Cómo se resolvió el enigma del esquiador perdido en los Alpes 60 años después
  1. Alma, Corazón, Vida
UNA NUEVA ERA FORENSE

Cómo se resolvió el enigma del esquiador perdido en los Alpes 60 años después

Henri le Masne apareció tras más de seis décadas sin saber nada de su paradero gracias a un llamamiento de la policía a través de la comunidad virtual

Foto: Vista de la pista de esquí de Zermatt, en los Alpes suizos. (EFE)
Vista de la pista de esquí de Zermatt, en los Alpes suizos. (EFE)

La nieve desvela secretos que solo el tiempo pudo ocultar. Las historias de las personas que perdieron la vida en su intento por encaramarse a la cumbre están plagadas de misterio. Por otro lado, nadie diría que desapariciones acaecidas hace más de 60 años saldrían a la luz, todo gracias a las redes sociales y a los últimos avances en tecnología de ADN. Esta es la historia de Henri le Masne, un esquiador de 35 años que pereció en los Alpes italianos el 26 de marzo de 1954.

Sus propiedades fueron encontradas en el monte Cervino, según la policía estatal italiana: los esquís, un reloj, algunas prendas de vestir y sus anteojos. Sin embargo, en aquellas fechas los servicios de seguridad y rescate no pudieron hallar los restos biológicos, ya que calcularon que estaban mucho más arriba, a más de 3.050 metros de altura sobre el nivel del mar. Ahora, trece años después, 'The Independent' asegura que lo han descubierto en un glaciar en la localidad italiana de Valtournenche.

Amaba la soledad de las montañas. Era lo que le llevaba a practicar senderismo o esquí

Las pesquisas para encontrar sus restos comenzaron en 2017. Se descubrió que se trataba de un hombre de entre 30 y 35 años de edad. Los expertos en tecnología de investigación del ADN hallaron, a partir de su ropa y útiles para hacer esquí, que podría haber muerto a finales de invierno o principios de primavera. También sospecharon que podía ser francés y que murió en algún momento de la década de los 50. El mes pasado, el fiscal en el valle de Aosta publicó estos hallazgos de la investigación en su página de Facebook y pidió a sus seguidores que movieran la información. La policía compartió la publicación a través de sus redes y pronto se volvió viral, difundida a su vez por los medios de comunicación. En unas pocas horas, una señora francesa llamada Emma Nassem respondió a la publicación alegando que podía ser su tío.

"Una mujer dijo que creía estar segura de conocer la identidad del hombre: había escuchado un programa de radio francés en el que la policía italiana hizo el llamamiento", comenta la policía estatal en un comunicado. Emma Nassem declaró que el hombre podía ser su tío, Henri le Masne, quien desapareció en 1954, según 'The Guardian'. Los cuerpos de seguridad contactaron con su padre, Roger le Masne, de 95 años, quien les proporcionó la prueba definitiva: una muestra de saliva que se correspondía con el ADN de Henri, quien desapareció el 26 de marzo de 1954, el día de su trigésimoquinto cumpleaños.

Foto: Este sería el aspecto real de Otzi. (CC)

Henri le Masne trabajaba en el Ministerio de Finanzas, vivía en París y era un intrépido aventurero que no se perdía una sola oportunidad para subir a las montañas de los Alpes. "Amaba la soledad de las montañas. Era lo que le llevaba a practicar senderismo o esquí", informó la policía italiana. "Los peligros de la montaña no le asustaban. Hemos podido reconstruir la historia de un hombre enterrado en nuestras montañas durante más de 60 años". Con este hallazgo, se vuelve a demostrar la potencia de la tecnología del ADN como herramienta crucial para arrojar luz sobre sucesos del pasado.

No es el primer caso, ni mucho menos el más dilatado en el tiempo. Esta nueva tecnología permitió hallar los restos de un bebé que murió en Alaska hace unos 11.500 años, lo que les está permitiendo a los científicos echar un vistazo a la genética de los antepasados de los pueblos que poblaron las Américas por primera vez.

Tecnología ADN Nieve Primavera Ropa
El redactor recomienda