La cadena del baño no funcionaba

Se queda atascada en la ventana del baño de su cita después de tirar su propia caca

Fue al baño tras cenar en casa de su cita de Tinder y la cadena no funcionó, así que tiró sus excrementos por la ventana. Al percatarse de que no conducía al jardín, fue a recogerlos y se quedó atrapada en ella hasta que llegaron los bomberos

Foto: La víctima del suceso escatológico (Liam Smith)
La víctima del suceso escatológico (Liam Smith)

Lo malo de las citas es que sabes cómo empiezan pero no cómo acaban. Algunas pueden arrancar con una agradable cena y, sin embargo, terminar en desastre porque uno de los dos ha mentado al innombrable ex. En otras, en cambio, es por ir al baño y que no funcione la cadena.

Algo así le ha sucedido a una joven de Bristol en su cita con un estudiante que conoció a través de Tinder. “Pasamos una buena noche, cenamos en un famoso restaurante de pollo, nos tomamos unas cervezas y luego volvimos a mi casa para ver una película”, cuenta el anfitrión Liam Smith a la cadena británica BBC.

En un momento, su cita tuvo que ir al baño pero cuando fue a tirar de la cadena, no funcionaba. Y no, no había ido a hacer pis, así que, en un arranque de lucidez, decidió envolver sus heces en una bolsa de plástico y lanzarlas por la ventana para solucionar el problema. Por desgracia, era una ventana doble que “no se abría al jardín exterior”, explica el estudiante. Así que la bolsa con el oloroso regalo quedó entre el hueco existente entre los dos cristales.

El momento del heroico rescate (Liam Smith)
El momento del heroico rescate (Liam Smith)

“Cuando volvió del baño tenía una mirada de pánico y me contó lo que había pasado”, explica Smith, que en su momento decidió ir a por un martillo para romper la ventana y recuperar el paquete indecente. Sin embargo, quizá movida por la culpabilidad de que sus excrementos descansaran olvidados para siempre en el hueco del baño de otra persona, la chica, que obviamente ha decidido permanecer en el anonimato, ser armó de valor y se metió a por ellos de cabeza.

En esa posición le pasó la bolsa de plástico a su anfitrión y le pidió que la ayudara a salir, pero ya estaba atascada. Fueron los bomberos los que, “después de recomponerse”, tuvieron que hacerse cargo y finalmente, consiguieron sacarla sin herida alguna.

Liam Smith en una entrevista en la BBC.
Liam Smith en una entrevista en la BBC.

Una historia para contar a los nietos

El coste para arreglar la ventana rota fue de 300 libras, dinero del que Smith cuenta que no disponía. Decidió entonces hacer un crowdfunding en el que ha contado la historia y gracias al cual ha recaudado más de 1.200 libras.

Según publica la BBC, entre los dos han decidido repartir el dinero extra entre dos organizaciones caritativas, una de apoyo a los bomberos y otra que fabrica y mantiene en países en desarrollo baños cuyas cadenas funcionan. Lo que sea necesario para evitar que la historia se repita.

El hueco donde aterrizaron las heces (Liam Smith)
El hueco donde aterrizaron las heces (Liam Smith)

¿Y qué ha pasado con su prometedora historia de amor? Según cuenta Liam Smith, se han vuelto a ver desde entonces y, aunque es muy pronto para saberlo, asegura que es una chica encantadora y “quién sabe lo que deparará el futuro”. “Además, ya hemos superado lo más difícil”.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios