La madre que ha denunciado la Ley de Familia Numerosa: “Nos toman el pelo”
  1. Alma, Corazón, Vida
el gobierno aprobó su inclusión en 2008

La madre que ha denunciado la Ley de Familia Numerosa: “Nos toman el pelo”

El TSJ de Madrid rechaza que las familias monoparentales con dos hijos sean reconocidas por dicha ley. Los expertos lo ven discriminatorio y urgen al Gobierno a legislar sobre esta realidad

Foto: Efraína Fernández prepara la cena mientras gestiona el cuidado de sus dos hijos. (D. B.)
Efraína Fernández prepara la cena mientras gestiona el cuidado de sus dos hijos. (D. B.)

El gran reto diario de Efraína Fernández es hacer la cena sin que Marcos, su hijo mayor, se abrase una mano en la vitrocerámica mientras controla que Elsa, la menor, no ponga a arder las bandejas del horno. La tarea requiere coordinación y muchos reflejos. Efraína no tiene a un marido o pareja que la ayude a gestionar a sus dos hijos. En realidad, esos niños ni siquiera tienen padre. Ella es madre soltera por elección y es la persona que, entre malabarismos domésticos, está abanderando la lucha para que la Ley de Protección a las Familias Numerosas deje de "discriminar" a las familias monoparentales. Una guerra judicial que, de ganarse, daría un vuelco al concepto de familia de un modo parecido al que supuso la legalización del matrimonio homosexual.

"Una vez más, la sociedad ha adelantado a los jueces y a los políticos. Van al menos ocho años tarde y aun así se resisten a aceptar la nueva realidad", suspira Fernández. Esta semana, el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Comunidad de Madrid ha desestimado su recurso para que las familias monoparentales con dos hijos sean reconocidas como familia numerosa, confirmando la sentencia emitida en octubre de 2015. Así, todas aquellas mujeres (y hombres) que sean madres (y padres) en solitario y tengan dos hijos o más deberán seguir criando a sus pequeños sin ninguna ayuda.

Mi caso es idéntico al de las viudas con dos hijos. Ellas tienen los beneficios de ser familia numerosa y yo no. Se me discrimina por ser soltera y no viuda

"Mi caso es idéntico al de las mujeres viudas con dos hijos. El juez considera que yo estoy sola por elección y las viudas no. Y es verdad. Pero eso no quita que mi situación y la de muchas otras personas sea idéntica: tenemos que criar a dos hijos solas. Ellas tienen los beneficios de ser familia numerosa y yo no. Por lo tanto, se me está discriminando por mi estado civil, por ser soltera y no viuda, y eso va en contra de la Constitución", resume Fernández, que casualmente es abogada y se ha representado a sí misma en el proceso. "La negativa del TSJ no solo me perjudica a mí y a quienes están en mi situación (descuentos en las facturas de agua y luz, IBI, etc.), sino a los niños, a los que se niega beneficios como tener un punto más a la hora de obtener plaza en un colegio, pagar la mitad de tasas en la educación, o los descuentos en museos y actividades culturales. Quizás en vez de llevar a mis hijos al museo una vez al mes podría llevarlos tres. Es algo tan evidente y que afecta a tantas personas que pronto tiene que caer por su propio peso", continúa.

De hecho, el siguiente paso en la lucha de Fernández es elevar el caso al Tribunal Supremo. Y ahí, según los expertos, tiene todas las de ganar. "El Supremo está sentando jurisprudencia en varios asuntos civiles en los que la legislación se ha quedado atrás. Está ejerciendo un papel innovador para adaptar la legislación a la realidad. Un ejemplo es la custodia compartida, donde el Supremo ha superado lo que dicta la ley de 2005. Y en este caso de las familias monoparentales, estoy segura de que el Supremo les daría la razón”, analiza Isabel Winkels, presidenta de la Sección de Derecho de Familia del Colegio de Abogados de Madrid (ICAM).

El Supremo está ejerciendo un papel innovador para adaptar la legislación a la realidad. En el caso de las familias monoparentales, les daría la razón

"Además, va en contra del interés general negar ese derecho a una madre sola con dos hijos. Todos los organismos se dan cuenta de que la baja natalidad es un problema gravísimo, el propio [Cristóbal] Montoro dijo hace poco en un simposio que faltan niños. Por eso urge ampliar la Ley de Familias Numerosas", prosigue Winkels. Y abunda: "Si ya existe un acuerdo del Consejo de Ministros para lanzar una gran campaña de fomento de la natalidad, si estamos todos convencidos de que hay que tomar medidas, no tiene sentido que un juez se agarre a una ley restringida aprobada en 2003 con el argumento de que una viuda sí puede ser familia numerosa porque su situación es sobrevenida y una madre soltera no porque lo ha elegido. Estas familias monoparentales con dos hijos son una realidad absoluta y se les debe reconocer en las políticas de planes de natalidad y facilitarles el mismo tipo de ayudas".

Luis de la Vega, abogado de Legálitas, también considera que la posición del TSJ es "discriminatoria", no solo porque una madre soltera y una viuda con dos hijos viven "realidades idénticas", sino porque esta última goza además de una pensión de viudedad para sacar adelante a sus hijos, a lo que se suman posibles bienes y herencias del cónyuge fallecido. De la Vega señala la "involución" que ha sufrido el concepto de familia en España, cada vez más desgastado como núcleo social básico, a lo que se añaden nuevos formatos como "familias con dos padres o con dos madres", y por eso invita a los legisladores a "dar una vuelta de tuerca" a la Ley de Familia Numerosa.

En realidad, el Gobierno sí tiene intención de modificar dicha ley, pero por el otro extremo. La ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, anunció en febrero que está trabajando para extender la categoría especial (que incluye beneficios económicos notables) a una familia a partir del cuarto hijo, en lugar del quinto como hasta ahora. Montserrat afirmó que "familias hay de muchos tipos, no existe un único modelo", y recordó que la responsabilidad del Gobierno "es proteger a las familias a través de nuestras políticas".

Ya en 2008, el Gobierno dejó por escrito en sus Presupuestos Generales que llevaría a cabo "las oportunas modificaciones legales para que las familias monoparentales con dos hijos a cargo tengan consideración de familia numerosa", y estableció que "el Gobierno, en el plazo de un mes desde la entrada en vigor de esta ley, dará cumplimiento" a esa disposición. Sin embargo, nueve años más tarde, nadie ha movido un dedo para actualizar la ley. "La madres solteras ya no somos aquellas mujeres desfavorecidas a las que la gente veía con pena. Ahora estamos mucho más preparadas y no vamos a dejar que nos tomen el pelo", advierte Fernández.

En 2008, el Gobierno prometió llevar a cabo "las oportunas modificaciones legales" a este respecto, pero no ha hecho nada hasta la fecha

La inacción del Gobierno provoca que Fernández haya tenido que pagar íntegramente de su bolsillo, sin la bonificación del 45% en la Seguridad Social que le correspondería si fuera familia numerosa, a una interna que la ayude con las tareas domésticas y con la logística diaria. "Al tener a mi hija, vi que el día no me daba de sí. Tengo un trabajo muy exigente y me era muy difícil hacer frente a todo", reconoce. "Pero yo no estoy reclamando esto para dar pena, ni siquiera por dinero. Lo hago porque se nos está negando un derecho a los padres y a los niños, que es lo más grave. Proteger a la madre soltera es proteger a la mujer que decide hacer algo por sí misma, es una cuestión de dignidad". De momento, su lucha le ha costado 300 euros de costas del juicio contra la Comunidad de Madrid.

"La gente avanza, obviarlo es un error", sostiene Winkels, que considera "urgente" también legislar la gestación subrogada, solución que emplean muchas familias monoparentales: "Es algo que existe, nos guste o no. Aquellos que lo quieren se están yendo fuera según la capacidad su bolsillo, a California o a Tailandia, donde es terrible que existan granjas de mujeres. Eso no puede continuar así".

Tanto Fernández como los abogados consultados coinciden en una certeza: sería una sorpresa que el Tribunal Constitucional, en última instancia, no obligara a ampliar la ley de familias numerosas. "El TC tiene mucho que decir ahí. Y es probable que les dé un tirón de orejas, ya que estamos hablando de un caso de vulneración de derecho fundamental, recogido en la Constitución, y eso es inamovible", indica De la Vega, que concluye: "Mi opinión es que aunque el Tribunal Supremo dictara en contra de reconocer a las familias monoparentales con dos hijos, el Constitucional lo terminará aprobando. Aunque eso podría llevar varios años".

Tribunal Supremo Presupuestos Generales del Estado Leyes Sociedad
El redactor recomienda