28 de diciembre

Día de los Inocentes: un día de bromas en recuerdo de una matanza (bíblica) de niños

Cada 28 de diciembre España celebra su propio April Fools' Day, un día en el que puede llegar a ser difícil distinguir las bromas de la realidad

Foto: 'La matanza de los inocentes', de Girolamo Donnini
'La matanza de los inocentes', de Girolamo Donnini

En su tercera acepción, el diccionario de la RAE explica que 'inocente' es aquella persona "cándida, sin malicia y fácil de engañar", como un niño pequeño. Actualmente, el Día de los Santos Inocentes se celebra cada 28 de diciembre gastando bromas a todo el que se ponga por delante: los periódicos incluyen entre sus páginas titulares inverosímiles dignos de 'El Mundo Today', las aplicaciones de mensajería se llenan de bromas entre amigos y TVE emite la más que mítica gala de 'Inocente, inocente', cuya sintonía se tararea y silba cada año por cada esquina del país el día 28 de diciembre. Este año también vuelve, centrada en recaudar fondos para ayudar a niños con discapacidad física, intelectual o sensorial.

Niños y risas: este es el resumen del Día de los Inocentes. Pero el origen de esta celebración es algo más macabro: como casi todo lo que celebramos en España, la semilla de este día está en la religión. Cuenta la Biblia que cuando Jesús nació en Belén de Judea, allá por los tiempos del rey Herodes, llegaron de Oriente unos magos, los reyes magos, siguiendo una estrella y preguntando por el que sería el próximo rey de Israel. "Entonces Herodes, llmanado en secreto a los magos, indagó de ellos diligentemente el tiempo de la aparición de la estrella, y enviándolos a Belén dijo: 'Id allá y averiguad con diligencia acerca del niño, y cuando le halléis hacédmelo saber para que yo también vaya y le adore'". Y allá que partieron los reyes magos, a adorar al niño Jesús.

Sin embargo, "siendo avisados por revelación en sueños que no volviesen a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino" (Mateo 2:1-12). Lo que ocurrió después es el origen bíblico de esta 'celebración'. Tal y como relata la Biblia, "al darse cuenta Herodes de que aquellos sabios lo habían engañado, se llenó de ira y mandó matar a todos los niños de dos años para abajo que vivían en Belén y sus alrededores, de acuerdo con el tiempo que le habían dicho los sabios" (Mateo 2:16-18). Se trata de una historia que solo aparece en el Evangelio de Mateo, en el Nuevo Testamento.

Si bien solo aparece en uno de los cuatro evangelios canónicos, son muchos los artistas que plasmaron esta historia en sus cuadros: desde Peter Paul Rubens hasta Girolamo Donnini, pasando por Daniele da Volterra, Guido Reni, Rosario de Velasco, Matteo di Giovanni o Cornelis van Harlem. ¿Pero en qué momento se pasó a celebrar una matanza de niños como un día para hacer bromas?

Su origen parece coincidir con la Fiesta de los Locos francesa, que algunos historiadores señalan como 'semilla' medieval del teatro

Lo cierto es que todo es incierto: dicen algunas leyendas que fue en la Edad Media cuando se comenzó a conmemorar la crueldad del rey Herodes, mientras que otras hacen hincapié en que fue el recuerdo de esta anécdota bíblica en coincidencia con la Fiesta de los Locos (Fête des Fous), una mascarada pagana que se celebraba en el siglo XII en Francia. Era una fiesta derivada de las saturnalias romanas —la festividad del Imperio Romano en la que se celebraban los angostos (los días con menos luz y más cortos del año)— y que algunos historiadores ven como uno de los orígenes medievales del teatro.

En Estados Unidos, el April Fool's Day

En Estados Unidos algo similar se celebra el 1 de abril, jornada que se conoce como el April Fools' Day: su origen se remonta al siglo XVI, cuando el calendario gregoriano se instauró en Francia pero en las colonias protestantes de Estados Unidos aún se conservaba durante mucho tiempo una organización de los meses anterior a la modificación del papa Gregorio XIII, celebrando el año nuevo del 25 de marzo al 1 de abril. Para tomar el pelo a los americanos, los galos comenzaron la tradición de hacerles regalos y bromas en un día que para ellos no tenía ninguna connotación festiva.

En Galicia, por ejemplo, este día se celebra el 'Día dos Enganos' (Día de los Engaños): "O un de abril os burros van donde non teñen que ir", que dice el dicho. "El uno de abril los burros van a donde no tienen que ir" significa en castellano. Tal y como recogen en la publicación 'Sermos Galiza', fue Ramón Otero Pedrayo quien en uno de los tomos de 'Historias de Galiza' explica que la comunidad autónoma sí se sumó a esta tradición que se celebra en muchos países europeos y que consiste en hacer bromas y engañar para que "los burros" acaben "donde no tienen que ir". También en Menorca se celebra el primero de abril: el 'Día d'enganyar' (Día de Engañar) es consecuencia de la ocupación inglesa durante el siglo XVIII: este día surgen multitud de noticias falsas como ocurre el 28 de diciembre en el resto de España.

Una broma en Copenhague por el 1 de abril, April Fools' Day
Una broma en Copenhague por el 1 de abril, April Fools' Day

Lo de 'correr' el día 1 de abril no es exclusividad gallega, por otra parte. En Dinamarca las bromas del primer día de este mes se hacen desde el siglo XVIII con el objetivo de hacer correr a alguien y esto se trasladó a los medios de comunicación ya en el siglo XX, convirtiendo las bromas en noticias ficticias: en 2001 una colaboración entre el diario sensacionalista 'Ekstra Bladet' y la cadena de cafés Gevalia se convirtió en algo más que una noticia falsa: aseguraban que uno de los vagones del Metro de la ciudad se había salido de la pista y había terminado en Rådhuspladsen, la plaza donde se encuentra el Ayuntamiento, en Copenhague.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios