Es noticia
Menú
Historia antigua de la adicción al fuego: Nerón y otros pirómanos famosos
  1. Alma, Corazón, Vida
hereje es el que enciende la hoguera

Historia antigua de la adicción al fuego: Nerón y otros pirómanos famosos

¿Qué lleva a querer destruirlo todo y reducirlo a cenizas? Probablemente, la búsqueda del alivio existencial, la lucha contra el vacío y el aburrimiento

Foto: Gran incendio de 1776 en Nueva York.
Gran incendio de 1776 en Nueva York.

¿Por qué hay gente a la que le atrae el fuego? Es una de las grandes cuestiones de la vida. Su descubrimiento está marcado como uno de los más importantes de la humanidad, y nos fundamentó como civilización, diferenciándonos del resto de especies. Todos los veranos escuchamos acerca de bosques consumidos por las llamas, tal es su poder, e imaginamos a Nerón victorioso tocando la lira.

Meterse en la mente del pirómano es difícil, pese a la atracción que a todos en mayor o menor medida nos produce el fuego. ¿Qué lleva a querer destruirlo todo y reducirlo a cenizas? Probablemente, la búsqueda del alivio existencial, la lucha contra el vacío y el aburrimiento. Y, por supuesto, el deseo de protagonismo.

¿Qué lleva a querer destruirlo todo? Probablemente, la búsqueda del alivio existencial, la lucha contra el vacío y el aburrimiento. Y, por supuesto, el deseo de protagonismo

El fuego nos ha acompañado siempre. La antigua Biblioteca de Alejandría, las catedrales de León y Santander, recientemente Notre Dame en París... también ha habido ciudades que se han visto como protagonistas del pasto de las llamas (recordemos el Gran Incendio de Chicago de 1871). Desde que el hombre conoció el fuego, la unión con él ha sido inevitable. Nos ha ayudado en los momentos de oscuridad y también se ha utilizado para sitiar lugares o castigar a las brujas peligrosas. Pero hereje no es el que arde en la hoguera, sino el que la enciende, diría Shakespeare.

Eróstrato y la eternidad

Probablemente, el pirómano más antiguo del que se tiene constancia fue Erostráto. Su historia es bastante curiosa: pastor de Éfeso reconvertido en pirómano. Fue responsable de la destrucción del templo de Artemisa de Éfeso (una de las siete maravillas del mundo antiguo) en julio del 356 a.C, coincidiendo con la fecha en la que nació Alejandro Magno.

placeholder Arde Roma.
Arde Roma.

Según cuenta la historia, la confesión le fue sacada bajo tortura, y nos quedamos sin poder disfrutar de una de las construcciones más increíbles de la historia por su simple intención de hacerse famoso. Para castigarle, le sometieron a la 'damnatio memoriae' para condenarlo al olvido y que nadie volviese a hablar de él. Sin embargo, consiguió su propósito y se convirtió en el primer vándalo de la historia (de hecho, erostratismo significa en nuestro idioma 'manía que lleva a cometer actos delictivos para conseguir renombre').

Consiguió el propósito de que su nombre jamás se olvidase, y se convirtió en el primer vándalo de la historia

Nerón tocando la lira mientras arde Roma

¿Fue el emperador romano un verdadero pirómano o solo tiene mala fama? Según la historia general, la noche del 19 de julio del año 64 d.C se declaró un incendio en Roma que devastó gran parte de la ciudad. Nerón, alegre, tocaba música mientras esto sucedía. Los incendios eran comunes en la ciudad, pero lo cierto es que se le culpó a él (para, supuestamente, volver a construir la ciudad a su gusto) tanto como él parece que culpó a los cristianos del desastre.

El incendio fue casi con toda seguridad un accidente y que Nerón ni siquiera estaba en Roma cuando comenzó, pero la propaganda de 2.000 años contra el emperador ha sido efectiva

Según el director del Museo Británico, Hartwig Fischer, durante 2.000 años se ha culpado a Nerón de este premeditado incendio y se le ha retratado como un tirano y un pirómano, sin embargo, una exhibición del año pasado aseguraba que el incendio fue casi con toda seguridad un accidente y que Nerón ni siquiera estaba en Roma cuando comenzó. No solo eso, también se cree que el emperador alimentó y dio cobijo a los sin techo, además de reconstruir la ciudad. Pero, la imagen general en el imaginario colectivo es que no fue más que un loco sanguinario.

El Reichstag y Marinus van der Lubbe

Otro pirómano sobre el que planea la sombra de la duda, lo que no quita que le gustase el fuego. Aparentemente, el comunista holandés intentó incendiar el Palacio Imperial y una oficina de empleo (sin éxito) el 25 de febrero de 1933. Tan solo dos días después se desencadenó un incendio en el Reichstag, lo que sirvió para que el gobierno nacionalsocialista culpara a los comunistas (Hitler había sido nombrado canciller tan solo un mes antes).

El comunista holandés intentó incendiar el Palacio Imperial y una oficina (sin éxito) el 25 de febrero de 1933. Tan solo dos días después se desencadenó un incendio en el Reichstag

Esa misma noche, Marinus van der Lubbe fue acusado de haber perpetrado el incendio y fue condenado a muerte por guillotina. La duda de que se tratase de una conspiración nazi llevó a que haya sido declarado inocente en dos ocasiones: en 1980 y en 2008.

¿Por qué hay gente a la que le atrae el fuego? Es una de las grandes cuestiones de la vida. Su descubrimiento está marcado como uno de los más importantes de la humanidad, y nos fundamentó como civilización, diferenciándonos del resto de especies. Todos los veranos escuchamos acerca de bosques consumidos por las llamas, tal es su poder, e imaginamos a Nerón victorioso tocando la lira.

Noticias Curiosas
El redactor recomienda