QUÉ PASÓ TRAS LA MUERTE DEL MANDATARIO

La venganza de Moctezuma: la escatológica amenaza que casi acaba con los españoles

Reencarnación tras reencarnación, el emperador azteca se ha dedicado a dar la “brasa” con una curiosa venganza que afecta a toda la comunidad blanca

Foto: Todavía no sabían lo que les esperaba... (Wikimedia Commons)
Todavía no sabían lo que les esperaba... (Wikimedia Commons)

Estaba el venerable Moctezuma en lo alto de su espectacular palacio en Tenochtitlan –la horizontal y espectacular ciudad palafito construida sobre el lago Texcoco–, cuando al parecer, inducido por Hernán Cortes para calmar a un enojado populacho alterado ante las exigencias del nuevo orden impuesto por los conquistadores, recibió una imponente pedrada tamaño 'king size' que le hizo perder pie y dar con su osamenta en el crudo pavimento. De tal guisa quedó el interfecto que la inicial sorpresa general de estupor se tradujo en pavor e indignación y la turbamulta, enardecida ante el fatal desenlace, se sublevó contra los españoles armándose un bochinche incontrolable.

Aún hoy, no se sabe si el atribulado rey emperador azteca fue pasto de un atinado pepinazo atribuido a un fino tirador guipuzcoano inserto entre la tropa española (la hipótesis de Salazar) o en su defecto, fue privado de su gravedad por una piedra lanzada a mano por un súbdito cabreado por tanta concesión. Díaz del Castillo, el cronista de los relatos de Cortes, da la versión del fraile de la Merced que a la sazón lo acompañaba, en la cual se dice que el mandatario mexica se habría provocado un suicidio asistido con una sustancia que le habría paralizado sus funciones vitales. Es una hipótesis sin mas.

El mito tiene su origen en una presunta barbacoa a la que fueron invitados de buen grado los españoles

Lo cierto e inapelable es que el joven rey emperador pasó a mejor vida, e inició la leyenda que ha perdurado como la “Venganza de Moctezuma”. El caso es que, al parecer, Moctezuma no pudo canalizar su cabreo contra los españoles por la cosa del rigor mortis, y reencarnación tras reencarnación se ha dedicado a dar la “brasa” con una curiosa venganza que afecta a toda la comunidad llamada "racialmente" blanca.

Adiós al halo de divinidad

Esto es, al margen de los análisis que pudiera merecer a las partes el hecho colonizador y las consecuencias que se derivaron de aquella cruenta guerra de conquista –el prestigioso doctor en filosofía, Juan Gutiérrez, ex profesor de esta mágica disciplina en la universidad de Hamburgo, con su llaneza habitual y su ponderado y ecuánime juicio de las cosas telúricas, dice (sic) que el poder es muy cabrón– , Moctezuma, el malhadado emperador azteca, desde el lugar donde está ubicado en su presencia invisible, allá donde el tiempo no tiene edad, se revuelve de vez en cuando y con su espada flamígera, genera severos disturbios intestinales a aquellos que osan probar la excelente gastronomía mejicana sin tomar algunas precauciones.

Se trata de una expresión popular que hace alusión a las manifestaciones diarreicas del viajero, causadas por la falta de acondicionamiento

La escatológica leyenda tiene su origen en una presunta barbacoa a la que fueron invitados de buen grado los españoles, y que, sin malas intenciones por parte de los antiguos mexicas, derivó en una fuga masiva a los arbustos más próximos. Está claro que las especies locales fueron el detonante de aquella precipitada retirada que se tradujo finalmente en una incontenible cagalera; lo cual redujo el halo de divinidad que presidia a los españoles de aquel entonces ante tan humillante derrota.

Retrato de Moctezuma Xocoyotzin. (Wikimedia Commons)
Retrato de Moctezuma Xocoyotzin. (Wikimedia Commons)

En otras palabras, la "Venganza de Moctezuma" no deja de ser una expresión popular que hace alusión a las manifestaciones diarreicas del viajero, causadas por la falta de acondicionamiento del sistema inmunológico y en el quizás pudiera tener una relativa influencia una manipulación inadecuada de los alimentos. Esto último, de manera puntual.

Derrotados por una barbacoa

Una de las versiones que más incidencia ha tenido –al menos en el ámbito científico–, es aquella que enuncia la carencia de la vitamina B3 (niacina) en el temprano tratamiento del maíz durante su procesamiento. Al parecer, los primeros españoles que hollaron Centroamérica daban el mismo tratamiento en la elaboración para consumo al trigo y al maíz, prescindiendo el proceso de nixtamalizacion.

Al menos, los campesinos se divirtieron un rato viendo corretear a los españoles de aquí para allá aligerando toxinas

La nixtamalización es un proceso a través del cual se realiza la cocción del maíz con agua y un corte de cal, de la que se deriva el nixtamal que, tras ser molido, da origen a la harina con la que se confeccionan los famosos tamales. Se utilizan 15 gramos de cal por cada medio kilo de maíz. Posteriormente, se hierve la mezcla durante 15 minutos y se pone a reposar durante un par de horas al sol; tras esta operación, el maíz se lava bien con agua fría.

Los estómagos españoles no estaban preparados. (iStock)
Los estómagos españoles no estaban preparados. (iStock)

Bueno, pues esta acepción interpretable de lo acontecido por aquel entonces daba como resultado unos malestares que concluían con el afectado en posición genuflexa, frecuentemente durante varios días, pasándolas canutas ante la invasión ácida sobrevenida y por la insistencia de la cagalera por pasar siempre por el mismo sitio. Pero bueno, para ello estaba el limón, secreto que tardaron en trasmitir a los españoles por razones obvias.

El maíz, culpable

El caso es que la sustracción de este proceso aparentemente tan elemental generaba en los españoles unos disturbios gastrointestinales que no eran pecata minuta. A la postre, los campesinos que producían el maíz –y que ya no eran propietarios del mismo–, tuvieron que tragar con el no-tratamiento adecuado del cereal y envainársela. Al menos se divertían un rato viendo corretear a los españoles de aquí para allá aligerando toxinas.

Tal vez Moctezuma no fuera tan implacable con su venganza, pues en el siglo XVI los españoles, y en el XVII en toda Europa, la humanidad comenzaría una nueva revolución agrícola con la prolífica ingesta del maíz; eso si, tratado correctamente.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios