¿Quién tiene razón?

¿Debemos tolerar a los intolerantes? La paradoja de Karl Popper se cuela en 'Sálvame'

En un giro inesperado de los acontecimientos, una acalorada polémica de 'Sálvame' deriva en un debate en Twitter sobre la teoría del filósofo austriaco

Foto: Karl Popper. (Wikipedia)
Karl Popper. (Wikipedia)

El pensamiento de Karl Popper, uno de los filósofos más destacados del siglo XX, se ha colado en la conversación tuitera de las últimas horas en a raíz de una polémica con el programa 'Sálvame'. La curiosa mezcla de protagonistas arranca con un cruce de declaraciones sobre Vox entre Gema López y Jorge Javier Vázquez en el programa de Telecinco. La periodista defendía que debe haber libertad para expresar diferentes ideas políticas en el programa y el presentador cuestionaba ese planteamiento: "Estáis confundiendo libertad con dar alas al fascismo. Voy a intentar que nunca tengan voz aquí".

Varios usuarios de Twitter reaccionaron a este debate acordándose de la paradoja de la tolerancia que el filósofo austriaco explicó en su libro 'La sociedad abierta y sus enemigos' en 1945. Los primeros compartieron una viñeta que trata de explicar dicha teoría poniendo como ejemplo lo que pasaría si los tolerantes decidieran tolerar el discurso intolerante del pensamiento nazi.

Esta viñeta, que a priori cargaba de argumentos a los que defendían la opinión Jorge Javier, fue contrarrestada poco después con otra que negaba que lo que afirmaba la primera fuera realmente lo que Karl Popper defendía.

La discusión televisiva terminó tornando del todo en filosófica, centrándose en el peligro que puede tener la tolerancia ilimitada, en cuál es la definición de intolerantes que hizo Popper y con qué herramientas defendía el pensador que hay que frenarles. Es un debate complejo para la inmensa mayoría de personas, que no han seguido de cerca la filosofía austriaca del pasado siglo. Así que, para tratar de poner algo de luz y solucionar la polémica, lo primero es leer el texto íntegro en el que el autor explica su teoría:

"La tolerancia ilimitada debe conducir a la desaparición de la tolerancia. Si extendemos la tolerancia ilimitada aun a aquellos que son intolerantes; si no nos hallamos preparados para defender una sociedad tolerante contra las tropelías de los intolerantes, el resultado será la destrucción de los tolerantes y, junto como ellos, de la tolerancia. Con este planteamiento no queremos significar, por ejemplo, que siempre debamos impedir la expresión de concepciones filosóficas intolerantes; mientras podamos contrarrestarlas mediante argumentos racionales y mantenerlas en jaque ante la opinión pública, su prohibición sería, por cierto, poco prudente. Pero debemos reclamar el derecho de prohibirlas, si es necesario por la fuerza, pues bien puede suceder que no estén destinadas a imponérsenos en el plano de los argumentos racionales, sino que, por el contrario, comiencen por acusar a todo razonamiento; así, pueden prohibir a sus adeptos, por ejemplo, que prestan oídos a los razonamientos racionales, acusándolos de engañosos, y que les enseñan a responder a los argumentos mediante el uso de los puños o las armas. Deberemos reclamar entonces, en nombre de la tolerancia, el derecho a no tolerar a los intolerantes. Deberemos exigir que todo movimiento que predique la intolerancia quede al margen de la ley y que se considere criminal".

A partir del mismo, consultamos a dos expertos. Eduardo Infante, profesor de filosofía y escritor, cree que en las dos viñetas que se han compartido en redes "se produce una simplificación peligrosa de las ideas de Popper. Algo muy recurrente en redes sociales: tomar solo la parte que justifica mis ideas previas sobre un tema". Cree que antes de valorar su teoría es importante conocer los dos tipos de sociedades que el autor se planteaba en ese libro "por un lado una cerrada, organicista, totalitaria que caracteriza por tener normas no modificables (ejemplos de este tipo de sociedades para Popper son el marxismo o el totalitarismo) y otra abierta, que estimula la libertad, se basa en el ejercicio crítico de la razón y permite la discusión de sus normas" y considera sobre la teoría que "del hecho de que la tolerancia ilimitada sea potencialmente autodestructiva para una sociedad abierta, no se sigue que no debamos tolerar algún grado de intolerancia. Es decir, que pueda llegar a haber una excesiva tolerancia con el intolerante no implica que todo grado de intolerancia con el intolerante sea aceptable. Y este es el equívoco que ha llevado a algunos a sugerir que Popper está invitándonos a censurar un libro, un acto político o un medio de comunicación cuando se los considera intolerantes. Nada más lejos de lo que dice el autor, ya que este tipo de censuras son propias de las sociedades cerradas. No se puede sostener que Popper afirme que no deberíamos tolerar absolutamente ninguna manifestación de intolerancia".

Eduardo cree que el pensador sabía ya en 1945 que algunos usarían mal su principio, y que por eso escribió a renglón seguido "que siempre debamos impedir la expresión de concepciones filosóficas intolerantes; mientras podamos contrarrestarlas, mediante argumentos racionales y mantenerlas en jaque ante la opinión pública". "Es decir", continúa Infante "que no todo lo intolerante es intolerable, y que mucho de lo intolerante ha de ser combatido con el discurso racional, no con la violencia".

Por su parte, José Carlos Ruiz, doctor en Filosofía y profesor de la Universidad de Córdoba, también considera que las viñetas que se han compartido en Twitter son "interpretaciones sesgadas" de la teoría, aunque se inclina más por la segunda, puesto que "la primera imagen no es completa". En su interpretación de la teoría defiende que "la razón por la que Popper declara que no hay que tolerar a los intolerantes es porque no suelen estar preparados para argumentar a nivel racional, suelen renunciar al argumento racional y pueden incitar a los suyos a seguirles por medio de la violencia o de lo irracional y eso minaría la propia tolerancia".

Lo que desde luego queda claro es que el debate que se plantea como trasfondo de la paradoja de la tolerancia sigue vigente en cualquier ámbito 75 años después.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
33 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios