el acoso sexual es UN HECHO, PERO NO lo es TODO

Ni tetas ni tocamientos: los Sanfermines solo son fiesta (y no es lo que nos venden)

Las noticias de las fiestas de Pamplona dan una imagen de la celebración que no es real. Lo cuentan unos jóvenes que han ido, una de las tabernas más famosas de la capital y la Policía

Foto:

Si solo leemos los medios de comunicación, entenderemos que los Sanfermines se componen únicamente de violaciones, agresiones sexuales, desfase y alcohol. Las fotos de mujeres desnudas, tocamientos y borrachos acaparan las portadas de la mayoría de periódicos nacionales y abren casi todos los telediarios. Los que no han acudido nunca a la fiesta más popular de Pamplona solo cuentan con esta información para hacerse una idea de cómo es el ambiente en la capital de Navarra. Pero ¿y si no es todo tan oscuro como se pinta en los mass media?

Un grupo de jóvenes de 26 años ha ido estos días a San Fermín. Mariano y Alfonso son ingenieros, Pablo es profesor de Educación Física. Son tres del medio millón de personas que han acudido a la celebración este 2017, que acabará el viernes 14 de julio. La versión de lo que han visto contrasta radicalmente con la que nos venden todos los años, pues el desfase es el mismo que el de cualquier fiesta de pueblo. Así lo asegura Pablo: "No hemos visto nada fuera de lo común. A ciertas horas de la mañana, las calles olían a orín, pero nada más. Estas fiestas son como las de los pueblos pero a un nivel superior, masificado".

Es simplemente un macrobotellón por toda la ciudad. No hemos visto ni un pecho, la verdad. De todo lo que sacan los medios, nada

Mariano opina lo mismo: "Era el primer año que íbamos y nos esperábamos mal ambiente y chicos muy pasados que intentarían acosar a las mujeres en cada esquina. Pero nada más lejos de la realidad. No digo que no ocurra, ni mucho menos, pero es cierto que si solo lees los medios piensas que se cometen delitos en cada esquina, y no es así". Alfonso imaginaba que iba a encontrar a mujeres haciendo topless, como ha visto los últimos años en la televisión: "Es simplemente un macrobotellón por toda la ciudad. No hemos visto ni una tetilla, la verdad. De todo lo que sacan los medios, nada. Y eso que hemos estado en las zonas más masificadas, como la Plaza del Castillo, alrededor de la plaza de toros, en la fuente de Navarrería...".

Ojo, que no hayan visto nada en los cuatro días que han estado no significa que no ocurra. "Luego veo vídeos y la verdad es que alucino, porque nosotros no nos encontramos nada de eso. No digo que no ocurra, pero creo que es algo aislado, y sacándolo así en los medios parece que ocurre en cualquier esquina de Pamplona, pero no", afirma Pablo, quien reconoce que firmó en la furgoneta que había en el centro de la ciudad destinada a recabar apoyos contra el acoso femenino: "Había muchísima cola, con tres ventanillas; la gente está muy concienciada". "Ahora está en auge la defensa del feminismo, y yo creo que se tiende a exagerar lo que ocurre para darle importancia e intentar concienciar a la población", nos cuenta Alfonso, que también firmó por la causa.

"Acosadores hay en todos lados"

Los días que han estado de fiesta ni siquiera han dormido bajo techo: han decidido descansar en la piscina municipal, donde el buen rollo era la tónica general. "La ciudad ni siquiera está tan atestada como parece en las fotos y vídeos, que dan la sensación de que no se puede ni andar. Había gente, sí, pero caminábamos perfectamente por las calles", asegura Mariano.

Estos jóvenes estuvieron acompañados además por un grupo de cinco chicas del País Vasco, de edades comprendidas entre los 20 y 23 años. Y, una vez más, se sorprendieron: "Ningún tío intentó increparlas ni acosarlas. Ni mucho menos. Ahí cada uno va a lo suyo, a pasárselo bien. Ellas estaban un poco preocupadas por lo que pensaban que era la fiesta, pues era su primer año, pero al segundo día se percataron de que no corrían tal peligro, o al menos no tanto como, desgraciadamente, cualquier noche de fiesta en su ciudad", añade.

Estuvimos con un grupo de chicas y ningún tío intentó increparlas ni acosarlas. Ahí cada uno va a lo suyo, a pasarlo bien

La opinión de estos chicos concuerda con la que nos dan desde Casa Otano, una de las tabernas de pinchos más famosas y visitadas en Pamplona en estas fechas. "El problema es el alcohol, claramente. Aquí no ocurra nada que no pase en cualquier sitio", cuenta Ana, trabajadora del local. "El ambiente es muy bueno, de fiesta. Lo malo es que la gente se pasa con la bebida, pero vamos, aquí y en todo el planeta; los hay que no saben beber. Además, 'animales' hay en todo el mundo, tíos que van de macho alfa acosando a las mujeres".

En este restaurante tienen tres personas de seguridad, y aseguran que nunca han tenido problemas: "Hay chicos que quieren tocar el culo a algunas mujeres, pero durante las fiestas de San Fermín como cualquier otro fin de semana. No es algo excepcional de estas celebraciones ni de Pamplona", añade Ana.

Policía: "Esto no es Sodoma y Gomorra"

Las opiniones de los jóvenes y de la taberna, que han vivido en primera persona San Fermín, concuerda a la perfección con lo que nos cuenta Jesús Bariáin, responsable de comunicación de Policía Municipal de Pamplona. "Obviamente, los datos de las denuncias que salen en prensa son llamativos, y no son para engañosos. Pero el problema es que esto gana a lo que es la fiesta en realidad. No tiene sentido que tenga tanta repercusión negativa", dice Bariáin, quien hace énfasis en el siguiente mensaje: "Con un solo caso que se produzca, la imagen de la fiesta de Pamplona se ve contaminada. Pero entre eso y lo que ocurre en verdad hay una gran distancia. El tratamiento de los medios no es del todo acertado. Dan imagen de que esto es Sodoma y Gomorra, y no es así".

A jueves 13 de julio, sexto día de los Sanfermines, la Junta Local de Protección Civil de Pamplona contabiliza en once las denuncias por agresiones; y ya son ocho los arrestados por este motivo, según informa en un comunicado el Ayuntamiento de la capital. "Los datos son reales, quiero dejarlo claro –afirma Bariáin– pero no es la imagen de la fiesta ni mucho menos. Hablo con cientos de personas todos los días que me trasmiten este pesar".

Los datos de las denuncias son llamativos y nada engañosos, pero no tiene sentido que tengan tanta repercusión negativa

El policía asevera que, a pesar de que cualquier agresión sexual es muy grave, la mayor parte de las que se han producido este año no han sido de gran importancia, siempre teniendo en cuenta que todas son inaceptables. Bariáin se refiere a que las denuncias son por tocamientos o improperios. "Un solo suceso de este tipo ya es negativo, pero de ahí a la imagen que se ha dado hay una distancia abismal. No tiene nada que ver la real con la que venden los medios. No obstante, hay están las cifras, y ojalá que llegue el día en el que pueda decir que no se ha producido ninguna agresión".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios