Recomendaciones definitivas para combatir la osteoartritis
  1. Alma, Corazón, Vida
guía esencial para tratar la enfermedad

Recomendaciones definitivas para combatir la osteoartritis

El National Institute for Health and Care Excellence, más conocido como NICE, publica en su guía acerca de la osteoartritis una serie de observaciones que resultan

placeholder Foto: La osteoartritis es muy frecuente en las personas de avanzada edad. (Corbis)
La osteoartritis es muy frecuente en las personas de avanzada edad. (Corbis)

El National Institute for Health and Care Excellence, más conocido como NICE, publica en su guía acerca de la osteoartritis una serie de observaciones que resultan muy útiles.

Las articulaciones pequeñas de las manos y los dedos son las más comunes en casos de artritis, pero es en las articulaciones largas (rodillas, caderas, columna vertebral) donde ésta causa los mayores problemas.

La osteoartritis es inusual en personas que tengan menos de 45 años, pero muy frecuente entre las de mayor edad. Cuando un individuo alcanza los 85 años, las posibilidades de desarrollar osteoartritis en las rodillas son del 50% y, en la cadera, del 25%.

Algunas de las recomendaciones que ofrece NICE asombrarán no sólo a los pacientes, sino también a los profesionales de la salud. El documento completo se compone de unas seiscientas páginas, pero aquí ofrecemos una sinopsis de lo que todos aquellos afectados por la osteoartritis deben saber:

1.No son necesarios los análisis de sangre o los rayos X para confirmar el diagnóstico. Cuando se tienen 45 años o más y se padecen los clásicos síntomas de la osteoartritis, basta con fiarse del historial y del examen clínico de la articulación. Entre las pistas que delatan la osteoartritis podemos contar con el dolor ligado a la actividad, la hinchazón y la rigidez.

Normalmente, estos síntomas tienden a empeorar hacia el final del día.La rigidez matutina que dura unos treinta minutos sugiere otro tipo de artritis distinta (como la reumatoide), que requiere una investigación más profunda.

2. Aunque se ha visto a menudo la osteoartritis como un proceso de desgaste por el uso que dirige inexorablemente a un proceso de deterioro, malestar y, finalmente, destrucción de la articulación, esta enfermedad se considera ahora en ocasiones un proceso de reparación. Este no funciona siempre, pero tampoco supone necesariamente un empeoramiento. De hecho, un tercio de las rodillas con osteoartritis mejoran con el tiempo, otro tercio no empeoran y otro tercio se deteriora.

3. Las medidas de autoayuda son la clave para manejar la osteoartritis adecuadamente. La pérdida de peso reducirá la carga de la articulación, y el ejercicio fortalecerá los músculos que la sostienen, ayudando a paliar los síntomas. No hay que dejar descansar una articulación con osteoartritis, sino ejercitarla.

4. Las medidas específicas en cuanto a la dieta –al margen de la pérdida de peso– no son mencionadas, lo que refleja la escasez de evidencias de que ciertas comidas específicas jueguen un papel importante en el tratamiento o el desarrollo de la osteoartritis.

5. Plantillas especiales para los zapatos y apoyos en las articulaciones pueden ayudar a la gente con artritis en la cadera o en la rodilla, y merece la pena probarlos tras la necesaria evaluación médica. Sin embargo, NICE descarta otras alternativas muy populares, como la acupuntura, la glucosamina o la condroitina, alegando la falta de evidencias convincentes que prueben sus beneficios.

6.Si las medidas anteriores no funcionan, el siguiente paso sería la prueba de una crema antiinflamatoria o un gel, como el diclofenaco. Por el contrario, no vale la pena perder el tiempo con friegas rubefacientes.

7.Si un antiinflamatorio de uso externo no funciona, hay que optar por alguna versión oral, como el naproxeno o el ibuprofeno. No debemos olvidar que si la ingesta es regular, hay que tomar también alguna medicina antiácida que prevenga el revestimiento del estómago de úlceras y sangrados (efectos colaterales que en Reino Unido son causa de muerte de 2.000 personas cada año). Si el médico sólo nos receta un antiinflamatorio, merece la pena preguntarle por qué no tomamos también algún antiácido.

8. La recomendación más controvertida en lo que se refiere a las medicaciones es aquella que señala que los médicos no deben ofrecer rutinariamente paracetamol a los pacientes con osteoartritis. NICE asegura que no sólo no ayuda a aliviar la rigidez y los dolores articulatorios, sino que es más tóxico de lo que anteriormente se pensaba.

9. Finalmente, cuando la artritis empieza a tener un impacto significativo en la calidad de vida del individuo, NICE recomienda la remisión a un cirujano ortopédico. Se debe considerar la cirugía de reemplazo de la articulación antes de que el paciente desarrolle una restricción demasiado notable en su movimiento, o padezca dolores insufribles.

Salud Dolor Investigación Medicina Bienestar
El redactor recomienda