Es noticia
Menú
¿Qué pinta aquí un dinosaurio? Los 'oopart' más curiosos y su explicación real
  1. Alma, Corazón, Vida
navaja de ockham

¿Qué pinta aquí un dinosaurio? Los 'oopart' más curiosos y su explicación real

Son aquellos objetos encontrados que de alguna manera desafían la cronología de la historia tal y como la conocemos, pero, ¿cuánto tienen de real?

Foto: ¿Un dinosaurio conviviendo con humanos en Camboya? (iStock)
¿Un dinosaurio conviviendo con humanos en Camboya? (iStock)

Según el principio de la navaja de Ockham, la teoría más simple en general tiene más probabilidades de ser real que la más compleja. A pesar de ello, a veces nos gusta pensar teorías rocambolescas sobre lo que no entendemos muy bien, especialmente sobre cómo era la vida antes de que nosotros estuviésemos aquí para comprenderla. Suele pasar con los yacimientos arqueológicos, y una muestra de ello es la hipótesis de los antiguos astronautas, que asegura que las pirámides, en lugar de estar hechas por seres humanos, habrían sido creadas por seres venidos de otros planetas con una tecnología superior que habrían sido los responsables de buena parte de las culturas que hoy en día conocemos.

Sucede algo así con los oopart, del inglés out of place artifact (artefacto fuera de lugar), un término acuñado por el estadounidense Ivan T. Sanderson para denominar todos aquellos objetos de interés histórico, arqueológico o paleontológico que se encuentran en un contexto muy inusual o aparentemente imposible, que desafiaría la cronología de la historia tal y como la conocemos. Una manera de refutar creencias clásicas.

En general la mayoría de los ooparts son simples falsificaciones o casos de pareidolias

A la hora de la verdad, aunque algunos han demostrado ser ciertos, en general la mayoría de los ooparts no son objetos creados con una tecnología superior a la que se le presupone a la cultura de la que provienen sino simples falsificaciones o casos de pareidolia (un fenómeno psicológico donde un estímulo vago y aleatorio es percibido erróneamente como una forma reconocible): por ejemplo, ver astronautas en jeroglíficos que en realidad no son tal cosa. De ahí te traemos varios casos interpretados como ooparts que, en realidad, tenían una explicación mucho más sencilla (navaja de Ockham de nuevo). De todos los que exponemos a continuación, solo el último es un verdadero oopart: el Mecanismo de Anticitera, citado como evidencia de visitas extraterrestres en el pasado, aunque solo una prueba de que nuestros antepasados fueron tan inteligentes como nosotros lo somos ahora (o más).

Lámparas de Dendera

¿Tú qué ves aquí?

placeholder

En un principio, los jeroglíficos se interpretaron como bombillas modernas. Se encuentran esculpidos en los muros del templo de Hathor de Dendera, en Egipto (de ahí su nombre), y aunque se inició en el siglo IV se terminó en la época romana. Si bien es cierto que por aquel entonces ya existía la biblioteca de Alejandría, no hay ninguna constancia escrita de que existieran lámparas que funcionaran de manera similar a las actuales.

La verdad: Los egiptólogos los interpretan como una serpiente naciendo de una flor de loto. Y si lo miras con atención, te darás cuenta de que, efectivamente, es eso.

Cráneo de calaveras

A primera vista la aparición de un cráneo no parece gran cosa, pero cuando fue encontrado en 1866 en una mina en el Condado de Calaveras en California supuso un gran descubrimiento, pues parecía demostrar que los humanos habrían coexistido en esa zona con mastodontes y elefantes. Habría sido un argumento concluyente de que el hombre estaría en el continente americano millones de años antes de lo calculado, (aunque rápidamente se puso en duda).

La verdad: El cráneo fue sacado de un cementerio indígena cercano y puesto en la mina para hacerle una broma a los mineros.

Shakōkidogū

Dan un poco de yuyu, de eso no hay duda. Encontradas en Japón, son figuras de pequeños humanoides hechas a finales del período Jōmon de la prehistoria del país nipón. Lo sorprendente es que después no se volvieron a hacer. Son tan extraños que una de las teorías es que representarían a extraterrestres con sus trajes espaciales. Por qué no, en realidad.

placeholder

La verdad: Se trataría de representaciones de los "demonios": cuando una persona enfermaba se le trasfería su mal a la estatua, y debía destruirse a continuación (aunque no sucedió con todas, claro, y por eso han llegado a nuestros días).

Figuras de Acámbaro

Tiene un poco de truco porque sigue siendo controversial. Son una colección de más de 32.000 piezas descubiertas en Acámbaro (México) que podrían representar a animales extintos entre los que se encuentran dinosaurios no avianos. La conclusión sería que los seres humanos convivieron con dinosaurios y que la Tierra no tendría más de 6.000 años.

placeholder

La verdad: La controversia se basa en que en 1965, al datar las figuras con termoluminiscencia, los resultados preliminares señalaron que eran del 2.500 A.C. Cuando se repitió el fechado unos años después se concluyó que eran falsificaciones recientes. Según el laboratorio, el fechado de 1969 fue debido a un fenómeno de quimioluminiscencia, debido a su fabricación tan reciente, y que en ese año no se sabía que podía ocurrir.

Pájaro de Saqqara

Tiene más pinta de pájaro que de avión, la verdad sea dicha, pero eso no quita que algunas personas hayan dejado volar (nunca mejor dicho) la imaginación. Se encontró en 1891 en la tumba de Pa-di-Amón en la antigua necrópolis egipcia de Saqqara, y hoy en día están en el Museo egipcio de El Cairo. Si fuera un avión sería una clara evidencia de que los principios de la aviación eran conocidos desde muchos siglos antes de lo que generalmente se cree.

placeholder

La verdad: Fue pintado para asemejarse a un halcón, pero los expertos no se ponen de acuerdo en su significado: quizá fue un objeto ceremonial o el juguete de un niño de clase alta. Algunos hablan incluso de un bumerán.

Batería de Bagdad

Probablemente el oopart más famoso del mundo, junto con las líneas de Nazca (figuras elaboradas a gran escala con trazos perfectos sobre el desierto). Son varios jarrones fabricados antes del 226 d.C. El primero fue encontrado en 1936 en una aldea cerca de Bagdad, y mucha gente llegó a la conclusión de que se trataba de unas jarras utilizadas para generar electricidad, como una pila eléctrica: en el primer análisis introdujeron un electrolito en su interior y lo conectaron a una lámpara, que se encendió muy débilmente. En el informe oficial redactado después señalaron que el objeto se comportaba igual que una pila eléctrica moderna.

Mucha gente llegó a la conclusión de que se trataba de unas jarras utilizadas para generar electricidad, como una pila eléctrica

La verdad: Sin embargo, la ausencia de rastros de electrolitos, el bajo potencial eléctrico del sistema y la ausencia de usos prácticos para la electricidad en la época lo cuestionan como oopart. La hipótesis más verosímil es que se trataba de un recipiente de cosméticos o de rollos escritos.

Un oopart real: el Mecanismo de Anticitera

Como decíamos, no todo van a ser fraudes. En la Grecia Antigua se creó algo así como una computadora analógica. Fue recuperado en el Mar Egeo y fue diseñado para predecir posiciones astronómicas y los eclipses de hasta diecinueve años con propósitos astrológicos, así como la fecha exacta de seis certámenes griegos antiguos, entre los que se encuentran los cuatro principales juegos Panhelénicos. Tuvo que haber más, pues Cicerón habla de ellos. Sorprendentemente, en algún momento dejaron de construirse estos aparatos tecnológicos tan avanzados, y no sería hasta 1.600 años después, cuando en Europa se desarrollaron los relojes astronómicos. Una demostración más de que no se debe subestimar la inteligencia de los que nos precedieron, pues en parte gracias a ellos estamos aquí.

Según el principio de la navaja de Ockham, la teoría más simple en general tiene más probabilidades de ser real que la más compleja. A pesar de ello, a veces nos gusta pensar teorías rocambolescas sobre lo que no entendemos muy bien, especialmente sobre cómo era la vida antes de que nosotros estuviésemos aquí para comprenderla. Suele pasar con los yacimientos arqueológicos, y una muestra de ello es la hipótesis de los antiguos astronautas, que asegura que las pirámides, en lugar de estar hechas por seres humanos, habrían sido creadas por seres venidos de otros planetas con una tecnología superior que habrían sido los responsables de buena parte de las culturas que hoy en día conocemos.

El redactor recomienda