Dos compañeras de trabajo descubren por casualidad que son hermanas
  1. Alma, Corazón, Vida
TIENEN 31 Y 32 AÑOS RESPECTIVAMENTE

Dos compañeras de trabajo descubren por casualidad que son hermanas

Ambas procedían de República Dominicana, pero se hicieron inseparables cuando se conocieron trabajando en un bar del centro de Estados Unidos

placeholder Foto: Cassandra y Julia compartieron esta fotografía en Facebook tras recibir la noticia
Cassandra y Julia compartieron esta fotografía en Facebook tras recibir la noticia

Julia Tinetti tiene 31 años; Cassandra Madison, 32. Ambas se conocieron en el año 2013 en el Russian Lady Bar, un local ubicado en la ciudad estadounidense de New Haven, en el estado de Connecticut. Las dos mujeres trabajaban allí y, durante años, solo fueron compañeras de trabajo hasta que un día descubrieron, casi por casualidad, que eran hermanas.

Ambas sintonizaron desde el mismo día en el que se conocieron. Cassandra llevaba una bandera de República Dominicana tatuada en su brazo y Julia nació y fue adoptada en ese país por una familia estadounidense, por lo que con el tiempo comenzaron a bromear con que podrían ser hermanas. Sin embargo, no era ninguna broma.

Cassandra ha contado la historia en su cuenta de Facebook, donde explica que ambas tenían muchas cosas en común y rápidamente congeniaron. Se hicieron amigas y comenzaron a quedar para divertirse juntas. Incluso se vestían igual fantaseando que eran gemelas separadas al nacer, como si fuera una película.

El ADN lo descubrió

Pero no lo era. Con los años, las dos amigas seguían llamándose hermanas entre ellas y a todo aquel que preguntaba siempre respondían que lo eran. Pero este mismo año, Cassandra preguntó a su padre si, por casualidad, ella había tenido una hermana un año después de nacer. Lo que no se esperaba era que su padre le dijera que sí.

Se vestían igual, fantaseando que eran hermanas gemelas separadas al nacer

Cassandra no tardó en compartir esta información con Julia y ambas decidieron que tenían que hacerse una prueba de ADN porque podría ser que, después de tanto tiempo, realmente fueran hermanas. Los resultados no tardaron en llegar y les han cambiado la vida: estas dos mujeres son hermanas y se conocieron por casualidad trabajando a miles de kilómetros de su lugar de nacimiento.

En la foto que ambas han compartido en las redes sociales, Cassandra grita alegremente que "¡somos hermanas, misma mamá, mismo papá! Dos chicas que trabajan juntas descubren que son hermanas ¡Te amo gemela!" Una historia casi increíble de dos mujeres que estaban condenadas a encontrarse antes o después en la vida.

República Dominicana ADN Familia
El redactor recomienda