¿Futuro sustituto de las prótesis?

El nuevo tratamiento contra la artritis que recompone el cartílago

Un gel inyectable se posiciona como la alternativa más barata y eficaz a los problemas de artritis, la enfermedad reumática más generalizada en España y la que más bajas laborales provoca

Foto: Casi dos de cada diez españoles mayores de 20 años sufren algún problema de artrosis reumatoide. (iStock)
Casi dos de cada diez españoles mayores de 20 años sufren algún problema de artrosis reumatoide. (iStock)

La artritis reumatoide es la inflamación de una o más articulaciones. Se produce por el desgaste del cartílago, tejido que hace de amortiguador al proteger los extremos de los huesos y que favorece el movimiento de las articulaciones. Se trata de una de las enfermedades reumáticas más frecuentes, de la que existen más de 100 tipos diferentes, especialmente entre personas de edad avanzada aunque también puede presentarse de forma prematura en jóvenes con enfermedades genéticas que afecten al tejido conectivo.

Se calcula que aproximadamente el 1% de la población mundial padece algún tipo de artritis reumatoide. Ahora, esta podría tener solución gracias a los avances científicos, en este caso en formato líquido.

Investigadores de la Universidad de Iowa han desarrollado un gel que contiene un tipo de células conocidas como precursoras gracias a las cuales el cartílago dañado podría reconstruirse.“Un pinchazo de este gel desencadena el proceso de reparación del tejido lo que podría traducirse en un nuevo tratamiento para la artritis de las rodillas”, explica Roger Dobson en el Daily Mail.

Un gel reparador

La artritis se produce cuando el cartílago –un tejido duro pero resbaladizo que cubre los extremos de los huesos en las articulaciones– se vuelve más áspero y delgado e incluso a veces se forman agujeros que provocan que los huesos de las articulaciones se rocen entre sí.

A diferencia de otros tejidos, el cartílago no tiene su propio suministro de sangre, por lo que no se puede curar a sí mismo de manera eficiente. El gel contiene un compuesto especial que cuando se inyecta en la zona dañada actúa atrayendo a las células que pueden convertirse en nuevos tejidos.

Los investigadores identificaron que estas células reaccionan a compuestos naturales de señalización en la sangre. “Uno de estos compuestos –conocido como factor célula derivado stromal 1 o SDF1– actúa guiando a las células para que vayan desde el tejido sano circundante hacia la zona dañada donde ayudan a formar nuevo cartílago”, explica Dobson.

El cartílago vuelve a su estado normal

El equipo de Iowa inyectó el gel en los agujeros del cartílago y observó cómo las células precursoras se movilizaban ante la señal del SDF1. A continuación, los factores de crecimiento que se habían añadido al gel actuaban sobre las células precursoras ayudándolas a crecer en el cartílago de tal forma que reparaban los agujeros.

Para determinar la efectividad utilizaron también un gel placebo durante el mismo periodo concluyendo que muy pocas células migraron de sitio durante los 12 días de prueba.

A diferencia de otros tejidos, el cartílago no tiene su propio suministro de sangre, por lo que no se puede curar a sí mismo de manera eficiente

“El nuevo cartílago se integra perfectamente con el tejido dañado”, explican los autores de la investigación: “Muestra concentraciones normales de proteoglicanos –proteínas que conforman el tejido duro y resistente– y buenas propiedades estructurales”, aseguran. Así, tras el tratamiento con el nuevo gel, el cartílago vuelve a su estado normal.

Alternativa a las prótesis

Los investigadores están convencidos de que el gel podría ser una alternativa viable para el reemplazo total de la rodilla (única cura en la actualidad para las personas afectadas). “Además”, añaden, “todos los componentes del gel están aprobados individualmente para su uso humano y se incluyen en otros medicamentos, por lo que la aprobación para poner en marcha este tratamiento de la artritis de rodilla podría ser rápida”.

"Podría ser una solución relativamente barata a un problema enorme”, comenta Anthony Hollander, director del Instituto de Biología Integrativa de la Universidad de Liverpool: “Si se demuestra que es eficaz su uso podría generalizarse, pero se necesita investigar más”.

Actualmente, un equipo de la Universidad de Tennessse está llevando a cabo un ensayo clínico para comparar la efectividad de las prótesis artificiales de rodilla –que caducan a los 15 años de colocarlas– con el reemplazo de cartílago a través de la inyección del gel. 

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios