Es noticia
Menú
¿Por qué abrir un paraguas en interiores da mala suerte? El origen de la superstición
  1. Alma, Corazón, Vida
Cuidado...

¿Por qué abrir un paraguas en interiores da mala suerte? El origen de la superstición

Si bien el origen exacto de la superstición en torno a los paraguas en lugares cerrados se desconoce, existen algunas teorías sobre cómo y por qué comenzó

Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Como una espina clavada en el miedo compartido, los presagios de mala suerte no caducan nunca, pasan de generación en generación, de sociedad en sociedad, deteniéndonos en la prudencia, en el por si acaso. Nunca sabemos bien si tienen efecto o no, pero el gesto se nos escapa como una costumbre más de protección. Un paraguas abierto dentro de un espacio cerrado es de esos más repetidos en esta época del año. Llegas a casa y no sabes dónde colocarlo porque cualquier parte resulta un peligro, de pequeño ya te lo advirtieron. ¿Por qué? Nadie lo sabe, es una advertencia remota, un eco generacional y eso es lo que cuenta.

Si bien el origen exacto de la superstición en torno a los paraguas en lugares cerrados se desconoce, existen algunas teorías sobre cómo y por qué comenzó. Sea como sea, parece efectivamente una herencia primitiva que no hemos perdido.

Foto: ¿Se ha roto un espejo? Siete años de mala suerte. (Pixabay)

Los paraguas modernos ganaron popularidad durante la era victoriana con la invención del modelo de Samuel Fox, que incluía un mecanismo de resorte que le permitía expandirse rápida pero también peligrosamente. Por lo tanto, parece que toda esa superstición surgiría entonces… Nada que ver.

El miedo a los dioses

Según una de las teorías, todo habría comenzado alrededor del año 1200 a. C. ¿Ya utilizaban paraguas? No del todo, pero sí sombrillas.

Así, los antiguos sacerdotes egipcios y la realeza se resguardaban del sol bajo estos instrumentos elaborados con plumas de pavo real y papiro. Según señala 'Reader's Digest', la superstición podría haber surgido de la creencia de que abrir un paraguas en el interior, al estar “al otro lado” de los rayos del sol, enfadaría a Ra, el dios del sol, y eso provocaría consecuencias negativas.

placeholder Fuente: iStock
Fuente: iStock

Otra teoría involucra a otra deidad, en este caso egipcia. El portal de 'HowStuffWorks' apunta que los primeros paraguas se diseñaron para reflejar (y honrar) la forma en que Nut, diosa del cielo, protegía la Tierra, por lo que su sombra se consideraba sagrada.

Las razones han cambiado

La leyenda dice que si alguien con sangre no noble usaba uno de estos paraguas, se convertiría en un faro de mala suerte para los demás, lo que le llevaba a la desgracia eterna.

No son pocos los intentos por hallar el verdadero significado de esta superstición, como de tantas otras a lo largo de los siglos, desde los antiguos egipcios hasta nuestros días. Sin embargo, los historiadores no acaban de concretarlo.

"Esta superstición pudo surgir como un impedimento para abrir los paraguas en el interior porque podrían lesionar a una persona"

No obstante, parece que la razón por la que en la actualidad evitamos abrir un paraguas en interiores tiene más que ver con evitar lesiones que con el terror a la ira divina.

En relación al paraguas victoriano, Charles Panati escribe en su libro 'Orígenes extraordinarios de las cosas cotidianas de Panati': "Un paraguas de radios rígidos que se abre repentinamente en una habitación pequeña podría lesionar gravemente a un adulto o a un niño, o romper un objeto frangible. Por lo tanto, la superstición surgió como un impedimento para abrir los paraguas en el interior".

Como una espina clavada en el miedo compartido, los presagios de mala suerte no caducan nunca, pasan de generación en generación, de sociedad en sociedad, deteniéndonos en la prudencia, en el por si acaso. Nunca sabemos bien si tienen efecto o no, pero el gesto se nos escapa como una costumbre más de protección. Un paraguas abierto dentro de un espacio cerrado es de esos más repetidos en esta época del año. Llegas a casa y no sabes dónde colocarlo porque cualquier parte resulta un peligro, de pequeño ya te lo advirtieron. ¿Por qué? Nadie lo sabe, es una advertencia remota, un eco generacional y eso es lo que cuenta.

Noticias Curiosas
El redactor recomienda