se quitan el preservativo sin avisar

'Stealthing', el nuevo 'juego del muelle': la práctica sexual de moda

Hombres de todo el mundo están llevando a cabo una práctica que no puede ser condenada a los ojos de la ley pero que es considerada por ellas como una violación

Foto: Tiene muchos peligros para la salud. (iStock)
Tiene muchos peligros para la salud. (iStock)

La última tendencia sexual que está sacudiendo los dormitorios de todo el mundo no es placentera. Tampoco está relacionada con ninguna posición o técnica, y no es sexy en absoluto. Se trata de una moda que está llevando a los hombres a quitarse el preservativo en medio de las relaciones sexuales, sin el consentimiento de su pareja. Se lleva a cabo en secreto, por ese motivo se ha catalogado como una "agresión sexual".

Esta práctica, conocida como 'stealthing' (sigilosamente) y que surge tras 'el muelle', ha sido documentada en un informe publicado en el 'Columbia Journal of Gender and Law'. La autora principal del estudio, Alexandra Brodsky, argumenta que esta tendencia que lleva al hombre a quitarse secretamente su condón en mitad del sexo, es una forma de agresión sexual y que debe tratarse como tal.

El 'stealthing' es una moda que está llevando a los hombres a quitarse el preservativo en medio de las relaciones sexuales, sin el consentimiento de ellas

Cuando decimos que esto es una moda no lo hacemos gratuitamente. Existen comunidades en la red en las que decenas de hombres comentan sus experiencias y se dan consejos. Estos varones, tanto heterosexuales como homosexuales, consideran que es su derecho quitarse el preservativo, ya que "los hombres tienen que difundir su semilla".

"Lo que quería con este estudio es poner nombre y protagonistas a esta tendencia que se repite con demasiada frecuencia", asegura Brosdky al 'Huffington Post'. Y así lo ha hecho. Al comienzo del informe, la autora nos presenta a Rebecca, una estudiante de doctorado que trabaja en una línea de atención a víctimas de violación. La joven percibió que en los últimos meses no paraba de recibir llamadas de mujeres que habían sido víctimas del 'stealthing'. "Normalmente, las historias de estas chicas que llaman comienzan igual. No estoy segura de si es o no violación, pero ellas se sentían así", cuenta Rebecca.

Al no saber si es una agresión sexual o no, estás víctimas no recurren a la justicia para denunciar el caso. Cabe destacar que estas mujeres no solo se exponen a un embarazo no deseado, sino también al riesgo a contraer enfermedades de transmisión sexual. A todo ello se suma el daño emocional, físico y financiero que padecen tras la "agresión".

Los hombres se dan consejos en la red

La autora del estudio dedica una amplia parte del mismo a detallar las conversaciones que mantienen los hombres 'seguidores' de esta tendencia. Como hemos dicho, estos varones creen que tienen el "derecho" a "difundir su semilla" por el mundo. Y no solo eso: consideran que si una mujer se queda embarazada tras el acto, es que "lo merece".

Brodsky cita a un hombre en concreto, llamado Mark Bentson, quien, de forma regular, publica numerosa información sobre cómo hacer que las mujeres no se den cuenta cuando el varón se quita el condón en medio del acto sexual.

Los hombres que lo practican consideran que es su derecho quitarse el preservativo, ya que "los varones tienen que difundir su semilla"

En estas webs dedicadas al 'stealthing', hay foros en los que los sujetos piden ayuda y se intercambian consejos. En este lugar se lee, por ejemplo, cómo un hombre se queja de que su novia quiere mantener relaciones con preservativo. Pregunta en el foro cómo puede convencerla. Le contestan: "Amenázala y dile que se tome la píldora".

Encontramos, asimismo, otros mensajes del mismo tono en los que se dan recomendaciones sobre cómo hacer que los condones sean más frágiles para que se rompan durante el acto. Algunos internautas recomiendan meterlos en el congelador o hacer agujeros en ellos.

Con su informe, Brosdky quiere que estos hechos sean condenados y que sean catalogados como lo que, en su opinión, son. El único antecedente que se tiene al respecto es una condena por violación por parte de un tribunal suizo a un hombre que se quitó el condón sin decírselo a su compañera. La autora es clara: "Hay muchos jueces que no saben que esto ocurre de verdad. Me gustaría que hubiese una ley dedicada a condenar estos actos, ya que aunque no sea violación, las víctimas se sienten así".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios