Los niños que viven con perros tienen mejor bienestar social y emocional
  1. Alma, Corazón, Vida
MENOR RIESGO DE COMPORTAMIENTOS ANTISOCIALES

Los niños que viven con perros tienen mejor bienestar social y emocional

Tienen un 40% menos de probabilidades de tener problemas para interactuar con otros niños

placeholder Foto: Un niño paseando un perro en Brasil. Foto: EFE FERNANDO BIZERRA JR
Un niño paseando un perro en Brasil. Foto: EFE FERNANDO BIZERRA JR

Los niños que viven en hogares con perros tienen un mejor bienestar social y emocional en comparación con aquellos que no tienen esta mascota, según un estudio publicado en la revista científica 'Pediatric Research'.

"Aunque esperábamos que la propiedad de un perro proporcionara algunos beneficios para el bienestar de los niños pequeños, nos sorprendió que la mera presencia de un perro en la familia se asociara con muchos comportamientos y emociones positivas", señala la investigadora Hayley Christian, de la Universidad de Australia Occidental, en declaraciones citadas por The Tribune.

En conclusión, los menores que conviven con estos animales domésticos tienden a experimentar un mayor bienestar social y emocional que aquellos que no conviven con estas mascotas.

Cuanto más interactúas, mejor

Tomando datos de 1.646 hogares, de los que 686, el 42 por ciento, tenían perro, los investigadores encontraron que los niños de hogares con perros tenían un 23% menos de probabilidades de tener dificultades generales con sus emociones e interacciones sociales que los niños que no tenían un perro.

"Nos sorprendió que la mera presencia de un perro en la familia se asociara con muchos comportamientos y emociones positivas"

Al mismo tiempo, los niños de hogares con esta tipo de mascota tenían un 30% menos de riesgo de adoptar comportamientos antisociales y un 40% menos de probabilidades de tener problemas para interactuar con otros niños.

"La propiedad de un perro puede beneficiar el desarrollo y el bienestar de los niños y especulamos que esto podría atribuirse al apego entre los niños y los perros. Los apegos más fuertes entre los niños y sus mascotas pueden reflejarse en la cantidad de tiempo que pasan jugando y caminando juntos y esto puede promover el desarrollo social y emocional", añade Christian.

placeholder
Un niño con su perro (Pexels)

Pero no es solo poseer un perro, sino interactuar con él es lo que da una ventaja social y emocional a los niños. Así, aquellos que jugaban con el animal tres o más veces por semana tenían un 74% más de probabilidades de adoptar regularmente comportamientos amables y considerados respecto a quienes jugaban con su perro menos de tres veces por semana.

Necesaria más investigación

Los autores advierten que debido a la naturaleza de observación del estudio no pudieron determinar el mecanismo exacto por el cual la tenencia de un perro puede beneficiar el desarrollo social y emocional en niños pequeños o establecer la causa y el efecto.

"Una investigación adicional debería evaluar la influencia potencial de tener diferentes tipos de mascotas o la influencia que el apego de los niños a sus mascotas podría tener en el desarrollo infantil", escriben los autores.

Animales Social Niños Hogares Perro Mascotas
El redactor recomienda