FALTEMOS, PERO CON PROPIEDAD

¿Sabes de verdad qué es un gilipollas? Los orígenes de los insultos más usados

Pasamos todo el día con estas palabras en la punta de la lengua, pero solemos desconocer su origen y los sentidos que tuvieron en un pasado. Así que aprendamos a insultar con conocimiento de causa

Foto: '¡Yahil! ¡Que eres un yahil!' (iStock)
'¡Yahil! ¡Que eres un yahil!' (iStock)

A la hora de faltar al respeto a los que nos rodean, el idioma español nos ha proporcionado un gran número de bellas herramientas, a cada cual más sonora y retorcida. ¿Queremos resaltar la rudeza de nuestro adversario? Podemos llamarle bucéfalo, que probablemente se quedará a cuadros. ¿Preferimos apelar mejor a su inteligencia? Gaznápiro o mamacallos nos servirán. ¿Es un inútil? Pues petimetre al canto.

La mayor parte de ocasiones, no obstante, preferiremos dejar a un lado la inventiva en favor de la comprensión –vaya, que el insultado sepa bien claro lo que le estamos llamando–, por lo que recurriremos al ramillete de expresiones que los españoles utilizamos sin parar, ese póker de ases en el que no pueden faltar el sonoro “cabrón” o el más filigranesco “gilipollas”… Eso siempre y cuando no salgamos de nuestras fronteras y profundicemos en el riquísimo acervo latinoamericano, de “huevón” a “boludo”.

[Lea aquí: El mundo está lleno de gilipollas: esta es la teoría de un profesor de Stanford]

¿Sabemos de verdad qué significan esas palabras? Por lo general, tenemos una lejana noción, pero desconocemos cuándo comenzaron a ser empleadas y por qué razón. Hágannos caso: no hay nada más gratificante que faltarle el respeto a una persona conociendo todos los matices de significado de la expresión que empleamos. Para ello, nada mejor que El gran libro de los insultos de Pancracio Celdrán, que 20 años después de su publicación sigue siendo la mejor referencia sobre el tema.

Bastardo

A los españoles, como a tantas naciones europeas preocupadas por el linaje, nos gusta atentar contra la dignidad de los que nos rodean apelando a sus orígenes. Un bastardo es, como señala el diccionario de la RAE, el “hijo nacido de una unión no matrimonial” o “hijo ilegítimo de padre conocido”. Celdrán señala que el término evoluciona del francés “bâtard”, que allí de hijos bastardos de monarcas saben casi tanto como nosotros. El autor data a mediados del siglo XIV, en la Castilla de Pedro I, su primera utilización, cuando la Crónica de Pedro el Cruel lo utilizó para referirse al hijo bastardo de Alfonso XI.

Durante mucho tiempo, 'hijo deputa' fue el insulto más violento de todos, tanto que exigía retribución por parte del agraviado

No obstante, debemos estar agradecidos si nuestros adversarios utilizan el término “bastardo” para referirse a alguien, puesto que están reconociendo implícitamente que somos de alta cuna. Si no, nos habrían llamado “hijo de puta”. Aún hay clases.

Cabrón

Una palabra que suena a macho de cabra y, efectivamente lo es. De todos los términos de la lista, es probablemente uno de los más fáciles de interpretar: un cabrón tiene cuernos, igual que aquel a quien la parienta les es infiel, con lo que poca ciencia tiene el asunto. Por ello es también uno de los improperios más antiguos: como señala Celdrán, ya Gonzalo de Berceo lo empleaba en el mester de clerecía durante el siglo XIII, cuando escribía: “y el cabrón de miçer Prades, descornado, cabiztuerto, saco lleno de ruindades y otro tropel de abades, en las cámaras del huerto”.

Conviene tener en cuenta que en un gran número de utilizaciones del término, el cabrón era permisivo con la infidelidad de su mujer, como señalaba Covarrubias: “y también porque el hombre se lo consiente”. Algo que, como señalaba Camilo José Cela en su Diccionario, “es más triste que el cabrón con pintas, más pudoroso que el cabronazo, y su noción coincide con la de cabronciillo o cabronzuelo”.

Gilipolllas

El mundo árabe dejó una gran cantidad de tesoros en la península ibérica, no sólo artísticos, sino también lingüísticos. Este es uno de ellos, una palabra compuesta por la voz árabe “yahil”, “yihil” o “gihil”, que significa “bobo” y que según explica Celdrán fue muy empleada por los habitantes de la península; y “pollas” (que no necesita mayor explicación). Al parecer, el popular término fue escrito por primera vez en el año 1882 por Rodríguez Marín, poeta, folclorista y lexicólogo especializado en Cervantes y saltaría al estrellato gracias a Misericordia de Benito Pérez Galdós, ambientada en Madrid. Semejante resulta el término “poya boba” tan utilizado en las Islas Canarias.

Una buena alternativa si no queremos pasarnos de la raya es utilizar la variante “soplapollas”, que para Celdrán también tiene cierto contenido erótico, debido a los ya desaparecidos matices sexuales del “soplar” (recordemos que “follar” proviene muy probablemente de “fuelle”). Y, como hemos explicado en otras ocasiones, soplar por el agujero del pene puede causar una infección al bienintencionado soplado.

Muchos de estos insultos, como 'mamón', 'hijo de puta' o 'cabrón', han terminado adquiriendo un matiz cariñoso

Hijoputa

¿De verdad hace falta explicar a este retoño de meretriz? Celdrán recuerda que durante mucho tiempo fue el insulto más violento de todos, tanto que exigía retribución por parte del agraviado. En el fuero de Madrid de 1202, la forma femenina “filia de puta” estaba gravemente castigada por las leyes. En muchos casos, la expresión fue deformada para atenuar su dureza, de “juepucha”, “hijueputa” o “ahijuna” a “nideputa” o “fijoputa”.

No obstante, el paso de los años y la relajación de las tensiones causadas por el honor, terminó suavizando el término hasta que casi ha terminado por convertirse en un apelativo cariñoso, un proceso semejante al ocurrido con “cabrón”. Celdrán ofrece una larga serie de equivalentes, a cada cual más pintoresco: “hijo de la Grandísima Petra”, “hijo de su madre” o ¡“hijo de condón pinchado”!

Mamón

'La adoración de Mammon' de Evelyn de Morgan.
'La adoración de Mammon' de Evelyn de Morgan.

Otra de esas que no necesita explicación. Proveniente de latín “mammare”, pero con un matiz más despectivo y sexual, para significar “sujeto indesesable y despreciable”. Hoy en día ha terminado por convertirse en un apelativo cariñoso, especialmente en su variante “mamoncete”. Una palabra hermanada con otras como “mamahuevos” o “remamahuevos” (el acabose), que Celdrán considera de creación reciente. Curiosamente, la palabra homónima “mamón”, proveniente del arameo y significa “riqueza”, “beneficio” o “utilidad”. De ahí ha pasado al hebreo, por lo que aparece con frecuencia en el Nuevo Testamento. Incluso algunas traducciones en castellano han conservado esta palabra en su idioma original, como ocurre con la realizada en español en 1909 por Reina Valera.

Nada tiene que ver “mamarracho”, a pesar de compartir en apariencia origen. Esta proviene del árabe “muharrag”, que servía para nombrar al bufón. De ahí que en ese caso, el vocablo esté vinculado del mundo del carnaval y sirva para ofender, ante todo, en lo que respecta al físico.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios