¿Cuánto tiempo podríamos llegar a sobrevivir sin beber agua?
  1. Alma, Corazón, Vida
¿TIENES SED?

¿Cuánto tiempo podríamos llegar a sobrevivir sin beber agua?

Este líquido incoloro, inodoro e insípido es indispensable para la vida. Hoy repasamos algunas de las consecuencias de no mantenerse adecuadamente hidratado

Foto: ¿Cuánto tiempo podríamos llegar a sobrevivir sin beber agua?
¿Cuánto tiempo podríamos llegar a sobrevivir sin beber agua?

Algo tan simple como abrir un grifo y colocar un vaso debajo para calmar la sed. Este hecho, que para nosotros, criaturas del mundo desarrollado, forma parte de nuestra cotidianidad, es en realidad indispensable para la vida. Y desgraciadamente, en muchos países no tan prósperos como el nuestro, este acto sigue suponiendo todo un lujo.

Y no solo para calmar la sed; tenemos el agua disponible las veinticuatro horas para ducharnos, lavarnos los dientes o tirar de la cadena del váter. Sin embargo, alrededor de 1.100 millones de personas en el mundo carecen de este acceso tan rápido y cómodo al agua potable, según la organización internacional World Water Council. Por tanto, podemos sentirnos unos privilegiados y, en la medida de lo posible, hacer todo lo que esté en nuestra mano para no desperdiciarla de forma frívola e inconsciente.

El primer síntoma de deshidratación es la sed, que se activa cuando el organismo llega a perder cerca del 2% del peso corporal

El agua no solamente recorre las cañerías del interior de nuestras ciudades para llegar hasta nuestros grifos, sino que también se encuentra en una abundante cantidad en nuestro organismo. De hecho, la composición de nuestro cuerpo de agua abarca en torno a un 60 y un 70%. Este líquido inoloro, incoloro e insípido entra, circula y sale de nuestro cuerpo en grandes cantidades, ya que la expulsamos a través de la orina, el sudor, las heches y hasta por el aliento, de ahí que necesitemos consumirla de forma constante en nuestro día a día.

Una sola gota de agua

¿Cuánto tiempo podríamos llegar a vivir sin beber ni una sola gota de agua? Te sorprenderá saber que no aguantaríamos ni tres días, como mucho cinco, según informan desde la página web 'Water Logic'. Hay que tener en cuenta que no solo absorbemos agua cuando la bebemos, sino que también está presente en nuestra ingesta diaria de alimentos, sobre todo en las frutas y verduras.

"Las tasas de mortalidad en el mundo aumentan en los días gélidos, pero sin duda suben mucho más en las jornadas de calor extremo"

Otra de las preguntas que con frecuencia te pueden venir a la cabeza es qué pasaría si la dejásemos de tomar. Como es lógico, nuestro cuerpo entraría en un proceso de deshidratación progresivo que nos llevaría hasta la muerte. El primer síntoma es la sed, que se activa cuando el organismo llega a perder cerca del 2% peso corporal, explica la periodista Abigail Beall en un artículo de la 'BBC'.

"Cuando aparece la sed, el cuerpo se aferra a la humedad del organismo restante", asegura Dileep Lobo, profesor de cirugía gastrointestinal, al diario británico. "Tus riñones comienzan a enviar menor cantidad de agua a la vejiga, de ahí que la orina se vuelva más oscura. Como tampoco sudas para reservar litros, tu temperatura corporal aumenta, lo que hace que tu sangre se vuelva más espesa y circule de forma más lenta por tus venas. Para mantener el equilibrio de los niveles de oxígeno, tu frecuencia cardíaca aumenta".

Foto: Desmontando mitos sobre el agua del grifo en España: las claves de un experto catador

La velocidad a la que se produce la deshidratación varía según las condiciones interiores y exteriores, pero si no tenemos agua y afuera hace un calor bochornoso, y si encima sometemos al cuerpo a actividad física intensa, este proceso puede volverse letal en apenas unos minutos. "Los seres humanos tenemos un límite de tolerancia al calor, más allá del cual sufrimos estrés por calor e incluso podemos llegar a morir", asevera el profesor. "Las tasas de mortalidad en el mundo aumentan en los días gélidos, pero sin duda suben mucho más en las jornadas de calor extremo".

Si realizamos ejercicio físico en un ambiente caluroso, el cuerpo humano puede perder entre 1,5 y 3 litros por hora debido al sudor. El efecto que tiene en el cuerpo puede hacerse muy notorio. Incluso esta deshidratación leve puede llegar a hacernos sentir más cansados y menos capaces de desenvolvernos físicamente. A medida que perdemos más y más agua nuestra capacidad de enfriarnos a través del sudor disminuye, lo que aumenta el riesgo de sufrir un sobrecalentamiento general.

Al expulsar más agua de la que recibimos, nuestra sangre comienza a espesarse, lo que repercute en nuestro sistema cardiovascular, que tiene que trabajar más duro para mantener la tensión sanguínea. Nuestros riñones intentan compensar este déficit reteniendo más agua y haciendo que orinemos menos. Cuando llegamos a perder alrededor de un 4% de nuestro peso corporal, la presión arterial desciende y pueden ocurrir desmayos.

La siguiente etapa, cuando ya hemos perdido hasta el 7% de nuestro peso corporal, es el daño de órganos. "Tu cuerpo tiene problemas para mantener la presión arterial", asegura Lobo, "de ahí que para sobrevivir ralentice el flujo sanguíneo a órganos no vitales, como los riñones o el intestinto, causando daños en estos. Si los riñones siguen sin filtrar la sangre, los desechos celulares se empiezan a acumular". Es en ese punto cuando literalmente "te mueres por un vaso de agua", sostiene el doctor.

Por ello, es de vital importancia mantenerse siempre bien hidratado, más aún cuando sometemos a nuestro cuerpo a actividad física intensa. En caso de no hacerlo, correremos el riesgo de deshidratarnos y embarcarnos en un proceso largo y doloroso que ya hemos descrito. Ya sabes, en cualquier circunstancia, siempre echa mano del grifo, pues es un privilegio que no todos tienen y que nosotros disfrutamos sin que muchas veces lleguemos a reparar en él.

Salud Internacional Lujo Sudor