Nuevas no merecen la pena: las 14 cosas que es mejor comprar de segunda mano
  1. Alma, Corazón, Vida
CÓMO AHORRAR BASTANTE DINERO

Nuevas no merecen la pena: las 14 cosas que es mejor comprar de segunda mano

Hay ciertos enseres, como los cascos de moto, los neumáticos o las aspiradoras que es mejor comprar nuevos. Pero son contadas excepciones...

Foto: En los mercadillos de segunda mano pueden encontrarse verdaderas joyas. (iStock)
En los mercadillos de segunda mano pueden encontrarse verdaderas joyas. (iStock)

A la hora de comprar algo debemos hacernos siempre dos preguntas: ¿realmente voy a usarlo? Y ¿no puedo adquirirlo por menos dinero? La primera pregunta es muy subjetiva, pero la segunda no tanto. El precio de cualquier cosa que queramos comprar, de un yate a un coche pasando por una batidora, varía enormemente, sobre todo si decidimos adquirirlo en el mercado de segunda mano.

Vaya por delante que hay ciertos enseres, como los cascos de moto, los neumáticos o las aspiradoras –algo de lo que nadie se deshace a no ser que funcione mal–, que es mejor comprar nuevos, pero en el mercado de segunda mano se pueden encontrar cosas como nuevas por la mitad o menos de su precio en tienda.

La experta en consumo de 'Business Insider', Kahtleen Elkins, ha recopilado una lista con las cosas que merece la pena comprar usadas, y te sorprenderá lo que puedes ahorrar si le haces caso.

1. Libros de texto

placeholder (iStock)
(iStock)

Las tiendas de libros de segunda mano son un clásico de las ciudades españolas, pero de un tiempo a esta parte se han sumado nuevas tiendas que venden volúmenes a granel a partir de uno o dos euros el ejemplar. Si no buscas novedades, allí puedes encontrar lecturas imprescindibles.

Pero si hay un tipo de libro de primera necesidad, caro, y que se puede encontrar fácilmente en las redes de segunda mano es el libro de texto. El gasto medio en libros de texto escolares en España oscila entre los casi 112 euros en primaria y los 68 en infantil, una cifra que varía mucho entre comunidades y que sube enormemente si hablamos del gasto de algunas enseñanzas universitarias, donde cada ejemplar puede valer por si solo esa cifra.

Si a esto le unimos la retirada o disminución de las becas que venían financiando estos gastos a las familias con menos recursos, para muchos acudir al mercado de segunda mano será más una necesidad que una opción. Además de los portales generalistas, hay servicios específicos para libros, como IberLibro (dónde se ofrece el catálogo de miles de librerías), y libros de texto en exclusiva, como Relibrea (dónde se oferta la venta entre particulares).

2. Ropa prenatal e infantil

placeholder (Darren Kemper/Corbis)
(Darren Kemper/Corbis)

Los niños crecen muy rápido y su ropa se vuelve inútil en muy poco tiempo, por no hablar de la ropa para embarazadas. Este tipo de prendas siempre se han heredado, pero la caída en la natalidad ha hecho que muchas madres tengan que comprarlo todo pues no tienen familiares con este tipo de ropa.

Los portales de segunda mano habituales, como Vibbo o Wallapop, están repletos de este tipo de ropa y en su gran mayoría está en buen estado y a precios irrisorios. Y, por supuesto, antes de comprar nada, pregunta a tus familiares y amigos, quizás en la esquina más remota del armario tienen justo lo que necesitas.

3. Coches

placeholder (EFE/Mariam A. Montesinos)
(EFE/Mariam A. Montesinos)

La venta de vehículos usados no ha parado de aumentar desde el inicio de la crisis, y todo apunta a que no dejará de hacerlo. Las ventas de coches usados crecieron en España un 12,8% en el primer cuatrimestre de este año respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, según datos del Instituto de Estudios de Automoción (IEA).

El ahorro que supone comprar un coche de segunda mano, e incluso uno de kilómetro cero o seminuevo, es muy significativo: en el momento en que sacas un coche recién comprado del concesionario su precio baja un 20%. Teniendo en cuenta que, además, mucha gente se ha deshecho de algún vehículo debido a la crisis, los precios han bajado hasta niveles impensables hace sólo unos años.

4. Electrodomésticos

placeholder (iStock)
(iStock)

Neveras, microondas, batidoras, lavavajillas, lavadoras… Son herramientas que todos necesitamos y solemos comprar nuevas. Pero antes de gastarte una pasta en dejar lista tu nueva casa echa un ojo en los portales de segunda mano. Mucha gente que se muda no puede llevarse consigo este tipo de cosas y las vende a muy buen precio.

5. Bicicletas

placeholder (Roger Richter/Corbis)
(Roger Richter/Corbis)

Aunque es difícil calcular el aumento que ha experimentado el parque ciclista en nuestras ciudades, dado que no hay matriculación de las mismas, es evidente que su crecimiento ha sido importante. Ciudades como Madrid, en la que hace tan solo cinco años era difícil ver una bicicleta, se están acostumbrando a marchas forzadas al auge del ciclismo urbano (quizás debido al tremendo aumento del precio del transporte público y la gasolina).

Aunque tradicionalmente la bicicleta de ciudad ha sido de paseo, un tipo de bicicleta que apenas ha tenido recorrido en nuestro país, muchos optan por comprar bicis de carretera de segunda mano para circular por ciudad. Y el mercado de este tipo de bicis es enorme. En los portales generalistas y el, más especializado, ForoMTB, se pueden encontrar buenas bicis de carretera –también de viaje o de montaña– desde 100 euros.

Solo un consejo: si compras la bici por internet asegúrate de que se incluyan fotos reales y el vehículo que compras coinciden con ellas. De lo contrario podrías estar adquiriendo una bicicleta robada, lo que podría traerte problemas.

6. Juguetes

placeholder (iStock)
(iStock)

Es cierto que los niños destrozan los juguetes, pero solo aquellos a los que cogen especial cariño. Todos hemos tenido el típico regalo de reyes al que no hemos hecho ni caso pasado unas semanas. Y hoy ese juguete acabará en Wallapop o Vibbo como nuevo y a un precio de risa.

7. Muebles

placeholder (iStock)
(iStock)

En España, los muebles no han sido tradicionalmente bienes que se compraran usados. La aparición de tiendas como IKEA, que ofrecen todo tipo de mobiliario a bajo precio, hizo que el mercado de segunda mano de muebles se convirtiera en algo residual, limitado casi en exclusiva a las antigüedades.

Te sorprenderá la cantidad de gente que tiene repleto el trastero de mobiliario del que quieren deshacerse lo antes posible

Tras la crisis ha aumentado notablemente la compra-venta de muebles usados. El espectro que ha experimentado el mayor aumento ha sido el de los muebles de oficina, dado el cierre de numerosas empresas, que han vendido todo su material a almacenes que se deshacen de ello a precio de saldo. Mucha gente, de hecho, está llevando muebles de oficina a sus casas por este motivo, pero basta echar un vistazo en los portales de anuncios y los rastrillos para encontrar todo tipo de enseres. Eso sin contar el punto limpio y los contenedores de las ciudades.

Antes de amueblar tu nueva casa pregunta a amigos y familiares si les sobra algo que necesitas. Te sorprenderá la cantidad de gente que tiene repleto el trastero de mobiliario del que quieren deshacerse lo antes posible.

8. Ropa de boda y etiqueta

placeholder (iStock)
(iStock)

Nadie necesita gastarse una millonada en un frac o un vestido de novia que probablemente solo se use una vez en la vida. Además de los servicios de alquiler, que son muy numerosos, la ropa de etiqueta se puede encontrar a precios competitivos en los portales de segunda mano, teniendo en cuenta, además, que se puede revender a un precio similar al que se ha adquirido. Los vestidos de novia y trajes de novio también se pueden comprar de segunda mano, a partir de los 100 euros.

Ni que decir tiene que, lo ideal, es que tras usar estos vestidos o trajes los revendas; solo ten un poco de cuidado para no cargártelos en la barra libre.

9. Videojuegos, películas y discos

placeholder (REUTERS/Mike Blake)
(REUTERS/Mike Blake)

Estos productos siempre han sido un clásico en el mercado de segunda mano. Dejando aparte los discos –que merecerían un reportaje aparte y cuya venta tiene más que ver con el coleccionismo que con el ahorro–, los videojuegos y películas se encuentran mucho más baratos en las tiendas de segunda mano al poco tiempo de su salida al mercado.

Quizás el caso de los videojuegos sea paradigmático. El mercado de juegos usados supone más del 50% de los beneficios de las tiendas especializadas, algo que no gusta entre las desarrolladoras que en numerosas ocasiones han intentado dificultar su venta (sin éxito).

10. Casas

placeholder (Proehl Studios/Corbis)
(Proehl Studios/Corbis)

No hablamos de alquilar, sino de comprar. Quizás te guste estrenar un piso de obra nueva, pero su precio es mucho más elevado, en torno a un 20% superior para casas de similares características, y suelen estar situados en barrios de nueva creación.

11. Joyas

placeholder (iStock)
(iStock)

En las casas de empeño se puede encontrar todo tipo de joyas a un precio mucho menor que en las tiendas. Lo cierto es que la joyería, en particular los diamantes, tienen un valor de reventa bajísimo.

12. Equipamiento deportivo

placeholder (iStock)
(iStock)

¿A cuánta gente conocemos que ha comprado una raqueta, la ha usado una o dos veces, y ha acabado abandonándola en el rincón más oscuro del trastero? Los enseres deportivos son un clásico básico de las tiendas de segunda mano. Esquís, aparatos de gimnasia, patines, materiales de montaña… Son objetos que se suelen vender por falta de uso, están en buen estado y tienen un precio muy inferior al de su venta de primera mano. Lo único que no es recomendable comprar son los cascos (de todo tipo) pues nadie te puede asegurar que no hayan recibido un golpe que comprometa la protección necesaria.

Por lo demás se pueden adquirir artículos deportivos en todos los portales de materiales usados, así como en tiendas físicas. Todos los deportes tienen foros específicos donde se encuentra el material más especializado

13. Herramientas

placeholder (iStock)
(iStock)

¿Necesitas urgentemente una desbrozadora? Probablemente sea mucho más barato comprarla de segunda mano. Se trata de un mercado bastante arraigado y con precios muy competitivos. Si la herramienta en cuestión tiene motor es importante asegurarse de que funciona correctamente y todo está en su sitio, pero por lo demás se encuentran todo tipo de instrumentos, y como ocurre con el material deportivo, muchos con un uso mínimo. En concreto las herramientas de bricolaje o jardín, como martillos, destornilladores o podadoras, tienen una vida útil muy alargada.

14. Instrumentos musicales

placeholder (EFE/Justin Lane)
(EFE/Justin Lane)

Guitarras, bajos y amplificadores son una constante en las tiendas y portales de segunda mano. Al margen del circuito del coleccionismo y de alta gama, donde los instrumentos pueden tener un precio mucho mayor del que se ofrecía originalmente, cualquier disciplina musical se puede practicar con material de segunda mano. Muchos instrumentos, además, no tienen una pérdida significativa de calidad con el paso del tiempo. En general, los instrumentos de cuerda mejoran incluso con el paso del tiempo –las guitarras construidas en los años 70, por ejemplo, suenan hoy a la perfección–. Cosa distinta son los instrumentos de viento, que se deterioran más, pero aun así se pueden encontrar buenas alternativas.

El circuito de venta de segunda mano es enorme. El rey de reyes en esto es Ebay, pero también se encuentran buenas oportunidades en Vibbo, Wallapop o foros especializados. Eso sí, antes de comprar es bueno dejarse aconsejar por un entendido y asegurarse de que el instrumento no necesita una visita urgente al lutier (y en el caso de que sea necesario, que esto se refleje en el precio).

Ropa Electrodomésticos
El redactor recomienda