Un grupo de madrileños decide ir a estudiar a casas de apuestas para protestar por las bibliotecas
  1. Alma, Corazón, Vida
DENUNCIAN LA SITUACIÓN EN LAS BIBLIOTECAS

Un grupo de madrileños decide ir a estudiar a casas de apuestas para protestar por las bibliotecas

En Madrid, las bibliotecas tienen menor aforo que las casas de apuestas y cierran mucho antes. Por si fuera poco, solo se puede entrar con cita previa

placeholder Foto: Jóvenes madrileños se van a una casa de apuestas a estudiar (Foto: Rebeldía Joven)
Jóvenes madrileños se van a una casa de apuestas a estudiar (Foto: Rebeldía Joven)

Actualmente, las bibliotecas solo tienen permitido un aforo del 50%. Cierran a las 20:30 y, para ir, se precisa cita previa, lo que excluye de su uso a las personas que no tienen internet en sus casas. "Sin embargo, podemos entrar a cualquier casa de apuestas cómo queramos, cuándo queramos y siendo menores de edad, que no se no olvide", denuncian desde la plataforma Rebeldía Joven.

Por eso, han decidido irse con los libros a estudiar a una casa de apuestas y compartir las imágenes en redes sociales con el hashtag #ConLasBibliotecasNoSeJuega. En Madrid las salas de juego tienen permitido un aforo del 60% y pueden permanecer abiertas hasta las doce de la noche.

"Para muchos estudiantes el curso escolar depende de que tengamos espacios públicos de estudio. Ahora mismo, muchas bibliotecas de Madrid ni siquiera abren, el horario es ridículo y la cita previa inaccesible. ¿Quién tiene problemas para entrar a una casa de apuestas?", se preguntaba el colectivo en su cuenta de Twitter.

"Queremos bibliotecas, no casas de apuestas. Queremos estudiar y asegurarnos un futuro, no que sigan arruinando a la clase obrera de nuestro país. Con las bibliotecas no se juega", han explicado.

Sin Internet, no hay Bibliotecas

Según explican en la página web oficial de las Bibliotecas del Ayuntamiento de Madrid, las medidas covid también implican que los menores de 14 años entren en la biblioteca siempre acompañados de una persona adulta. "Los usuarios acudirán con mascarilla para evitar contagios, además se les ofrecerá gel hidroalcohólico en el acceso para que se desinfecten las manos antes de ser atendidos", aseguran.

Cuando un usuario devuelve un material que ha cogido en préstamo, este permanecerá en unas cajas aparte durante 3 días. El préstamo de materiales en la sala infantil deberá ser solicitado al personal de la biblioteca. Para acceder a las salas de lectura es necesario siempre cita previa. Al entrar piden el justificante que envía la aplicación al correo electrónico o sms al teléfono móvil.

Foto: Una de las residencias de estudiantes de Syllabus en Madrid.

"Se ruega un uso responsable de la cita: si no va a acudir a la biblioteca, debe eliminar su reserva para que esté disponible para otros usuarios. Se eliminarán todas las citas posteriores de aquellos usuarios que no hayan acudido 3 veces a la biblioteca", solicitan.

Curiosamente, el acceso a Internet es uno de los servicios básicos de las bibliotecas públicas y, ahora, no se puede entrar a una si el usuario no posee de un dispositivo conectado.

Apuestas Madrid Coronavirus Bibliotecas
El redactor recomienda