lazos afectivos

¿Eres de perros o de gatos? Un estudio revela que se parecen más de lo que se creía

Parece que son los grandes enemigos del mundo de las mascotas: hay quien es de más de perros que de gatos y viceversa

Foto: Un estudio desvela que los gatos y los perros se parecen más de lo que se creía. (Foto:  Anusha Barwa-Unsplash)
Un estudio desvela que los gatos y los perros se parecen más de lo que se creía. (Foto: Anusha Barwa-Unsplash)
Autor
Tiempo de lectura4 min

Parece que son los grandes enemigos del mundo de las mascotas: hay quien es de más de perros que de gatos y viceversa. Pese a que hay muchos amantes de los animales que optan por compartir su vida tanto con perros como con gatos, otros muchos lo tienen muy claro, y solo están dispuestos a convivir con una de estas dos especies. Jamás lo harán con la otra.

Sin embargo, y más allá de los gustos o preferencias personales, la ciencia está rompiendo argumentos sobre las diferencias entre estos dos animales, pues según un nuevo estudio publicado por Current Biology, estas dos mascotas podrían parecerse más de lo que se esperaba. Así, los investigadores de la Universidad de Oregón, Kristyn R. Vitale, Alexandra C. Behnke y Monique A.R. Udell, han llegado a la conclusión, a falta de más estudios específicos, de que los gatos, como los perros y los humanos, desarrollan apego hacia sus cuidadores.

A través de su estudio los científicos han demostrado empíricamente por primera vez que los gatos muestran los mismos estilos de apego con sus cuidadores que los bebés con sus padres y los perros con sus dueños, y para ello han llevado a cabo una "prueba de base segura" con gatos y sus dueños similar a la que en otras ocasiones la ciencia ha utilizado para estudiar los comportamientos de apego entre humanos o entre estos y sus mascotas.

El experimento, que consistía en analizar el comportamiento de las mascotas (de entre tres y ocho meses de edad) cuando estas pasan dos minutos en una habitación con su cuidador, dos minutos solos y después otros dos minutos junto al humano, ha desvelado que los gatos con "apego seguro" hacia su dueño se muestran menos estresados en presencia de esta y continúan tranquilos dividiendo su atención entre ellos y el entorno, mientras que los gatos con una situación de "apego inseguro" se mostraban nerviosos con el regreso del humano a la sala y reflejaban signos de estrés como pueden ser mover la cola o lamerse. En este caso, el animal o bien se mantenía alejado de la persona o bien se aferraba a la misma saltando sobre su regazo.

Apego similar a perros y humanos

Para realizar su estudio, los investigadores estadounidenses analizaron el comportamiento de 79 gatos, de los cuales 9 fueron imposibles de clasificar. Del total considerado finalmente, el 64,3% fue categorizado como un animal con una relación con base segura con su cuidador, mientras que el 35,7% fue clasificado como un gato unido con su dueño de forma insegura. De los gatos inseguros, un 84% eran ambivalentes, un 12% evasivos y un 4% desorganizados.

Además, los investigadores verificaron también que entre gatos mayores a un año, el porcentaje de ellos que fue capaz de establecer una relación con base segura con sus cuidadores y el que lo hizo con base insegura, es similar al los gatos pequeños (65,8% seguro, 34,2% inseguro) y también al que se desprende de investigaciones llevadas a cabo en niños humanos, que sitúa a los seguros en un 65% y a los inseguros en un 35%, y al de los perros, que está en un 58% de seguros y un 42% inseguros.

Un gato se posa en la cama de su cuidadora. (Foto: Adam Kuylenstierna-Unsplash)
Un gato se posa en la cama de su cuidadora. (Foto: Adam Kuylenstierna-Unsplash)

Es difícil que cambie la relación

Para determinar si estos estilos de apego podían predecirse según la educación percibida por cada gato, analizaron el comportamiento de una parte de los mismos después de someterles a un curso de seis semanas de sociabilización y capacitación. Este estudio determinó que es muy difícil que cuando un gato ha adquirido un modelo de sociabilización con su cuidador, cambie, pues las evidencias desvelan que aunque el refuerzo social es un factor que influye en su desarrollo, el modelo de apego parece relativamente estable en el tiempo.

"El estilo de apego del gato parece ser relativamente estable y está presente en la edad adulta. En entornos de itinerancia libre, tanto gatos como perros son especies sociales y viven solos o en grupos según las presiones ambientales y la disponibilidad de recursos", añade la investigación, que concluye indicando que las relaciones de apego de los gatos pueden extenderse hacia otras especies, pues "al igual que los perros, los gatos son sociales".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios