Resuelto el enigma del animal misterioso de Polonia: era un croissant
  1. Alma, Corazón, Vida
Movilizó a la policía

Resuelto el enigma del animal misterioso de Polonia: era un croissant

Una mujer llamó asustada porque temía que lo que llevaba dos días sin moverse frente a las ventanas de su casa se le fuera a meter en su vivienda

placeholder Foto: No se trataba de ningún animal peligroso, sino de un croissant (Facebook)
No se trataba de ningún animal peligroso, sino de un croissant (Facebook)

Una mujer que vive en una céntrica calle de Cracovia, en Polonia, no se atrevía a abrir las ventanas desde dos días atrás, cuando se fijó en algo que había en uno de los árboles junto a la acera. No supo distinguir de qué animal se trataba, pero tenía miedo de que saltara y se le metiera en su casa, por lo que decidió llamar a la policía.

No fue capaz de explicar qué es lo que tenía delante de su ventana, pero estaba asustada, por lo que los agentes llamaron al servicio de bienestar animal de la ciudad para que se acercara hasta el lugar. Cuando recibieron el aviso, no sabían a lo que se iban a enfrentar, pero el tono de su cara cambió radicalmente cuando llegaron a su destino.

Lo que había en el árbol no era un mapache, ni un depredador peligroso ni tampoco una iguana, como temía la mujer. Asegura que llevaba dos días sin moverse del árbol, pero ella tenía miedo. Sin embargo, los trabajadores comprobaron de cerca de qué se trataba y descubrieron que era un croissant.

Los agentes que se desplazaron hasta el lugar han explicado a la BBC que era muy poco probable que un reptil pudiera sobrevivir en este lugar durante varios días, ya que es una de las zonas más frías del sur de Polonia. Por eso, al principio pensaron que podría tratarse de una mascota que se había escapado de casa, pero no se podían imaginar la realidad que se iban a encontrar.

Creen que alguien lo lanzó desde el edificio más cercano para dar de comer a las palomas

El servicio de bienestar animal de Cracovia compartió el hallazgo en su cuenta de Facebook. El "peligroso animal" al que se enfrentaron no tenía cabeza ni extremidades porque no era más que un dulce que, probablemente, alguien lanzó por la ventana del mismo edificio en el que vivía la mujer que llamó a la policía. Quizás quiso dar de comer a las palomas… y dio un susto de muerte a su vecina.

Polonia
El redactor recomienda