Es noticia
Menú
Esta es la receta que más gustará a Manuela Carmena y Ada Colau
  1. Alma, Corazón, Vida
COCINA PARA INDIGNADOS

Esta es la receta que más gustará a Manuela Carmena y Ada Colau

Jaime López Fernández, autor de 'Cocina para indignados', elaboró un recetario hijo del 15M. Ahora que el movimiento ha conquistado algunas instituciones recordamos algunos platos

Foto: Ada Colau y Manuela Carmena durante la presentación de la red de candidaturas ciudadanas. (Efe)
Ada Colau y Manuela Carmena durante la presentación de la red de candidaturas ciudadanas. (Efe)

Como explica Jaime López Fernández la idea de escribir un recetario para indignados surgió entre quinto y quinto, hartos como estaban todos los presentes de la crisis y de los protagonistas de la misma.

«¿Cómo sabrán unas lentejas “indignadas”? Deben picar a rabiar,seguro», comentábamos «¿yqué plato le pegaría a Urdangarín?» «Pues,unos “choricillos al infierno”, por supuesto». Y así, unos por otros, iban pasando las horas sin darnos cuenta, mientras retiraban tandas sucesivas de botellines y una retahíla de nombres surrealistas y recetas imposibles e ingeniosas. Nos entretenía y soltaba esa risa fácil e incontrolable que tan a gusto te deja y no te hace consciente de los estragos del trasiego hasta que decides irte a casa”.

Surgió entonces un blog de recetas, que pronto se convirtió en libro:Cocina para indignados (Clave Intelectual). Han pasado 4 años desde que la Puerta del Sol de Madrid se llenara de pancartas y sacos de dormir. Quién pensaría entonces quelas alcaldías de Madrid y Barcelona pudieran pasar a manos de los impulsores de aquella protesta.

No sabemos si a Manuela Carmena y Ada Colau les gustarán las carrilleras, pero seguro que López Fernández se las prepararía con mucho gusto.

Carrillada de cerdo 15M

Nada escapa a las leyes de la naturaleza, ni siquiera los sentimientos y las sensaciones, que, como todo en la vida, se someten al principio de causa-efecto. Sentimos mariposas en el estómago cuando vemos a la persona que nos tiene enamorados y sabemos que es esa cosa a la que llaman amor. Lloramos cuando lo perdemos, y comprendemos que lo percibido es tristeza. Pero, cuando no sabemos bien lo que sentimos porque no encontramos las palabras para expresarlo, las únicas sensaciones que nos inundan son la inquietud y el malestar. El 15 de mayo de 2011 nos libró de la prisión de la incertidumbre y nos convirtió a todos en Indignados al ponerle nombre a lo que sentíamos: más allá de la rabia, más allá de estar cabreados, más allá de estar hasta los huevos, estábamos indignados, éramos indignados.

Tal vez sea esa inteligencia cartesiana tan propia del humano que le hace etiquetar todo para poder ubicarse, pero si ese día aquellos pioneros de Sol no lo hubieran hecho, es probable que hoy siguiéramos con un cabreo descomunal pero sin saber realmente que lo éramos. Gracias a ellos y a su inspirador, Hessel, nos ubicamos en el centro de una crisis como algo más que un sujeto paciente para convertirnos en sujetos activos y organizados. Acción-reacción. Causa-efecto. El ciudadano encontró en ellos el espejo donde mirarse, donde sentirse identificado, una primavera social donde desnudar el descontento, donde mostrar la decepción y gritarlo a los cuatro vientos.

La Carrillada de cerdo 15M es nuestro plato en un día como hoy. Una carne sutil como pocas para mantenernos fuertes en la trinchera de la dignidad

Era inevitable, en un escenario de políticas ultraconservadoras y unos sindicatos de discurso anacrónico y dificilmente creíble como únicos representantes del ciudadano. Era inevitable, porque las acciones también sucumben a las leyes de la naturaleza. Los actos, sean proezas o maquinaciones, igualmente se mueven por el mismo principio de causa-efecto, y por sus actos, ellos, gobernantes, se situaron frente a nosotros en lugar de marchar a nuestro lado, como debería ser. Sus actos, la gestión del futuro del ciudadano, fueron y siguen siendo una auténtica proeza antisocial que tres años después, tres largos años recorriendo un camino de incierto futuro para todos, nos ha llevado a la pérdida de derechos sociales y laborales y a empeorar nuestras condiciones de vida. Pese a ello, existen tipos que creen que los parados se ponen exquisitos a la hora de recibir un trabajo en lugar de sentirse agradecidos y besar la mano infame de quien se lo da. E incluso presidentes que, con todo el descaro del mundo, se atreven a decir que ha habido un esfuerzo equitativo en esta crisis; y es que, a fuerza de repetir la misma mentira una y otra vez, al final habrá incluso quien lo crea.

Ser Indignado hoy tiene más vigencia que nunca. La herencia que nos dejan quienes nos han estado robando todos estos años, nos obliga a serlo para recuperar lo que es nuestro y por derecho nos corresponde. No digo ser dominados por «el Mal de la Indignación», ese mal que te fuerza sin descanso a estar en todos los frentes que tienen como raíz la injusticia; me refiero a ser conscientes de la misma, de la mentira y la manipulación, y luchar sin tregua en el entorno cotidiano por evitarlo. Es en ese grado de indignación personal e intransferible donde comienzan a cambiar las cosas, sin bajar la guardia, atentos y unidos por la misma piel, porque cuando mejora tu universo inmediato todo cuanto lo rodea también florece y tú te conviertes en una fuerza irresistible e imparable, en el auténtico jardinero de las conquistas sociales. La Carrillada de cerdo 15M es nuestro plato en un día como hoy. Una carne sutil como pocas para mantenernos fuertes en la trinchera de la dignidad. La carne de un animal noble como ninguno, que simboliza tanto las virtudes de quien sabe como nadie lo que es capaz de dar sin pedir nada a cambio, como la ingratitud de quienes injustamente son identificados con él,sin tan siquiera llegarle a la altura de sus pezuñas. Que las disfrutes, sutilmente indignado, en un día tan especial.

Ingredientes (para 4 personas)

- 3/4 de kg de carrilladas de cerdo limpias y sin hueso

- 1 puerro

- 1 cebolla

- 2 zanahorias

- Aceite de oliva virgen extra

- Sal, pimienta y nuez moscada

- 200 ml de vermú negro

- 1 cabeza de ajos

- 4 patatas medianas

- 20 g de mantequilla

- 1 cucharada de harina

- Agua

- 100 ml de leche

- 50 g de mousse de pato

- 3 espárragos verdes no muy gruesos

Elaboración

1. La noche anterior o unas horas antes, introduce en una cazuela las carrilladas espolvoreadas con nuez moscada y salpimentadas y las verduras cortadas, y añade un par de cucharadas de aceite y el vermut. Tapa y reserva en la nevera.

2. La noche anterior guarda en el congelador la mousse de pato.

3. Pela y lava las patatas y cuécelas en agua con sal hasta que estén blandas.

4. Mientras, pon la cabeza de ajos en papel de aluminio con unas gotas de aceite. Ciérralo y ponlo a asar al horno durante ¾ h aproximadamente a190º.

5. Saca las carrilladas de la maceración, enharínalas y pásalas un poquito por la sartén para que se doren.

6. Ponlas junto a las verduras y con el caldo de la maceración en una olla a presión. Cuando rompa a hervir, déjalo a fuego bajo aproximadamente 40 minutos, añadiéndole 10 minutos antes de terminar la ralladura de ½ limón. Retira la olla del fuego, deja que la presión baje, abre y añádesela. Luego vuelve a colocar en el fuego y cuando rompa a hervir de nuevo lo dejas el tiempo que faltaba. Si crees que debes añadirle un poquitín de agua, podría ser, es el momento de hacerlo. Retira del fuego. Cuando se enfríe, saca con cuidado las carrilladas, resérvalas, y pasa por la batidora la salsa. Reserva.

7. Una vez sacada la cabeza de ajos del horno y ya fría, córtala por la mitad y con el mismo cuchillo presiona las dos mitades. Saldrá con facilidad la carne asada de los ajos en forma de puré. Cocidas las patatas, introdúcelas en el vaso picador junto al puré de ajos, un poquito de agua de la cocción, la leche, la mantequilla, sal, pimienta y bate. Obtendremos un puré de ajo.

8. Lava y corta en trocitos muy pequeños los espárragos y pásalos por el vapor 1 minuto y ½ minuto.

9. Saca del congelador la porción de mousse de pato.

Emplatado

En un plato hondo, coloca 4 cucharadas de puré, sobre el mismo 2 cucharadas de salsa y en el medio 2 carrilladas. Esparce por encima trocitos de espárragos y ralla sobre el conjunto virutas de mousse. Espectacular bueno y sencillo.

Vino recomendado: Hécula, T12. DO Yecla.

Como explica Jaime López Fernández la idea de escribir un recetario para indignados surgió entre quinto y quinto, hartos como estaban todos los presentes de la crisis y de los protagonistas de la misma.

Manuela Carmena Ada Colau
El redactor recomienda