La razón por la que nunca debes lavar los platos a mano
  1. Alma, Corazón, Vida
¿qué es mejor?

La razón por la que nunca debes lavar los platos a mano

En caso de meterlos en el lavavajillas, ahorrarás mucha más agua y eliminarás todos los gérmenes que el estropajo no elimina

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

El lavaplatos es un instrumento básico en todas las cocinas. El hecho de meter tus platos sucios en un gran cajón y que al cabo de unos pocos minutos salgan brillantes parece magia. Normalmente posee un precio alto, ya no solo por el electrodoméstico en sí, sino también por el gasto en agua, por lo que muchas familias y compañeros de piso se lo ahorran y lavan su vajilla a mano.

Hasta aquí todo bien, pero ¿es realmente conveniente para la salud de tus platos y vasos? ¿Y para tu propia salud y la de tus hijos? Es fácil pensar que si los enjuagas a mano estás haciendo un favor al medio ambiente, cuando es justo al contrario, según 'The Reader's Digest'. En realidad, es más ecológico dejar el estropajo a un lado y encender el lavavajillas.

El lavavajillas puede calentar el agua hasta temperaturas extremas, lo que mata cualquier gérmen o agente microbiano

Según la Agencia de Proteccion Medioambiental norteamericana (EPA), el flujo estándar de un grifo de cocina es de 8,3 litros por minuto, una auténtica barbaridad. Y más teniendo en cuenta que puedes pasarte cerca de diez minutos fregando. ¡Eso equivaldría a 80 litros de despilfarro! En contraste, un buen lavavajillas no usa más de 20,8 litros (y algunos de ellos son tan eficientes que solo necesitan 11).

Si tu electrodoméstico se ha quedado antiguo y temes que gaste más agua de la necesaria, tampoco pasa nada: los más viejos solo usan de 37 a 56 litros. Además, los más nuevos que han salido al mercado tienen sensores que detectan la cantidad de suciedad que se desprende de los platos, utilizando solo la cantidad de agua necesaria hasta que salga limpia. En comparación, para gastar la misma cantidad de agua deberías lavar los platos en menos de dos minutos y medio.

Foto: Descubre qué es lo que ocurre dentro de tu lavaplatos que hace que la vajilla se limpie mal y gastes demasiada agua. (iStock)

Tampoco tiene que ver necesariamente con el hecho de gastar el menos agua posible. El lavavajillas puede calentar el agua hasta temperaturas extremadamente altas (entre 60 y 68 grados celsius), por lo que la desinfección total de los platos es evidente. Para hacerte a la idea, aunque fregaras con esa temperatura y usaras guantes, sentirías un calor achicharrante en las manos.

Argumentos en contra

En este sentido, ha habido polémica entre el mundo médico sobre cuál es la opción más sana desde el punto de vista pediátrico. Una investigación epidemiológica, publicada en 'Pediatrics', recalca que es conveniente que los más pequeños de la casa estén expuestos a los microbios en sus primeros años de vida. "Tu sistema inmune se estimula de muchas formas y se vuelve tolerante", afirma el doctor Bill Hesselmar, del Queen Silvia Children's Hospital de Gotemburgo (Suecia).

Un estudio citado en la anterior investigación mostró que los platos lavados a mano tienen más bacterias que aquellos que usan lavavajillas. Y esto, que es una ventaja total del electrodoméstico frente al método manual, hace que los niños estén expuestos a virus y microbios, su sistema se acomode y se vuelva ultrasensible, lo que puede acabar provocando la aparición de alergias. Además, los investigadores creen que las familias que lavan los platos a mano tienen un estilo de vida menos proclive a la aparición de enfermedades contagiosas. Estos son los datos. La decisión es tuya.

Virales
El redactor recomienda