informe sobre sus páginas web

Transparencia en la universidad: las públicas mejoran, a las privadas les sigue costando

La nueva edición del 'Informe de transparencia voluntaria en la web de las universidades españolas' muestra que los centros empiezan a abrirse a la sociedad. Pero queda mucho por hacer

Foto: Sin información es difícil mejorar. (iStock)
Sin información es difícil mejorar. (iStock)

En 2012, la Fundación Compromiso y Transparencia publicó su primer 'Informe de transparencia voluntaria en la web de las universidades españolas', un estudio que trata de señalar qué información comparten las universidades con la sociedad. En la primera edición, ninguna de las universidades públicas obtuvo el calificativo de 'transparente' y tan solo una superó los 20 puntos. En 2013, año en que la Universidad de Cantabria y la Carlos III lograron el aprobado, la Fundación incluyó en su análisis a las universidades privadas: todas fueron tachadas de opacas.

Las cosas por suerte están cambiando. Cierto es que queda mucho camino por recorrer, pero como reconoce Javier Martín Cavanna, director de la Fundación que elabora el documento, en la última edición del mismo, “las universidades no solo han respondido al estímulo de los informes, sino que lo han hecho en un mayor grado que otros sectores”.

En tan solo cuatro años, 16 universidades públicas han obtenido la calificación de 'transparentes', y un total de 25 universidades han obtenido una valoración superior a los 20 puntos. En el ámbito de las universidades privadas, el progreso ha sido menor, aunque por primera vez tres universidades privadas de un total de 26 -Nebrija, Vic y Oberta de Catalunya- han sido consideradas transparentes.

Como explica el informe, este paso adelante se debe, en parte, a la entrada en vigor de la Ley de Transparencia, que menciona expresamente a las universidades públicas dentro de su ámbito de aplicación, y, además, a todas las entidades privadas que reciban durante el periodo de un año ayudas o subvenciones públicas en una cuantía superior a 100.000 euros, lo que incluye a numerosas universidades privadas. No puede extrañar, por tanto, que el año 2014 y los primeros meses de 2015 hayan supuesto un punto de inflexión importante en los esfuerzos de las universidades por impulsar la transparencia.

La información que te permite ser transparente

El informe valora la información compartida por las universidades en torno a 26 aspectos clave que, según la Fundación Compromiso y Transparencia, debería poder consultarse de forma sencilla y clara en sus páginas web. Estos se agrupan en ocho apartados, cuya transparencia varía enormemente entre instituciones públicas y privadas. Las primeras, por ejemplo, fallan a la hora de publicitar su claustro, y las segundas siguen mostrando grandes reticencias a la hora de publicar sus información económica.

Estas son las conclusiones del informe:

1. Misión y plan estratégico

La misión es un elemento importante de la planificación estratégica de las universidades, que consiste en una declaración escrita que expresa el propósito o la razón de ser de la organización. Los autores del informe reconocen que existe el riesgo de reducir la misión a un simple ejercicio formal sin consecuencias prácticas en la toma diaria de decisiones, pero ese peligro no debe servir de excusa para abdicar de la responsabilidad de explicitar el propósito de cada proyecto universitario y su visión de futuro.

Las universidades públicas han incrementado su grado de transparencia en relación con la publicación de la misión (84%) y el plan estratégico (84%)

El plan estratégico es la herramienta gerencial que permite hacer operativa la misión de la universidad. Su existencia muestra que la organización se ha preocupado por realizar un diagnóstico del entorno externo e interno, identificando las principales oportunidades y los riesgos.

Las universidades públicas han incrementado su grado de transparencia en relación con la publicación de la misión (84%) y el plan estratégico (84%), duplicándose la cifra desde que se realizara el primer informe en 2011. La situación de las privadas también ha evolucionado positivamente respecto a estos indicadores; con un incremento de 20 puntos porcentuales desde 2012, son muchas las universidades privadas que publican la misión (62%) y la mitad el plan estratégico (31%).

2. Personal

Esta información permite conocer el porcentaje de personal docente e investigador (PDI) y personal de administración y servicios (PAS), algo básico para obtener indicadores importantes como el ratio de alumno por profesor. También se pide que las universidades informen de las bandas salariales de sus empleados.

En el área de personal, las universidades públicas han mejorado sustancialmente la visibilidad de la información relativa a las bandas salariales, pasando del 38% de la pasada edición al 65% de esta. En relación a las universidades privadas, aunque el porcentaje sigue siendo deficiente, por vez primera un 12% de ellas publica esta información.

(iStock)
(iStock)

3. Gobierno

Dos objetivos principales se persiguen con esta área. Por una parte, conocer la estructura y composición de los principales órganos de gobierno de la universidad y, en segundo lugar, identificar sus principales reglas de funcionamiento, que suelen estar recogidas en sus estatutos, además de en la ley de constitución de la universidad, si fuera el caso.

La publicación de información sobre el claustro de profesores es el único aspecto en que las universidades privadas superan a las públicas

Las universidades públicas siguen siendo más transparentes en este área, con un porcentaje del 100% de cumplimiento. Las universidades privadas, sin embargo, distan de los buenos datos de las públicas, aunque su mejoría ha sido notable y alcanzan en este informe el 69% de cumplimiento del indicador referente a la composición de los órganos de gobierno y el 58% el de los estatutos.

4. Oferta y demanda académica

Como era de esperar, la totalidad de universidades, tanto públicas como privadas, ofrece información sobre la oferta académica de títulos y grados. Sin embargo, el nivel de transparencia en los otros indicadores (ofrecer información de la demanda respecto a la oferta y la evolución de esta) solo es ofrecido por algo más de la mitad de los centros públicos (un 57%) y solo un 15% de los privados.

5. Claustro

Para la Fundación Compromiso y Transparencia, ofrecer información sobre el perfil académico e investigador del personal docente es imprescindible para que los diferentes grupos de interés puedan valorar la calidad docente e investigadora de los profesores.

Esta sigue siendo la única área en que las universidades privadas presentan un grado de transparencia más alto que las universidades públicas. Un 50% de las privadas publica el perfil académico de sus profesores, que baja a un 23% cuando se trata de informar de los docentes extranjeros. En el caso de las universidades públicas, el porcentaje de cumplimiento es del 18% y del 16%, respectivamente.

6. Alumnos

El área de alumnos sigue siendo una de las más completas desde los inicios del informe, tanto para las universidades públicas como para las privadas. Todas ellas publican información sobre los canales de comunicación que mantienen con los alumnos, así como de las becas y ayudas que se ofrecen. Donde se registra diferencia es en la información que dan las universidades públicas y privadas sobre las matriculaciones en cada uno de los títulos ofertados: 75% y 31% de cumplimiento, respectivamente.

Las universidades de Alcalá (en la foto), Carlos III de Madrid y Cantabria son las que han obtenido una mayor puntuación.
Las universidades de Alcalá (en la foto), Carlos III de Madrid y Cantabria son las que han obtenido una mayor puntuación.

7. Información económica

Este apartado ha sido siempre el más sensible de los informes de transparencia, dado que, como señala la Fundación, “la supervisión de la gestión eficiente de los recursos es una necesidad de primer orden”.

La rendición de cuentas económicas de este apartado comprende la publicación del presupuesto, los principales estados financieros (balance de situación y cuenta de pérdidas y ganancias), la memoria explicativa de las cuentas anuales y el informe de auditoría. Se exige, además, un desglose de los ingresos clasificados en función de sus diferentes fuentes (subvenciones, tasas de matrícula, donativos, venta de servicios, etc.) y una descripción de las principales partidas de gasto (personal, gasto corriente de bienes y servicios, inversiones en infraestructura, I+D, etc.).

La información económica que proporcionan las universidades públicas en su web ha aumentado una media de veinte puntos desde los inicios del informe

La pasada edición concluyó que este apartado era la asignatura pendiente de las universidades y parece que poco a poco los centros se están tomando el asunto en serio.

La información económica que proporcionan las universidades públicas en su web ha aumentado una media de 20 puntos porcentuales desde los inicios del informe. La práctica totalidad de las universidades (92%) hace público su presupuesto con el desglose de ingresos por origen de fuentes y el de gastos por partidas. No obstante, todavía es más bajo de lo deseable el porcentaje de universidades que publican los estados financieros (63%), la memoria de las cuentas anuales (57%) y el informe de la auditoría externa (41%). En el caso de las privadas, cabe subrayar el esfuerzo que ha hecho un pequeño porcentaje de universidades (18%) por publicar por primera vez información económica.

8. Resultados

“Una de las críticas más habituales a la universidad española es su falta de orientación a los resultados; de ahí, que cada vez sea más necesario y urgente ofrecer información sobre el desempeño general de la universidad”, asegura el informe.

Este apartado exige rendir cuentas sobre aspectos relacionados con la actividad investigadora (tesis publicadas, patentes, publicaciones en revistas de referencia, etc.), el rendimiento académico (porcentaje de alumnos que terminan los estudios en los años previstos) o la calidad de docencia del profesorado.

La mitad de las universidades públicas comparten ya el ratio de empleabilidad entre los egresados de las distintas titulaciones que ofertan

El área de resultados en las universidades públicas ha experimentado en términos generales mejorías en todos sus indicadores, siendo el más destacado el referente a los 'rankings', que ha pasado de un 6% en sus inicios al 63% en el presente informe.

En el caso de las universidades privadas, también se registra aumento en el nivel de transparencia en relación a los resultados, destacando el porcentaje de universidades que publican información sobre los alumnos de fuera de la comunidad (58%, 30 puntos porcentuales más que en el primer informe).

Cabe destacar, por ser el primer año que existe comparativa en el indicador de empleabilidad, que las universidades públicas han incrementado en 10 puntos su nivel de cumplimiento, hasta alcanzar el 50%, igualando el de las privadas, que ha aumentado en 14 puntos porcentuales este 2014.  

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios