Medicamentos: Los problemas de corazón que te puede causar el ibuprofeno
cuida tu salud cardíaca

Los problemas de corazón que te puede causar el ibuprofeno

Para aliviar dolores y molestias solemos recurrir a sustancias que nos son muy útiles pero que también tienen efectos secundarios de los que tenemos que precavernos

Foto: Todo fármaco tiene efectos secundarios e interacciones. (Ada Summer/Corbis)
Todo fármaco tiene efectos secundarios e interacciones. (Ada Summer/Corbis)

Ya hemos hablado otras veces de las contrapartidas negativas que conllevan los tratamientos diarios con ibuprofeno y otros antiinflamatorios no esteroideos. Su innegable utilidad para reducir el dolor, no solo el momentáneo de cabeza o muscular, sino el que provocan condiciones como la artritis reumatoide o alteraciones musculoesqueléticas a largo plazo, lo han convertido en uno de los medicamentos más usados. Pero conforme se hacía imprescindible en los botiquines aumentaba la información sobre sus efectos secundarios y la necesidad de encontrar sustitutivos, al menos en algunos casos.

Entre ellos están los pacientes que han sufrido ataques al corazón o que se encuentran en grupos de especial riesgo de padecerlos. Para ellos, usar ibuprofeno en cantidades elevadas puede acelerar el ataque o hacer que, si se produce, sea más peligroso.

Plantas como la efedra, el hipérico, el ginseng, el espino blanco o el té verde pueden interferir con medicamentos para problemas cardíacos

No se trata de vetarlo, ni muchísimo menos, entre otras cosas porque todo medicamento tiene efectos secundarios, sino de tener en cuenta las posibles consecuencias, en palabras de Alessio Fasano —del Centro de Investigación Celíaca del Hospital General de Massachusetts— de un consumo “prolongado y con dosis excesivas”. Según un estudio publicado en 2014, un uso desmesurado (dosis superiores a los 2400 miligramos diarios) duplica los riesgos de sufrir un ataque al corazón.

Esto, que ya se conocía en términos generales, lo ha declarado ahora de forma muy directa la American Heart Association. El peligro viene por dos vías distintas: por un lado, estos analgésicos antiinflamatorios hacen que retengamos sodio y fluidos; por otro, bajan la efectividad de los diuréticos que se usan para reducir la hipertensión arterial y tratar los ataques cerebrovasculares.

¿Suplementos de problemas?

Otra recomendación de la American Medical Association incluye en los fármacos potencialmente peligrosos para el corazón dos grupos de productos que no suelen alarmarnos: los medicamentos sin receta para la acidez y el ardor de estómago (que a veces tienen mucho sodio) y ciertos suplementos nutricionales que se usan en ciertas medicinas “alternativas”, que pueden ser tóxicos para las células del músculo cardíaco y afectar a las contracciones del corazón.

Uno de los principales valores comerciales de la parafarmacia es que, supuestamente, en el peor de los casos, es inocua, pero sustancias como la efebra, el hipérico (o hierba de San Juan), el ginseng, el espino blanco, el Dan Shen o el té verde pueden interferir con medicamentos que se recetan para problemas cardíacos, así que el médico debe saber si las tomamos y aconsejarnos en consecuencia.

(iStock)
(iStock)

Con estos suplementos a menudo ocurre lo que decíamos para los antiácidos, que contienen sodio en proporciones poco seguras. Esto es especialmente preocupante en Estados Unidos, donde se recetan muchos medicamentos por paciente y es frecuente tener varios médicos, cada uno prescribiendo un tratamiento distinto, lo que puede sumar más sodio del aconsejable. Pero también es un dato a tener en cuenta en nuestro país, donde muchas personas toman estos añadidos sin consultar con los médicos, dando por hecho que las plantas que se obtienen sin receta no pueden hacer daño.

Robert Page, de la Universidad de Colorado, nos dice: “Se explica a los pacientes que deben leer las etiquetas de la comida para ver el contenido en sodio, pero también tendrían que leer la composición de los fármacos de venta libre y los suplementos naturales”. 

Para asegurarnos de que no estamos tirando piedras contra nuestro propio tejado, Page recomienda hacer una lista de todo lo que tomamos y en qué dosis y llevarla cuando vayamos a consulta. Si tenemos algún problema de corazón, o más riesgo de sufrirlo, el facultativo podrá valorar todos los factores antes de decidir si comenzar o finalizar cada tratamiento.

La precaución tras cada beneficio

Ibuprofeno: Las sobredosis son habituales desde que se permitió la compra libre y pueden provocar dolores de cabeza o abdominales, vómitos, somnolencia, dolor de cabeza y, en casos graves, hemorragia gastrointestinal, convulsiones, insuficiencias hepáticas o renales y úlceras gástricas o duodenales, entre otros temibles efectos. Si tomas anticoagulantes (como el Sintrom), diuréticos, corticoides o antihipertensivos, consulta con el médico.

Si has sufrido un infarto, un ictus, derrames o trombosis cerebrovasculares, sabrás que está desaconsejado. Y para dolores leves o moderados, de cabeza, menstruales, etc., no tomes nunca 600 gramos, sino 400, porque además no notarás más efecto. Los 600, para casos especiales en que lo aconseje el médico.

Hipérico: Es una hierba conocida desde la antigüedad, que se ha usado tradicionalmente para síntomas de ansiedad o depresión, pero se han documentado casos en los que todo parece indicar que contribuyó al rechazo de trasplantes de corazón en pacientes que lo combinaron con tratamiento inmunodepresor. También dificulta la absorción de hierro, y puede provocar picores y pigmentación de la piel al tomar el sol.

Sodio: Lo necesitamos entre otras cosas para el normal funcionamiento del sistema nervioso y el muscular, pero casi todos comemos mucho más de lo que deberíamos, lo que es especialmente peligroso en personas con problemas de presión arterial y cardiovasculares.

Efedra: Este estimulante del sistema nervioso se puede conseguir por internet y está presente en tratamientos extremos para adelgazar y para concentrarse en los estudios (como en su momento el famoso Katovit), pero aumenta la frecuencia cardíaca y la presión arterial y sus peligros son tantos que está prohibido comercializarla en Europa.

Ginseng: Es una planta cuyo prestigio viene sobre todo de la medicina china tradicional y que tiene efectos beneficiosos sobre la sensación de fatiga, pero al ser un estimulante vasomotor y del sistema nervioso puede producir nerviosismo, insomnio e incluso agresividad y erecciones permanentes (y si las has sufrido sabrás que no son divertidas). Incluso si no tienes problemas de corazón, has de tener cuidado con las dosis y descansar entre tratamientos.

Té verde: Nada aparentemente más inofensivo que una infusión de té, pero si tomas mucho al día la teína y la cafeína (que también tiene) pueden alterar tu pulso y tus nervios, contribuir a tu estrés e interactuar con medicamentos de distintos tipos, provocando problemas hepáticos, empeorando sus efectos secundarios o anulando su acción beneficiosa.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios