AFECTA A LAS SANCIONES DE LA CNC POR LA FUSIÓN CON CUATRO

La CNMV pide cuentas a Mediaset por no provisionar casi 20 millones en multas

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) pone el foco en Mediaset. Al punto que ha remitido un escrito a la editora de Telecinco en

Foto: La CNMV pide cuentas a Mediaset por no provisionar casi 20 millones en multas
La CNMV pide cuentas a Mediaset por no provisionar casi 20 millones en multas

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) pone el foco en Mediaset. Al punto que ha remitido un escrito a la editora de Telecinco en el que le pide explicaciones por no haber provisionado multas impuestas por la Comisión Nacional de Competencia (CNC) por importe de 19,2 millones. Se trata de sanciones acordadas en su día en el marco de la operación de compra de Cuatro, la cadena del Grupo Prisa adquirida por la compañía italiana a finales de 2010. La cuantía no es baladí, teniendo en cuenta la debacle publicitaria que atraviesa el sector. De hecho, equivale a un 40% del beneficio neto de la sociedad.

La CNMV plantea en su escrito dos objeciones. En primer lugar, cuestiona que Mediaset no haya tenido en cuenta en sus balances una multa de 3,6 millones por no presentar en plazo el denominado Plan de Actuaciones de la fusión, documento que debía contener el desarrollo de los compromisos adquiridos con la autoridad de Competencia. El supervisor solicita a la cadena que exponga los “motivos por los cuales, teniendo en cuenta la resolución de la CNC y la sentencia de la Audiencia Nacional, no se ha reconocido una provisión por el importe correspondiente de acuerdo con lo establecido en la NIC 37”, artículo de las Normas Internacionales de Contabilidad que recoge las obligaciones para las empresas en cuestión de provisiones, activos y pasivos contingentes.

En segundo lugar, el supervisor también critica que Mediaset no haya reservado una dotación para afrontar la histórica sanción de 15,6 millones acordada por la CNC por incumplimiento de “determinados compromisos y obligaciones establecidos en el expediente de concentración Telecinco-Cuatro”, sobre todo en relación con las restricciones publicitarias. En línea con la demanda anterior, la CNMV le pide a Telecinco que explique “los motivos por los cuales, teniendo en cuenta la resolución de la CNC, no se ha reconocido una provisión por el importe correspondiente de acuerdo con lo establecido en la NIC 37”. Asimismo, le urge a que exponga el estado del recurso que tiene previsto presentar ante la Audiencia Nacional.

Como publicó El Confidencial, Mediaset se mostraba convencida en sus cuentas de que nunca tendría que pasar por caja. Respecto a los 3,6 millones y al pronunciamiento de la Audiencia Nacional, apuntaba: “Dicha sentencia ha sido objeto de recurso de casación ante el Tribunal Supremo, donde la compañía tiene fundadas expectativas de conseguir un pronunciamiento favorable para sus intereses que case la sentencia recurrida y, en definitiva, la anule o la reduzca drásticamente”. Tampoco veía como una amenaza los otros 15,6 millones: “Mediaset España va a recurrir en tiempo y forma la resolución ante la Audiencia Nacional y pedir oportunamente la suspensión del pago de la sanción”, asevera en su memoria, tras tildar en su momento la multa de “extravagante e injustificada”. Todo con el aval de su auditora.

Una actuación “arbitraria” 

En su respuesta al último escrito de la CNMV, Mediaset endurece incluso su discurso contra la CNC. No en vano, insiste en que su actuación fue “arbitraria” y “contraria a los principios más elementales que deben regir la actividad administrativa (confianza legítima, buena fe, seguridad jurídica, legalidad)”. Además, Telecinco cuestiona cómo la Dirección de Investigación del organismo llevó a cabo el procedimiento en lo que respecta a la sanción de 3,6 millones y pone incluso en solfa la sentencia de la Audiencia Nacional, que “abre numerosos y profundos flancos para la crítica”. Por ejemplo, no sólo estima que se vulnera principios básicos como el de legalidad o el derecho a la tutela judicial efectiva, sino que quiebra el principio de proporcionalidad en la multa –que supone un 1% del volumen de negocios de Cuatro-.

“Son numerosos y graves los defectos que, a nuestro juicio, presenta la sentencia dictada por la Audiencia Nacional, por lo que resulta lógico confiar en un pronunciamiento favorable del Tribunal Supremo a resultas del recurso de casación que ya ha sido preparado frente a la citada sentencia”, reza la contestación de Mediaset. Respecto a la multa de 15,6 millones, la cadena se remite a las explicaciones dadas en la memoria para justificar que no se haya provisionado la sanción, “que reputamos injustificada y exorbitante”. Del mismo modo, expresa su confianza en que el recurso contencioso-administrativo planteado contra la resolución de la CNC implique que se suspenda la ejecución del pago.

Las cuentas de 2012 han supuesto todo un tour de force para los gestores de Mediaset, que no sólo han tenido que responder a las obligaciones impuestas por la CNC. De hecho, la compañía ha tomado decisiones insólitas por la crisis publicitaria. Y es que la firma, cuyo beneficio neto supera los 2.000 millones en los últimos diez años, acordó no pagar dividendo alguno a sus accionistas con cargo a los resultados del año por primera vez en la década. Debido a un criterio de prudencia, la editora de Telecinco decidió destinar todo el beneficio -que alcanzó los 50,14 millones- a completar sus reservas voluntarias. Ya el año pasado sólo registró un pay-out (porcentaje de las ganancias que van al accionista) del 50%, cuando en la sociedad normalmente no bajaba del 90%.

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios