LA TRAMPA DE LAS OPOSICIONES

Caos organizativo en los institutos: Madrid se queda sin profesores de Filosofía

La convocatoria excepcional de nuevas plazas para profesores de esta materia en los institutos intenta subsanar los problemas de falta de personal en algunos centros madrileños

Foto: ¿Hay suficientes profesores para todos los alumnos de la CAM? (EFE)
¿Hay suficientes profesores para todos los alumnos de la CAM? (EFE)

El 25 de septiembre se publicó en el portal de la Comunidad de Madrid una convocatoria extraordinaria para las especialidades de Filosofía y Organización y Gestión Comercial, también reproducida en el BOE, debido a que no se habían podido cubrir todas las plazas con los interinos disponibles en las listas de aspirantes. Una situación, cuando menos, peculiar, teniendo en cuenta el alto paro entre los licenciados en Filosofía y el tiempo que ha pasado sin que se convoquen oposiciones de dicha especialidad en la comunidad. Hasta que no se resuelva, alrededor de 50 vacantes, según los datos proporcionados por el propio consejero de Educación en el pleno de la Asamblea celebrado el jueves, se encontrarán sin ocupar. La Consejería de Educación ha señalado que ha sido el agotamiento de las listas de interinos lo que ha provocado que se realice esta convocatoria, que tiene como objetivo cubrir "inmediatamente" los puestos.

Es una situación que se repite todos los meses de septiembre. Cada centro educativo público intenta diseñar horarios y agrupar cursos de manera óptima teniendo en cuenta las limitaciones de la Administración, pero tarde o temprano, se dan cuenta de que hay demasiados alumnos por aula, las cuentas no salen y faltan profesores. Como explica a El Confidencial Isabel Galvín, portavoz de Educación de CCOO de Madrid y secretaria general de la Federación de Enseñanza, "es un caso más en la falta de planificación en la consejería, que viene de años atrás. No ha hecho una buena proyección de las necesidades". 

Los sindicatos denuncian que esta situación prolonga la inercia de años precedentes

El sindicato cifra en alrededor de un 3% la plantilla que aún se encuentra vacante, una cantidad en apariencia pequeña desde el punto de vista de un centro, pero enorme en toda la comunidad. Algo que también supone un ahorro importante, puesto que no se pagan los sueldos de muchos profesores durante meses. Otros sectores afectados son, por ejemplo, los grados superiores de Formación Profesional. CCOO explica que, a pesar de haber avisado de la situación desde hacía semanas, la convocatoria se ha retrasado hasta finales de septiembre, por lo que denuncia “la gestión nefasta y la falta de previsión por parte de la Administración”, que “en esta nueva etapa de gobierno ha continuado la inercia de cursos anteriores”. Pero este caso dice mucho de los actuales procesos de contratación y de la educación que reciben muchos alumnos, que a estas alturas de curso aún se encuentran sin profesor.

De funcionarios a interinos

Hay una explicación obvia a esta situación: no hay suficientes interinos en las listas de Filosofía de la comunidad, es decir, candidatos que se hayan presentado a la oposición y que conforman las listas a las que la Administración recurre, por lo que hay que utilizar estas convocatorias extraordinarias para completar los huecos. Como explica Vicente Valverde, responsable de Comunicación de CSIF Madrid, se trata de algo “normal en asignaturas especializadas que no han sacado oposiciones en muchos años”, explicación que ofrece la Dirección General de Recursos Humanos de la Comunidad de Madrid. El último concurso se remonta al año 2012, con tan solo cinco plazas.

Quizá pensaban que, debido a que la LOMCE da menos importancia a la filosofía, iba a haber una demanda menor

“La Consejería de Educación siempre pide que los que van a trabajar en centros públicos se hayan presentado a la oposición”, explica Valverde. “Si se acaba la lista, la ley prevé una convocatoria extraordinaria a la que puedes aspirar aunque no te hayas presentado a las oposiciones”. En dicho caso, las pretensiones se rebajan: a la presente convocatoria pueden presentarse los licenciados que posean el CAP o el máster en Formación del Profesorado de Secundaria, algo que, como explica Valverde, puede influir en la calidad de la enseñanza debido a que la selección se realiza por otros baremos como la formación académica, la experiencia docente o la acreditación de la competencia lingüística.

Se trata de una situación excepcional, ya que es muy poco probable que hubiese ocurrido con otras especialidades como Inglés, donde, de hecho, las oposiciones son casi anuales (algo que causa cierto agravio comparativo por la obligación de realizarlas cada año para conservar la plaza). “Como hay tantos licenciados, suelen cubrir habitualmente las plazas con las listas que tienen, pero en este caso estamos hablando de tres años desde la última convocatoria de oposiciones y de cuerpos y especialidades reducidos, por lo que no es algo que suceda habitualmente”, recuerda Valverde.

El caso de Filosofía es también peculiar, porque el próximo año dejará de ser obligatoria en Bachillerato, lo que puede haber provocado que las expectativas de contratación se hayan rebajado antes de tiempo… y la Administración se haya visto obligada a dar marcha atrás. Como recuerda Galvín, "puede plantearse la hipótesis de que, como en la LOMCE la filosofía sale muy mal parada, quizá tenían la previsión de que no iba a haber muchos alumnos en favor de la religión, y en la práctica se han dado cuenta de que la situación no es esa".

Una solución para reducir el gasto

Probablemente, hay mucho más bajo esta convocatoria que una simple falta de previsión. Según el Real Decreto-Ley 4/2012 de 20 de abril de medidas urgentes de racionalización del gasto público en el ámbito educativo, la tasa de reposición de efectivos (el número de efectivos que se incorporan en función de las bajas producidas el año anterior, por jubilación, por ejemplo) se encuentra en el 50%, lo que quiere decir que, como medida de ahorro, el personal en los centros educativos se reduce constantemente sin que haya el mismo número de sustitutos. Una pelea habitual de la CSIF, que aboga por que la tasa de reposición alcance el 100%.

Al no convocar oposiciones, los puestos son ocupados por trabajadores de carácter temporal, más baratos

No se trata solo de que el acceso a los puestos de profesor de Secundaria se reduzcan, sino también, de qué manera se accede a ellos. Esta situación se produce en una especialidad en la que apenas se convocan plazas por oposición, lo que provoca que los puestos se ocupen con figuras mucho más baratas, como son los interinos: los funcionarios de carrera tienen un vínculo estatutario permanente con la Administración, mientras que los interinos poseen un vínculo temporal y, como se ha denunciado en los últimos años, no cobran los meses de verano ni, hasta hace relativamente poco, los sexenios.

Las plazas, por lo tanto, no se están cubriendo con funcionarios de carrera que han obtenido su prueba a través de sus oposiciones, sino directamente con licenciados que ocuparán temporalmente y en régimen de interinidad los pequeños huecos que han surgido en los distintos centros. Una reciente sentencia que condenó a la Comunidad de Madrid por haber despedido a una interina para ahorrarse sus vacaciones llegó a afirmar que “la Administración se está enriqueciendo” con los interinos, y seguramente no sea tan descabellado entender estos procesos como una reducción del gasto en personal, así como la introducción de un nuevo proceso selectivo. "Es una manera de ahorrar", concluye Galvín. "Desde hace unos ocho años, la organización se ha ido cambiando de forma paulatina; lo normal era que las plantillas y la planificación quedaran cerradas antes de vacaciones".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios