Es noticia
Menú
Las cuatro cosas que nunca habrías imaginado que podrían matarte
  1. Alma, Corazón, Vida
la apariencia a veces engaña

Las cuatro cosas que nunca habrías imaginado que podrían matarte

Sabemos de sobra que todo en exceso es malo. Sin embargo, hay sustancias en principio no dañinas cuyo abuso puede mandarte al otro barrio

Foto: Bebe con moderación, incluso el agua. (iStock)
Bebe con moderación, incluso el agua. (iStock)

Las circunstancias de la muerte del Felipe I el Hermoso siguen siendo a día de hoy un misterio. Se ha especulado con el envenenamiento o la peste, pero la cultura popular tiene otro culpable: el agua fría. Quizá hayas oído alguna vez la archiconocida frase “no bebas agua fría que un rey se murió de eso”. Supuestamente, el monarca había estado jugando a la pelota y tenía tanta sed que no le importó su baja temperatura. En pocos días, desarrolló un cuadro de neumonía y falleció súbitamente.

En una carta enviada por uno de los médicos que le atendió se describen algunos de los síntomas: “Estábase con la calentura y con sentimiento en el costado, y escupía sangre. Y se le hinchó la campanilla tanto que apenas podía hablar”. Puede que las descripciones de la época y las investigaciones posteriores hayan echado por tierra la teoría popular. No obstante, podemos extraer de ella una advertencia provechosa: uno puede morir de maneras que nunca esperaría.

Demasiada agua

Sin ir más lejos, uno puede fallecer por exceso de agua. El nombre técnico es hiponatremia y está asociado al ejercicio prolongado. Ocurre cuando la concentración de sodio en sangre cae a un nivel muy bajo, provocando una rápida y peligrosa inflamación del cerebro que puede resultar en convulsiones, un coma y, finalmente, la muerte. Sí, es difícil que pase, pero se han dado casos reales. 'The Washington Post' recoge la desdicha de Zyrees Oliver, un adolescente que bebió 15 litros entre agua y bebidas energéticas durante el entrenamiento de fútbol americano en su colegio de Atlanta. Empezó a sentirse mal y llamó a su madre porque no podía conducir. Ya en casa, su cuerpo dijo basta y le tuvieron que llevar al hospital en helicóptero.

Hay que ser muy cafre para morir por exceso de viagra: si la dosis recomendada es de 50 miligramos, la letal es de 33 gramos

“La muerte por sobrehidratación es rara, pero también prevenible. Simplemente necesitas beber menos. Sin embargo, a veces es más fácil decirlo que hacerlo con todos los consejos contradictorios y a menudo incorrectos que existen sobre la cantidad de agua que debes consumir después de una actividad intensa”, señala el artículo. Al respecto, un estudio de 2011 publicado en el 'British Journal of Sports Medicine' recomienda beber solo cuando uno tiene sed: “No es algo que tengas que obligar a tu cuerpo a hacer”.

¿Se puede morir al tomar viagra?

placeholder No te pases. (iStock)
No te pases. (iStock)

Otro dicho popular nos advierte de que todo en exceso es malo. Y, si no, que se lo digan al suegro de Felipe el Hermoso, Fernando I el Católico, que al parecer, y según las últimas investigaciones, murió por el abuso de un producto afrodisíaco llamado cantárida, que pudo causarle daños en la circulación sanguínea. Si llevamos el suceso a nuestros días nos encontramos, en efecto, con el exceso de viagra. Hay que ser muy cafre para morir, pues si la dosis recomendada es de 50 miligramos, la letal, calculan los expertos, se acerca a los 33 gramos. No obstante, no sabemos cuántas píldoras se tomó un turista en Dubái antes de embarcarse en una maratón sexual de 12 horas y de morir por sobredosis, según informa la prensa local.

Sobredosis de cafeína

placeholder La sobreestimulación es uno de los efectos más conocidos de la cafeína. (iStock)
La sobreestimulación es uno de los efectos más conocidos de la cafeína. (iStock)

La cafeína te despierta y te permite concentrarte mejor, a menos que consumas entre 300 y 500 miligramos de una sentada. De darse el caso, sufrirás una intoxicación aguda y, por ende, más nerviosismo, insomnio, sobreestimulación y puede que algún trastorno gastrointestinal. Pero, en principio, nada grave. En cambio, si elevas la cifra a los 11,15 gramos, ya hablamos de sobredosis. Le ocurrió a un británico de 23 años que tuvo la brillante idea de consumir dos cucharadas de esta sustancia y “aligerarla” con una bebida energética. Al parecer, consumió el equivalente a 70 latas de Red Bull.

Las picaduras

Al contrario que los anteriores ejemplos, sabemos de sobra que las picaduras de avispa o abeja son dañinas. No tienen otra razón de ser. En España mueren alrededor de 20 personas al año por esta causa, en general por una reacción alérgica. Sin embargo, las estadísticas también esconden casos cuando menos peculiares. Por ejemplo, un ciudadano noruego falleció en Mijas este verano tras sufrir una gran cantidad de picaduras de abeja. Se calcula que para morir una persona debe recibir unas 10 por cada medio kilo de peso. Echad la cuenta...

Las circunstancias de la muerte del Felipe I el Hermoso siguen siendo a día de hoy un misterio. Se ha especulado con el envenenamiento o la peste, pero la cultura popular tiene otro culpable: el agua fría. Quizá hayas oído alguna vez la archiconocida frase “no bebas agua fría que un rey se murió de eso”. Supuestamente, el monarca había estado jugando a la pelota y tenía tanta sed que no le importó su baja temperatura. En pocos días, desarrolló un cuadro de neumonía y falleció súbitamente.

Muerte
El redactor recomienda