con un bolígrafo digital

El test del reloj que permite detectar el alzhéimer y el párkinson

Los enfermos de Alzheimer pasan más tiempo pensando lo que van a dibujar, mientras que los afectados por el Párkinson tardan más en dibujar los relojes y los hacen más pequeños

Foto: De izquierda a derecha: el reloj que dibujaría una persona sana, el de una persona con alzheimer y el de alguien con Párkinson. (EC)
De izquierda a derecha: el reloj que dibujaría una persona sana, el de una persona con alzheimer y el de alguien con Párkinson. (EC)

Dibujar un reloj. Es tan sencillo que choca que esta sea una de las pruebas más concluyentes a la hora de detectar trastornos cognitivos como el párkinson o el alzhéimer. En el conocido como test del reloj se pide al paciente que dibuje un reloj que marque una determinada hora y además copie uno que ya está dibujado.

La manera de realizar estos dibujos dice mucho sobre la salud mental del paciente y en ocasiones permite detectar estas enfermedades mucho antes de que empiecen a manifestarse los síntomas. Así por ejemplo, los adultos pasan más tiempo pensando lo que van a dibujar si su memoria está afectada por el alzhéimer, mientras que los enfermos de párkinson tardan más en dibujar los relojes y los hacen más pequeños. Sin embargo, el criterio del facultativo que realiza la prueba es subjetivo y no siempre arroja conclusiones concluyentes. 

Un bolígrafo digital

Un grupo de científicos del Laboratorio para la Inteligencia Artificial y Ciencias Computacionales de Massachusetts (MIT) ha creado un programa informático capaz de detectar de manera precisa estas alteraciones analizando los dibujos.

En concreto se han examinado los dibujos realizados en el Lahey Hospital, un centro en las afueras de Boston (EE.UU.), que desde hace nueve años ha realizado el test del reloj utilizando un bolígrafo digital.

El recorrido del trazo realizado con este bolígrafo permite tener un registro temporal de todo lo que hizo el paciente: si se detuvo, si dudó, si le tembló el pulso. Eso se consigue gracias a que este artilugio es capaz de registrar la posición de la punta hasta 80 veces por segundo.

El recorrido del trazo realizado con este bolígrafo permite tener un registro temporal de todo lo que hizo el paciente: si se detuvo, si dudó, si le tembló el pulso

Para crear el programa se le ha dicho al ordenador en qué debe fijarse a la hora de detectar una enfermedad cognitiva. "Hemos mejorado el análisis, de manera que es automático y objetivo" explicó Cynthia Rudin, investigadora del MIT. "Con el equipamiento adecuado es posible obtener un resultado rápido y más preciso", considera en comparación con los resultados de las pruebas tradicionales realizadas con un bolígrafo normal y el criterio subjetivo del facultativo.

Los resultados de este estudio se publicaran en la revista 'Machine Learning'. "Gracias a ellos hemos podido extraer miles de parámetros del proceso del dibujo que dan pistas sobre el estado cognitivo del sujeto",concluye William Souillard-Mandar, otro de los investigadores del programa. La idea es que la técnica se aplique en hospitales y en centros de salud en el futuro para detectar estas patologías. 

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios