Es noticia
Menú
¿Los gemelos tienen huellas dactilares idénticas?
  1. Alma, Corazón, Vida
Las manos son el espejo del alma

¿Los gemelos tienen huellas dactilares idénticas?

En nuestros dedos está nuestra genética más propia y específica, las huellas dactilares se forman en las primeras semanas de desarrollo fetal y muchos factores intervienen en ellas

Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Seguro que te has cruzado alguna vez con dos gemelos a los que no has sabido distinguir. O quizás seas tú la mitad de ese par “idéntico”, y junto con tu gemelo o gemela has generado la fórmula perfecta para escurriros de situaciones y personas gracias a vuestra semejanza. Si formas parte de ese conjunto ya lo sabrás, pero quien no habrá fantaseado alguna vez con tener un gemelo, una ilusión alimentada por las verdades y mentiras que se dicen de ellos. Porque, ¿son tan idénticos los gemelos? ¿Pueden hacerse pasar el uno por el otro en todos los sentidos? Para responder hay que mirar sus manos, concretamente, sus huellas dactilares.

"La probabilidad de que dos personas compartan las mismas huellas dactilares es de 1 en 64 mil millones", señala la científica forense y experta en huellas dactilares Simona Francese al portal de WordsSideKick. Francese asegura que "hasta el día de hoy, no se han encontrado dos huellas dactilares idénticas".

Foto: Fuente: iStock.

En nuestros dedos está nuestra genética más propia y específica. Cuando alguien dice que somos únicos e irrepetibles no está muy equivocado: Nadie en la Tierra tiene las mismas huellas digitales. De hecho, estas son también diferentes en cada dedo. "Cada dígito tiene un patrón de cresta diferente, que produce una huella digital diferente", apunta Francese al respecto.

Un ADN casi idéntico no es suficiente

En el caso de los gemelos idénticos, también conocidos como gemelos monocigóticos, provienen de un solo embrión que se divide en dos al principio del desarrollo. El resultado son dos individuos que comparten casi la misma información genética de cada padre y lucen casi exactamente iguales. Esto podría hacer pensar que en su caso son la excepción del patrón regulado de la naturaleza, pero no. Aunque a la vista parezcan clones entre sí, ya en sus primeros meses de vida, en el interior del útero materno, están destinados a la diferencia, por muy mínima que sea. Las mutaciones genéticas en el útero tienen mucho que ver para que ni siquiera de un solo embrión no surja un mismo ADN, como explica Nicoletta Lanese en ‘Live Science’.

"Diferentes factores ambientales en el útero también juegan un papel en el desarrollo de huellas dactilares"

Sí, los gemelos monocigóticos tienen un ADN casi idéntico, pero no tienen huellas dactilares idénticas. Esto es debido a que el ADN no es el único factor que influye en las huellas dactilares de una persona, aunque juega un papel importante en la determinación de las características del patrón de crestas en la yema de los dedos. Según asegura Francese, "los diferentes factores ambientales en el útero también juegan un papel en el desarrollo de huellas dactilares".

Las huellas dactilares se forman entre las primeras 19 semanas de desarrollo fetal, es decir, entre el segundo y el sexto mes de embarazo. Entonces, la posición fetal en el útero, el acceso a los nutrientes e incluso la longitud del cordón umbilical determinarán cómo serán.

Dentro y fuera del útero la huella es moldeada

Esta formación se produce porque la capa media de la piel de las yemas de los dedos comienza a crecer con mayor rapidez que las capas interna y externa, lo que hace que se originen las llamadas crestas papilares. Así, todos los factores que intervienen en el útero van a estar ahí mientras tus dedos se conforman, y con ellos tus huellas, moldeando el diseño exacto de las crestas papilares.

La composición del líquido amniótico y, sobre todo, la manera en que el feto toca lo que está a su alrededor mientras se mueve y se forma hará las curvas diminutas que le identificarán el resto de su vida.

De la misma forma, tras nacer, cualquier huella está expuesta a nuevos factores que también pueden modificarlas, como las afecciones de la piel, las cicatrices, las quemaduras y, en algunos casos raros, "también los medicamentos pueden alterar de forma permanente o temporal los detalles de la cresta", asegura Francese.

Por lo tanto, podrán turnarse sus nombres, intercambiar su ropa, incluso sus documentos de identidad, pero ni los gemelos más parecidos podrán engañar siempre a otras personas: basta con mirar sus manos.

Seguro que te has cruzado alguna vez con dos gemelos a los que no has sabido distinguir. O quizás seas tú la mitad de ese par “idéntico”, y junto con tu gemelo o gemela has generado la fórmula perfecta para escurriros de situaciones y personas gracias a vuestra semejanza. Si formas parte de ese conjunto ya lo sabrás, pero quien no habrá fantaseado alguna vez con tener un gemelo, una ilusión alimentada por las verdades y mentiras que se dicen de ellos. Porque, ¿son tan idénticos los gemelos? ¿Pueden hacerse pasar el uno por el otro en todos los sentidos? Para responder hay que mirar sus manos, concretamente, sus huellas dactilares.

ADN
El redactor recomienda