo también han desarrollado con éxito iniciativas como La Chistera, un proyecto de 'fact-checking' que clasifica las mentiras (y verdades) que dicen nuestros políticos. ¿Y qué hace falta para trabajar en una sección así? El periodista destacó la formación en programación y aseguró que exclusivas como los papeles de Panamá serían inviables sin una redacción preparada desde un punto de vista técnico.

Por último, recordó la puesta en marcha del buzón de filtraciones de El Confidencial. Un servicio que cualquier persona puede usar y que permite compartir cualquier tipo de información con la redacción sin dejar ningún rastro.

Formatos: contenido + diseño + tecnología

El cierre de la jornada corrió a cargo de Pablo López Learte, responsable de Nuevos Formatos de El Confidencial. “Nuestro periódico es un caso muy particular. Es un medio en el que convergen perfiles muy variados que son difíciles de encontrar en el mercado laboral”.

Learte explicó que el trabajo que hacen en su equipo es la suma de los contenidos periodísticos, el diseño y la tecnología. “Queremos llegar a los usuarios de una manera distinta”, explicó. “Contamos las grandes historias de El Confidencial apoyándonos en los recursos que nos ofrecen la tecnología y la creatividad. La diferenciación es fundamental”.

Pablo López Learte, responsable de Nuevos Formatos de El Confidencial. (Carmen Castellón)
Pablo López Learte, responsable de Nuevos Formatos de El Confidencial. (Carmen Castellón)

El periodista incidió en varias ocasiones en el acomodo que han encontrado perfiles que hasta hace unos años estaban más apartados. “Periodistas que saben de fotografía, de diseño… Dentro de las redacciones se está produciendo un cambio cultural muy fuerte”.

Al igual que han señalado el resto de profesionales del periódico, Learte destaca el trabajo en equipo como la base sobre la que construyen todo. “Nosotros tenemos que atraer al lector a El Confidencial. Hay que conseguir que los lectores piensen: voy a entrar cada día a El Confidencial para ver qué me ofrecen hoy”, señaló, al tiempo que explicó que su trabajo no tiene un retorno inmediato: “Aportamos marca”.

Sobre el 'branded content', un formato publicitario en auge, el periodista subrayó que las marcas son conscientes de que no son publirreportajes. “La parte de diseño es negociable, la periodística no lo es”.

Comunicación

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios