¿Dónde está Kim Wall? La periodista que se montó en un submarino y desapareció
  1. Alma, Corazón, Vida
EL MISTERIO TIENE EN VILO A DINAMARCA

¿Dónde está Kim Wall? La periodista que se montó en un submarino y desapareció

La Fiscalía danesa ha presentado cargos contra el capitán del sumergible en el que se embarcó la periodista sueca la última vez que fue vista

Foto: La reportera Kim Wall se encuentra en paradero desconocido. (EFE)
La reportera Kim Wall se encuentra en paradero desconocido. (EFE)

¿Dónde está Kim Wall? La pregunta acapara titulares de medio mundo y tiene en vilo a toda una nación, Dinamarca. Desde que el pasado jueves la periodista se embarcase en el puerto de Copenhague en un submarino de fabricación casera para hacer un reportaje sobre el dueño y el constructor del mismo, nadie la ha vuelto a ver. Su misteriosa desaparición provoca teorías que, de momento, señalan al capitán del submarino, Peter Madsen, como el único culpable.

Una fotografía atestigua que la reportera, habitual de diarios como 'The New York Times' o 'The Guardian', fue vista por última vez entrando al sumergible. Al percatarse de que no regresaba, su novio alertó a las autoridades y ahí comenzó la operación de búsqueda con dos helicópteros, tres barcos y otras tantas embarcaciones privadas que de momento no ha dado resultado.

La policía danesa no ha hallado ni rastro de la reportera, ni en el interior de la nave, ni en el mar ni en la isla en la que supuestamente desembarcó

Según la reconstrucción de los hechos, Wall se citó en la tarde del pasado jueves con Madsen para conocer el UC3 Nautilus, sobre el que la joven sueca preparaba un artículo. Ambos se embarcaron en la nave y a partir de aquí la historia se empieza a torcer. Poco después de zarpar, el submarino se hundió. Un problema con el tanque de lastre, según el capitán. Madsen fue rescatado, pero de la reportera no se ha hallado ni rastro, ni en el interior de la nave, ni el en mar ni en Refshaleoen, la pequeña isla donde el dueño dice que desembarcó antes del suceso.

Sin pistas sobre el paradero de la periodista

El UC3 Nautilus, que fue construido a través de 'crowdfunding' y era famoso por ser el submarino privado más grande del mundo (18 metros de eslora y 40 toneladas de peso), tardó 30 segundos en hundirse. "Ni siquiera pude cerrar las escotillas. Aunque supongo que no está mal, porque de otra forma todavía estaría yo allí abajo”, asegura Madsen en 'The Guardian' refiriéndose al fondo marino. Tras ser localizado en la bahía de Koge, a siete metros de profundidad, el navío fue transportado a tierra firme. En una primera inspección, las fuerzas de seguridad no encontraron ningún cuerpo a bordo ni ningún indicio que aclare qué pasó con Wall.

El UC3 Nautilus se hizo famoso en 2008 por ser el submarino privado más grande del mundo. (EFE)
El UC3 Nautilus se hizo famoso en 2008 por ser el submarino privado más grande del mundo. (EFE)

Aunque Madsen se declare inocente, la policía danesa sospecha que hundió el navío a propósito (quizá para ocultar las pruebas) y que podría tener algo que ver con la desaparición de su acompañante. Asimismo, asegura que el capitán ya ha cambiado su primera versión de los hechos (lo de que la dejó en una isla a petición suya), aunque no ha especificado su nuevo argumento. Por el momento, se encuentra en prisión preventiva durante 24 días. En concreto, la fiscal ha presentado cargos por homicidio “por haber matado de forma desconocida y en un lugar desconocido a la periodista sueca”, un delito con una condena de entre cinco años de cárcel y cadena perpetua.

Pedimos a Dinamarca que emplee todos sus recursos para llevar a cabo una investigación sobre el destino y el paradero de Wall

La acusación pone de manifiesto que aun quedan demasiadas incógnitas —demasiados 'desconocidos'— por resolver para que el caso termine en una sentencia firme. La policía reconoce que la reportera sigue desaparecida y, aunque espera encontrar a Wall con vida, asegura estar preparada para que no sea así. Por su parte, el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ) pide a las autoridades danesas que “sigan empleando todos sus esfuerzos y recursos para llevar a cabo una investigación exhaustiva sobre el destino y el paradero de Kim Wall” y matiza que “Dinamarca no debería ser considerada peligrosa para los periodistas”.

Las primeras inspecciones no han dado con Kim Wall. (EFE)
Las primeras inspecciones no han dado con Kim Wall. (EFE)

La familia de la reportera asegura haber recibido con gran consternación la noticia. Mientras, el caso atrae la atención de medios y público, que, por el momento, lo único que pueden hacer es especular sobre las intenciones de Madsen. Lo que ocurrió entre el momento en que el submarino zarpó y se hundió, cuando reportera y capitán estaban solos, va camino de convertirse en un misterio de la talla de otras sonadas y tortuosas desapariciones como las de Madeleine McCann o Diana Quer.

Sucesos Dinamarca Misterios Submarinos Social
El redactor recomienda