sentencia del supremo en la batalla con prisa

Mediapro canta victoria ante Prisa en la 'guerra del fútbol' y se ahorra 320 millones

Mediapro canta victoria tras un contencioso de nueve años. Y es que según ha comunicado la productora catalana, la sala de lo Civil del Tribunal Supremo

Foto: El presidente de Mediapro, Jaume Roures (Reuters)
El presidente de Mediapro, Jaume Roures (Reuters)

Mediapro canta victoria tras un contencioso de nueve años. Y es que según ha comunicado la productora catalana, la sala de lo Civil del Tribunal Supremo ha estimado el recurso de casación que interpuso contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid que condenaba a Mediapro por incumplimiento de los contratos firmados en junio de 2006 con el Grupo Prisa, lo cual desencadenó en agosto de 2007 la llamada guerra del fútbol. El fallo ahorra a la firma de Jaume Roures y Tatxo Benet en torno a 320 millones de euros en indemnizaciones solicitados por la editora de El País.

Todo comenzó en agosto de 2007. Prisa acusó a Mediapro de incumplimiento contractual y dejó de ofrecerle la señal de los partidos de fútbol para sus clientes al entender que la productora no podía firmar contratos por su cuenta con clubes de fútbol. En esencia, ambas firmas discrepaban al interpretar la cláusula quinta del contrato entre ambas, un aspecto sobre el que se pronuncia el Alto Tribunal, según extractos de la resolución hechos públicos por la otrora accionista de La Sexta.

“El pacto entre empresas que contiene la cláusula quinta es contrario al art.1 LDC [Ley de Defensa de la Competencia] (…) La consecuencia es la prevista en el apartado 2 de ambos preceptos, la nulidad de pleno derecho del pacto contractual”. Y añade: “La nulidad (…) se extiende también (…) a la obligación de aportar los derechos en exclusiva que tenía Mediapro, lo que da lugar a que no pueda prosperar la pretensión de  condena a su aportación ni la indemnización basada en aquel incumplimiento, pues no cabe hablar de incumplimiento”.

Según recuerda Mediapro, en una primera sentencia, el juzgado 36 de Madrid falló a favor de Prisa, condenando a Mediapro al pago de más de 100 millones de euros. La amenaza de impagos por parte de Prisa así como su petición de ejecución provisional de dicha sentencia provocó el concurso de acreedores de Mediapro en junio de 2010. Posteriormente, la Audiencia Provincial de Madrid confirmó en parte la sentencia del juzgado 36, tras lo cual Prisa elevó sus pretensiones de indemnización hasta más de 320 millones de euros.

A resultas de la sentencia de primera instancia y del concurso de acreedores que Mediapro se vio obligado a solicitar, Mediapro debía pagar a Prisa el próximo mes de marzo la cantidad de 105 millones de euros y presentar avales por otros 220 millones. Tras la sentencia del Supremo, Mediapro únicamente deberá abonar 32 millones de euros, cantidad que resulta de las liquidaciones entre Prisa y Mediapro por la temporada 2006-2007.

Varapalo del TS a ambas partes

Aunque la resolución del Supremo beneficia especialmente a Mediapro, que canta victoria en su guerra del fútbol con Prisa, lo cierto es que la letra pequeña de la sentencia también incluye un severo varapalo para ambas partes, tanto para Audiovisual Sport como para Medipro. Sencillamente, porque el Alto Tribunal entiende que con el contrato que suscribieron en julio de 2006 para acabar con la competencia entre ambas empresas "tenía por objeto restringir la competencia". Por tanto, esos acuerdos, ya en origen, eran contrarios a la Ley de Defensa de la Competencia y al Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE). 

El Supremo tampoco da la razón a Mediapro en su pretensión de ser compensada con 11 millones de euros correspondientes a la prima que alegaba haber satisfecho al FC Barcelona por la temporada 2006/2007 porque los derechos correspondientes a esa temporada ya correspondían a Audiovisual Sports, al igual que los de la temporada siguiente. Tampoco le da apoya en su reclamación de que se le compensen los otros 20 millones abonados por Mediapro al Barça por las temporadas 2006/2009 y siguientes ni la compensación de 5 millones de euros que habría abonado a la Real Sociedad en virtud de un contrato de opción de compra de 1 de junio de 2006.

Mediapro, por su parte, solo ha sido a condenada a pagar las costas judiciales de la primera instancia. Del resto de los recursos en la Audiencia Provincial y en el Supremo, el tribunal es salomónico y no condena a ninguna de las dos partes a hacerse cargo de las mismas.

En definitiva, una larga batalla del fútbol que aunque beneficia especialmente a Mediapro ha dejado importantes jirones en ambas contrincantes. Prisa, por su parte, sigue estudiando los efectos jurídicos de la resolución y, de momento, ha declinado valorar la sentencia.  

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios