El motivo por el que los perros tienen la nariz fría
  1. Alma, Corazón, Vida
¿les confiere ventaja o beneficios?

El motivo por el que los perros tienen la nariz fría

Cuando tu mascota duerme, su nariz se calienta y se seca, pero en cuanto se despierta la lame y vuelve a enfriarse. ¿A qué se debe?

Foto: Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

La frase habitual es que los perros son nuestros mejores amigos, y en realidad pocas mascotas encontraremos más fieles que ellos. La historia de Hachiko, el can que seguía esperando a su dueño fallecido en la estación de Shibuya, es un claro ejemplo de la lealtad de este animal que nos ha acompañado durante miles de años cazando, rastrando o simplemente jugando con nosotros.

Pero, a pesar de ello, todavía hay muchas cosas que desconocemos de él. Ha evolucionado a nuestro lado, pero cada día descubrimos algo nuevo. Por ejemplo, una investigación publicada el mes pasado mostró que los perros entienden la comunicación veral igual que nosotros. De igual manera, también se ha descubierto que los cachorros envejecen más rápido que los perros mayores, por lo que probablemente no estás calculando bien la edad de tu mascota (déjate de siete años). Son solo dos muestras de que tienen secretos que aún tenemos que descubrir.

Por ejemplo, ¿te has preguntado alguna vez por qué tienen los perros la nariz fría? En realidad no sucede todo el tiempo. Si tienes mascota te habrás percatado de que al levantarse suelen tener el hocico más caliente. ¿A qué se debe? Según informa Anna Bálint en 'Live Science', que estudia el comportamiento animal en la Universidad Eötvös Loránd en Budapest: "Cuando el perro está dormido, su nariz se calienta y se seca, pero en cuanto se despierta la lame y vuelve a estar fría". Por tanto, ¿es beneficioso para él tenerla así?

Las puntas de la nariz, o rinariums, de perros y animales carnívoros suelen ser más frías que las de los herbívoros

Una idea, según Bálint, es que la nariz fría podría ayudarle a regular su temperatura corporal. También parece que la mucosidad y la humedad en sus narices les ayuda a rastrar mejor los olores que hay en el ambiente. Esto sucede porque las moléculas del olor se adhieren a esta sustancia para después llegar a los receptores olfativos, lo que contribuye a que sean capaces de captar diferentes rastros.

Para seguir investigando, un equipo internacional de científicos 'midió' la temperatura de la nariz de muchos animales, incluidos un caballo, un perro y un alce. Cuando Bálint se unió al proyecto, el equipo ya había aprendido que las puntas de la nariz, o rinariums, de perros y animales carnívoros suelen ser más frías que las de los herbívoros. Pensaron entonces que quizá una punta de la nariz más fría podría ser una ventaja en la naturaleza.

Foto: Fuente: Unsplash

El equipo llevó a cabo dos experimentos: en el primero se entrenó a tres perros para que eligieran un objeto más cálido (aproximadamente a la misma temperatura que la presa potencial que tenían que perseguir) frente a otros a temperatura ambiente. Los resultados indicaron que los perros pueden detectar una radiación térmica débil desde una distancia similar a la que usan para cazar presas. En el segundo estudio, que se centraba en el cerebro, los científicos mostraron una caja que contenía agua tibia y una puerta aislante a 13 perros domésticos entrenados para permanecer quietos en un escáner de resonancia magnética funcional. El cerebro de los perros tuvo una respuesta más alta cuando la puerta aislante estaba abierta, revelando la superficie más cálida, en comparación con la neutral. La región que se iluminó en la resonancia magnética estaba ubicada solo en el hemisferio izquierdo.

Este lado del cerebro interesa a los científicos porque tiende a procesar respuestas de los alimentos, lo que a su vez se ha relacionado con la actividad depredadora en muchos vertebrados. La región específica que se iluminó en los perros, conocida como corteza de asociación somatosensorial, ayuda a reunir diferentes sensaciones como la visión, la posición del cuerpo y el calor. Esta parte del cerebro combina estos sentidos simultáneamente para planificar una acción hacia un objetivo, como apuntar a un objeto.

Es posible que los perros, y posiblemente otros animales con la nariz fría usen este sentido de detección de calor cuando buscan presas

Dado que esta región neural del lado izquierdo se iluminó cuando la punta de la nariz se expuso a una superficie cálida, es posible que los perros, y posiblemente otros animales con la nariz fría usen un sentido de detección de calor junto con otros sentidos cuando buscan presas, según indicaron los investigadores. Aunque el estudio reciente, publicado en febrero de 2020 en la revista Scientific Reports, es demasiado pequeño para cerrar firmemente el caso de narices frías, Bálint dijo que estas podrían ser más sensibles a las diferencias de temperatura. Un clima tormentoso o el viento podrían dificultar que encontrara olores, y una señal de calor podría ayudarlos.

Lo cierto es que, aunque se estén aproximando a la respuesta, Bálint y su equipo aún continúan investigando por qué la nariz de tu perro está fría. Eso sí, si por algún motivo notas que está más caliente de lo que solía, no siempre debes preocuparte (aunque en algunos casos sí indica un problema de salud o que está deshidratado), pues también con el paso del tiempo y a medida que envejecen, su nariz tiende a estar un poco más seca.

Mascotas
El redactor recomienda