Prisa necesita hacer caja antes de octubre para cumplir con los bancos
  1. Comunicación
BAJA SUS PRETENSIONES POR EL 40% DE DIGITAL PLUS

Prisa necesita hacer caja antes de octubre para cumplir con los bancos

“La realidad es que desde la muerte de Jesús Polanco no se ha hecho ninguna operación importante”, asegura fuentes internas de Prisa. Y ahora urge. A

placeholder Foto: Prisa necesita hacer caja antes de octubre para cumplir con los bancos
Prisa necesita hacer caja antes de octubre para cumplir con los bancos

“La realidad es que desde la muerte de Jesús Polanco no se ha hecho ninguna operación importante”, asegura fuentes internas de Prisa. Y ahora urge. A mediados de octubre el Grupo tiene que pasar el primer test importante de sus bancos acreedores y poner sobre la mesa una inyección de capital que debería rondar los 300 milllones de euros. Los Polanco negocian a marchas forzadas por diferentes vías. “Es una espada de Damocles”, conceden estas fuentes. El pasado 14 de mayo, las entidades financieras ampliaron hasta el 31 de marzo de 2010 el vencimiento del crédito puente de 1.950 millones concedido a Prisa para la operación de compra de Sogecable en 2008. Eso sí, con duras condiciones intermedias para un grupo cuya deuda total supera los 5.000 millones.

La primera opción que Prisa tiene sobre la mesa es la venta del 40% de Digital Plus. Telefónica está por la labor de hacerse con un 20% y probablemente Vivendi se apunte el otro 20%. Prisa, que se había mantenido firme en su postura de no empezar a negociar desde una valoración de la plataforma inferior a 2.500 millones, parece ahora más dispuesta a dar su brazo a torcer, no sólo por la presión de las entidades financieras sino por el evidente deterioro del activo tras la entrada en vigor de la TDT de pago. “La cúpula de la compañía se daría por satisfecha con unos ingresos entre 800 y 1.100 millones de euros por la venta del 40%”, apuntan estas fuentes. La banda más baja de ese umbral implicaría una valoración de Digital Plus en el entorno de los 2.000 millones de euros, en línea con la oferta presentada en su día por Telefónica y Vivendi y que fue rechazada por Prisa.

Las otras posibilidades, más modestas, pasan por la venta de una participación sustancial de Santillana, la joya de la corona en el imperio de la familia Polanco, una operación encargada antes del verano a BNP Paribas, uno de sus bancos de cabecera. A finales de mayo ya trascendió que Prisa había iniciado contactos con Pearson, propietario de Financial Times y de Penguin, para la venta de entre un 20% y un 30% de la editorial al grupo británico por una cantidad comprendida entre los 240 y los 360 millones de euros.También se contempla la entrada en Media Capital, sociedad en la que la participación de Prisa supera el 90%, de operadores como Portugal Telecom, que ya ha admitido contactos sobre diversos escenarios de inversión, incluida la adquisición de una participación en el capital social de la filial portuguesa de los Polanco.

En todo caso, el grupo manejaría un Plan C. Según aseguran fuentes conocedoras de los contactos, sin dar más precisiones, “se está negociando la entrada en el capital de Prisa, a través de las sociedades familiares de los Polanco, de un grupo afín de gran capacidad tecnológica, que podría poner sobre la mesa unos 300 millones de euros, una cantidad con la que los bancos se darían por satisfechos ante el deadline de octubre. Y no se trata de Carlos Slim, que siempre está en todas las quinielas”. En este sentido, añaden que para la empresa resulta prioritaria esa inyección de capital, “por un solo grupo y no desde aportaciones individuales más pequeñas, con el fin de dar credibilidad a la gestión”.

 

Lo cierto es que, hasta hoy, Prisa no ha puesto negro sobre blanco los compromisos adquiridos para obtener el waiver de los bancos en el frenético mes de marzo pasado. Simplemente explicaba en la reformulación de sus cuentas presentada en su día a la CNMV que había puesto en garantía las acciones de Sogecable, las de Media Capital y las de Santillana. Aunque los bancos españoles –La Caixa, Banesto y Caja Madrid- accedieron rápidamente a prorrogar el crédito, los extranjeros -HSBC, BNP Paribas y Natixis- insistieron en pedir a Prisa la aportación de nuevas garantías para dar luz verde a la prórroga, la segunda que el grupo obtenía por este crédito.

 

El fracaso de la fusión con Mediapro

 

Tampoco Prisa se ha quedado quieta tras la ruptura de las conversaciones con Imagina para integrar ambas áreas audiovisuales. “Ya se dijo que se buscaría otro socio y con seguridad se han mantenido contactos con Telecinco y Antena 3”, apuntan estas fuentes, que ven muy difícil reconducir la situación con los dueños de La Sexta. “Ellos insistían en que el holding debía ser 50%-50%, argumentando que Imagina iba a valer más con la TDT de pago. Sin embargo, Prisa no iba a pasar por un canje que no fuera 51%-49% a su favor”, aseguran. “Además, Imagina aseguraba contar con muy buenos ejecutivos y querían gestionar el grupo. Prisa no iba a aceptar tener un 51% de la sociedad y no compartir la gestión”, puntualizan.

 

Respecto a los problemas de tesorería que atenazan a la compañía y que, según las fuentes consultadas, son “angustiosos”, no tienen tanto que ver con el desempeño financiero de la sociedad. “Se alcanzarán en el año los 600 millones de ebitda. Teniendo en cuenta cómo están los tipos, el servicio de la deuda no se come íntegro el beneficio, como se apunta como justificación se desde algunos departamentos de la empresa. La clave puede estar más en los problemas de morosidad que se han ido suscitando. En ese marco puede entenderse la operación de Talos, que sirve para parchear la situación y solventa el problema de cash-flow de aquí a final de año”. Talos Partners, filial financiera de la estadounidense IBN, acordó a finales de agosto adquirir una participación mínima del 4,5% del capital social de Prisa, mediante la compra de la autocartera.

 

El resultado neto del grupo de medios de la familia Polanco cayó un 68,7% en los primeros seis meses de 2009, al pasar de 86,93 millones en 2008 a 27,22 en el mismo período de este ejercicio. El ebitda (beneficio antes de impuestos) descendió un 26,4%, al reducirse de 405,67 millones a 298,73. La joya de la corona continuó siendo Santillana, que mejoró su ebitda en un 27,6% y alcanzó los 65,24 millones de euros. Los ingresos de explotación de la compañía sufrieron el desplome de la publicidad que afecta a todo el sector y retrocedieron de 2.011 millones de euros en el primer semestre de 2008 a 1.677,68 en el mismo periodo de 2009, lo que representó una caída del 16,6%.

Noticias del Grupo Prisa Noticias de Telefónica Vivendi Ignacio Santillana