Trucos para sacar el máximo partido a tus relaciones sexuales cuando hace mucho calor
  1. Alma, Corazón, Vida
¡A DISFRUTAR!

Trucos para sacar el máximo partido a tus relaciones sexuales cuando hace mucho calor

Que el sofoco no sea la excusa para no hacerlo. Si no quieres que se os peguen las sábanas o sudar a chorros, aquí van una serie de consejos para dar a tus encuentros un toque 'fresh'

placeholder Foto: En la ducha, la mejor opción. (iStock)
En la ducha, la mejor opción. (iStock)

¡Qué calor! Entramos en la época del año en el que más se repite esta frase en las conversaciones entre familiares, amigos, conocidos y desconocidos. Son muchas las tareas que se vuelven especialmente incómodas y molestas de realizar cuando el sofoco aparece, de ahí que lo mejor que se pueda hacer sea escapar a un lugar donde estar fresquito, bien sea una playa o una piscina. Por no hablar de los episodios de insomnio que acaba produciendo el hecho de llegar a temperaturas mínimas muy altas. Pero si hay una actividad que también se resiente en cuanto a comodidad, a pesar de que haya muchas ganas, esa es el sexo.

A pesar de que los expertos coinciden en que recibir luz solar puede aumentar nuestro deseo sexual y los niveles de vitamina D en el cuerpo, demasiado calor puede ser contraproducente una vez dispuestos y entregados a dar rienda suelta a toda nuestra pasión. Demasiado sudor, el cual provoca que los cuerpos se peguen más de lo necesario, produciendo sensaciones incómodas que son fáciles de solventar si te entregas al cien por cien, pero que a la larga o si lo realizas muy a menudo pueden llegar a inducir una sensación de agobio.

La ducha, al fin y al cabo, es el enclave perfecto de cualquier buena película erótica que se precie, por lo que hay que sacarle partido en verano

¿Qué hacer? Existen una amplia variedad de medidas y formas de mitigar la sensación de sofoco producida por el intenso calor en la cama. De hecho, algunas son tremendamente divertidas y pueden conseguir potenciar los orgasmos al máximo. Tan solo hace falta un poco de imaginación, atrevimiento y picardía para poner en marcha esta serie de trucos que no solo consiguen que ya no tengáis tanto calor, sino que también harán vuestras relaciones sexuales mucho más intensas.

Hacerlo en la ducha

La forma más obvia de eliminar el calor y divertirse a partes iguales. Aunque no sea tan cómodo como hacerlo en la cama, la ducha es un lugar excelente en el que dar rienda suelta a todas vuestras fantasías. Más que nada porque mojarse con el agua a medida que lo hacéis potenciará las sensaciones placenteras entre vosotros. No podréis hacer tantas posiciones como en la cama, pero sí que podréis jugar con la temperatura del agua o disfrutar del sexo oral mientras un fino chorro os cae por encima y relaja vuestros músculos. La ducha, al fin y al cabo, es el enclave perfecto de cualquier buena película erótica que se precie, por lo que hay que sacarle partido a este lugar de la casa en verano.

¿De pie?

Aunque no es tan refrescante como la anterior u otras opciones más 'fresh', hacerlo de pie evitará que se os peguen las sábanas por el sudor. Pasaréis calor, pero el aire circulará mejor y, además, será divertido probar diferentes posturas que incluyan el estar erguidos si en vuestras últimas relaciones siempre habéis estado tumbados.

La importancia de un buen ventilador

El objeto doméstico más demandado de todos los veranos. Hagas lo que hagas, si hay una ola de calor arreciando ahí fuera, hazlo con ventilador. El sexo también. Si queréis añadir un efecto refrescante aún mayor, colocad una botella de agua congelada justo delante de él. El contraste entre el calor corporal fruto del sexo y el aire frío que emana hará que disfrutéis aún más que en invierno.

Experimentos con hielos

Tal vez la forma más placentera de hacer frente al calor y a la vez disfrutar con intensidad del sexo. Podéis hacer un 'tour' con hielos por todo el cuerpo hasta que se deshaga, o bien probar a realizar sexo oral con ellos. De nuevo, el contraste entre caliente y frío os puede brindar una experiencia de lo más excitante y divertida. Si no queréis llenar todo de agua, podéis colocar una toalla sobre la cama.

Mete las sábanas al congelador

Aunque obviamente este electrodoméstico estará abarrotado de cosas y apenas quedará espacio, un buen truco para dar un plus de frescor a tus relaciones íntimas en verano es dejar durante un breve espacio de tiempo tu ropa de cama en el congelador o el frigorífico. O, si lo prefieres, tu ropa interior, aunque evidentemente esto provocará que en cuanto te la pongas las erecciones puedan disminuir.

En el suelo...

Aunque tampoco sea muy cómodo, siempre es bueno aprovechar espacios nuevos en los que todavía no lo hayáis hecho. El suelo de la cocina, que tiende a ser de mármol frente al de las habitaciones que es de madera y absorbe más el calor, puede convertirse fácilmente en vuestra cama durante unos minutos de pasión. Si no os entra la prisa por hacerlo y queréis esforzaros más aún, podéis decorar la estancia con velas o colocar unos cojines o almohadas para estar más cómodos. Al final, la vida sexual en época estival puede ser mucho más estimulante que durante la temporada invernal, por lo que no desaprovechéis las oportunidades ni dejéis que el calor y la pereza venzan a vuestras ganas de disfrutar los ratos íntimos.

Sexo Ducha Deseo sexual Trucos Relaciones sexuales Playa Insomnio Sudor Sexo oral Noadex
El redactor recomienda