Las mejores formas de fortalecer tu sistema inmune durante los próximos meses
  1. Alma, Corazón, Vida
VIDA SANA, VIDA FELIZ

Las mejores formas de fortalecer tu sistema inmune durante los próximos meses

Llega el otoño y con él, la gripe y los resfriados. Este año el miedo es mayor debido a la pandemia de coronavirus. Pero hay ciertas maneras de fortalecerte para que no exista el contagio

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

El otoño comienza y, como siempre, aprecen los resfriados y gripes debido al cambio de estación. Este año aún con una preocupación latente como es la de la pandemia de coronavirus, por lo que deberás extremar los hábitos saludables para evitar contagiarte. Más allá del lavado de manos frecuente y de llevar siempre puesta la mascarilla en los lugares públicos, es de vital importancia cuidar los detalles que hacen que te mantengas en buena forma física y repleto de energía.

Y en este aspecto, es esencial cuidar el sistema inmune, aquel que nos protege de los potenciales patógenos que puedan contagiarnos. Al fin y al cabo, se trata de una compleja red de células, tejidos y órganos que ayudan al cuerpo a protegerse de las posibles infecciones de agentes víricos y bacterianos. Como es tan complejo y posee la extraordinaria habilidad de adaptarse a los cambios, debe estar siempre en equilibrio para funcionar correctamente.

Aquellos que tienen unos patrones de sueño cambiantes pueden tener problemas de salud y el sistema inmune más debilitado

¿Cómo mantenemos a nuestro sistema de defensa preparado para cualquier ataque? En general, llevando una vida saludable. Lo que quiere decir que si quieres minimizar las probabilidades de caer enfermo deberás apostar por un estilo de vida que conceda una gran importancia a la dieta sana y huir de los vicios. La revista 'Business Insider' ha reunido una serie de atributos que mantienen a tu sistema inmune en plena forma para derrotar a todo virus o bacteria que ose entrar en tu cuerpo.

Come más fruta y verdura

Lo más esencial si quieres llevar una vida saludable. Según Lisa Ballehr, médica de Arizona, es la mejor forma dee asegurarse de que estás obteniendo una gran cantidad de antioxidantes, vitaminas y minerales que refuerzan el sistema inmunológico. Ella denomina este proceso "comerse el arco iris", y establece una larga lista de frutas y verduras que nunca deben faltar en tu frigorífico: "manzanas rojas, patatas, cerezas o uvas, calabazas, mango o mandarinas, kiwis, brócoli, aceitunas, peras, plátanos, piñas, arándanos, coles, uvas o pasas". En definitiva, "a mayor variedad, generas un espectro más amplio de nutrientes que el cuerpo utiliza para estimular su sistema inmune".

Duerme lo suficiente

Si no obtienes el descanso que tu cuerpo necesita todas las noches, tendrás más probabilidades de agarrar una buena infección. "Mientras duermes, el cuerpo se mantiene muy ocupado liberando las toxinas para que puedas levantarte sintiéndote como nuevo", asegura Ballehr. "Aquellos que tienen unos patrones de sueño cambiantes pueden tener problemas de salud y el sistema inmune más debilitado, siendo propenso a las inflamaciones". Ya sabes, las recomendaciones sanitarias ponderan que una correcta cantidad de sueño debe estar siempre entre las seis y ocho horas, aunque dependiendo de la persona necesitarás dormir más o menos horas.

No te olvides de las proteínas

Según la Harvard Health Publishing, todos necesitamos un mínimo de 0,8 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal para evitar caer enfermos. La falta de las mismas podría tener efectos perjudiciales para las células T, que son una parte esencial en el funcionamiento del sistema inmunológico al enviar anticuerpos contra los virus y bacterias. También contienen notables cantidades de zinc, un mineral que ayuda en la producción de glóbulos blancos, destinados a acabar con los agentes infecciosos. Por ello, no olvides recargarte de proteína animal, ya sea de carne o de pescado. Si además estás buscando ingerir el mínino número de calorías y grasas, puedes prepararar estas comidas a la plancha.

Cuida la microbiota

Los alimentos probióticos (como la cebolla, el ajo, el plátano y los espárragos) ayudan a mantener las bacterias intestinales en equilibrio, un factor vital en el funcionamiento del sistema inmunológico. Cuando los ingerimos, aumentan la población de las bacterias buenas en el organismo, lo que a su vez genera que aumente la producción de citocinas antiinflamatorias, que son proteínas diminutas que también ayudan a que el cuerpo genere anticuerpos.

Lleva una vida tranquila

Quizás uno de los aspectos más difíciles de conseguir, ya que alude a nuestro comportamiento psicológico. El estrés influye muchísimo en nuestro sistema inmune, ya que provoca que el cuerpo libere hormonas como bienen a ser la adrenalina, la dopamina o el cortisol, que a su vez pueden disminuir la capacidad de generar glóbulos blancos. Si llevas una vida estresante, lo mejor que puedes hacer es realizar ejercicios que disminuyan estas sensaciones tan negativas, como bien pueden ser el yoga o la meditación.

Obtén tu correcta cantidad de vitaminas

Como bien venimos diciendo, cuidar la nutrición es la mejor manera de protegerte contra posibles infecciones. Por ello, habrá que apostar por ingerir platos que contengan una buena y variada cantidad de vitaminas y minerales. Además, también son antioxidantes, por lo que prevendrán el progresivo deterioro de los órganos, manteniéndoles siempre fuertes y a pleno rendimiento.

Lleva una vida activa

Realizar ejercicio físico, ya sea moderado o de manera frecuente, ayuda a mantener con salud el sistema inmune. Un estudio de 2019 reveló que la actividad física aporta multitud de beneficios de cara a reducir la inflamación y retrasar el envejecimiento. Caminar, bailar, correr o hacer yoga puede reducir el riesgo de padecer alguna enfermedad infecciosa en el futuro.

Salud Fruta Coronavirus Pandemia Estilo de vida
El redactor recomienda