PRESENTE en el país A TRAVÉS DE SANTILLANA

Las devaluaciones de Venezuela provocan un agujero en Prisa de 17 millones de euros

El grupo reconoce que el caos cambiario de Venezuela y la última devaluación del bolívar, aplicada en febrero, han supuesto una reducción en el patrimonio neto del grupo por valor de 17 millones

Foto: El presidente ejecutivo del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián (Reuters)
El presidente ejecutivo del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián (Reuters)

El Grupo Prisa también ha quedado atrapado en el caos cambiario instalado en Venezuela a lo largo de los últimos años, y todavía más alambicado desde la última reforma legislativa impulsada por Nicolás Maduro en febrero. La compañía que preside Juan Luis Cebrián, que está presente en el país desde 1977 a través de la editorial Santillana, ha sufrido con esta devaluación un agujero en sus cuentas de 17 millones de euros.

Para Prisa, al igual que al para el resto de las empresas españolas y de otros países con presencia en Venezuela, estos cambios han obligado a un ejercicio continuo de revisión del valor de sus activos y de sus resultados en el país. Al respecto, la compañía acaba de comunicar a la CNMV que esta última devaluación, con el tipo de cambio empleado a 30 de junio de 2015, “ha supuesto una reducción en el patrimonio neto del grupo de aproximadamente 17 millones de euros con contrapartida fundamentalmente en los activos financieros corrientes”.

Desde febrero, la situación económica en Venezuela se ha vuelto todavía más caótica con la entrada en escena del Sistema Marginal de Divisas (Simadi), en el que el tipo de cambio se establece en el mercado, con lo que se le concede una mayor libertad y con el que las empresas tienen más facilidades para poder sacar el dinero del país.

Este último cambio hace que, actualmente, haya tres sistemas de cambio en vigor: el oficial o Cencoex, de 6,3 bolívares por dólar en alimentos, medicinas o energía, entre otros; el Sicad, a 12 bolívares; y el Simadi, que en su primer día reflejó un cambio de 170 bolívares, pero que ahora ya ronda los 200. Este último sistema es al que se acoge Prisa y, en general, la mayoría de las empresas españolas atrapadas en la devaluación.

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela (Reuters).
Nicolás Maduro, presidente de Venezuela (Reuters).

En la práctica, los continuos cambios legales han hecho que, en apenas cinco años, la divisa venezolana se haya devaluado entre un 66% –si se toma como referencia el Cencoex– y un 99% si se toma el cambio actual de Simadi. Un caos que está pasando, a su vez, una costosa factura para todas las empresas españolas presentes en el país. De hecho, se calcula que, en los últimos cinco años, el agujero supera ya los 10.000 millones de euros en concepto de pérdida de valor patrimonial y de menores beneficios. Telefónica, por ejemplo, ha sido una de las principales damnificadas en 2014 pues, con el nuevo cambio, redujo su beneficio neto en 399 millones de euros.

Según los últimos datos semestrales presentados por la compañía a la CNMV, los ingresos en la división educativa de Latinoamérica han crecido un 18% gracias a las campañas del Área Sur, que se han cerrado en su totalidad mostrando un sólido comportamiento en moneda local. Estas campañas incluyen Brasil, Colombia, Costa Rica, Centroamérica Norte, Uruguay, Chile, Bolivia, Argentina, Paraguay, Perú y Ecuador. En este apartado, destaca sobre todo Argentina, que ha mostrado un crecimiento extraordinario en moneda local de un 77%, y Brasil, con incrementos de 7,2%.

Pendiente de cerrar su ampliación de capital

Como ya explicó ayer este diario, Prisa todavía no ha podido concretar la ampliación de capital que permitirá la entrada de Internacional Media Group en su accionariado. La operación sigue “pendiente de formalización”. El grupo espera con ello ampliar capital por 75 millones de euros a 15,9 euros por acción y dar entrada al emir catarí Ghanim Sultan Al Hodaifi Al Kuwari.

La operación resulta vital para la compañía, pues Prisa confía en esa ampliación para superar la situación de desequilibrio patrimonial en la que se encuentra en estos momentos como consecuencia de las pérdidas registradas. Los administradores estiman que esta situación se reestablecerá dentro del plazo legalmente establecido, pero barajan también la posibilidad de seguir comprando deuda a descuento en los próximos meses.

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios