Un desconocido recorre 1.000 kilómetros para cumplir un deseo de Santa Claus
  1. Alma, Corazón, Vida
Entrega de regalos en Oklahoma

Un desconocido recorre 1.000 kilómetros para cumplir un deseo de Santa Claus

Unas llamadas a través de FaceTime y varios mensajes después, los Bamburg y los González decidieron reunirse en persona

placeholder Foto: El hombre se quedó “en shock” al comprobar que se trataba de un globo que llevaba en su interior una carta (Unsplash)
El hombre se quedó “en shock” al comprobar que se trataba de un globo que llevaba en su interior una carta (Unsplash)

Cuando Leticia Flores-González, de Liberal, Kansas (Estados Unidos) animó a sus gemelas de cuatro años a escribir una carta (alojada posteriormente en el interior de un globo y enviada a Papa Noel), no esperaba que su deseo fuera a cumplirse. O por lo menos, que una persona viajase 1.000 kilómetros con un regalo para sus pequeñas Luna y Gianella González.

Esta historia se remonta a los días previos a la Navidad de 2020, celebración que tiene lugar el 25 de diciembre. Alvin Bamburg, que estaba cazando, vio un objeto rojo enganchado a la rama de un árbol: “Estaba revisando mi puesto de ciervos y contemplé algo de color rojo. Decidí ir a verlo y tirarlo, porque pensé que era basura”, conto Bamburg a Today.

Sin embargo, el hombre se quedó “en shock” al comprobar que se trataba de un globo que llevaba en su interior una carta. Sin saber muy bien qué hacer con el contenido, habló con su esposa, Lee Ann, que sugirió a su marido que lo compartiera en Facebook. En menos de 24 horas, Bamburg pasó de solo conocer la existencia de una niña de cuatro años de Liberal, Kansas, llamada Luna, a ponerse en contacto con su familia.

Acortaron la distancia

"Actualizamos la publicación de Facebook e inmediatamente encontramos a un montón de familiares, amigos y compañeros de trabajo que querían donar regalos para que los enviáramos", dijo Bamburg. "Nuestro primer envío tenía cuatro cajas grandes y pudimos adjuntar una más a medida que la gente seguía donando".

Foto: Victoria y Daniel de Suecia, con sus hijos. (Casa Real de Suecia)

Unas llamadas a través de FaceTime y varios mensajes después, los Bamburg y los González decidieron reunirse en persona: “Ya eran como de la familia”, recordó Bamburg. “No siempre tiene sentido establecer una conexión con personas que no habrías conocido de otra manera, pero eso es lo que ha pasado. Siento que Leticia es la hermana pequeña que nunca tuve”.

A principios del mes de abril, los Bamburg y los González acortaron la distancia entre ellos y quedaron en Del City, Oklahoma, un punto intermedio entre las dos familias. Sin embargo, había un miembro ‘extra’ que acompañaba a los Bamburg, un cachorro de perro salchicha que las niñas finalmente llamaron Max. El animal era uno de los regalos que había pedido Luna.

"Todos sentimos que nos conocíamos desde siempre y planeamos volver a estar juntos"

"Me agaché y dejé a Max, eso fue todo", indicó Bamburg. "Conocer a la familia fue toda una experiencia. Ellos prepararon comida mexicana para nosotros y nos dieron regalos. Todos sentimos que nos conocíamos desde siempre y definitivamente planeamos volver a estar juntos".

Navidad Estados Unidos (EEUU)
El redactor recomienda