Ni demasiado cocido ni blandengue

El truco definitivo para hacer el huevo duro perfecto

Maldita sea, no lo querías pasado por agua ni sobrecocinado pero una vez más te ha salido mal. Si quieres echar a tu ensalada un huevo cocido bien preparado, debes tomar nota de estos pasos

Foto: ¿Qué es peor? ¿Cuando se te pasa y sale la yema medio gris o cuando se queda a medio hacer y destrozas la cáscara al pelarlo? Aprende a cocerlos bien. (Corbis)
¿Qué es peor? ¿Cuando se te pasa y sale la yema medio gris o cuando se queda a medio hacer y destrozas la cáscara al pelarlo? Aprende a cocerlos bien. (Corbis)

Los huevos son un alimento rico en proteínas y de los más versátiles que tenemos en la cocina. Puedes prepararlos fritos, revueltos, escalfados, en tortilla… Los expertos en alimentación y nutrición recomiendan comer hasta tres huevos a la semana, y ahora que se acerca el buen tiempo, qué mejor forma de incluirlos en tu dieta como aderezo para ensaladas, sándwiches o para dar ese toque especial al salmorejo. Pero para eso necesitas que esté duro, y encontrar el punto exacto de cocción no es tan sencillo como parece.    

Vamos, que o lo sobrecueces o te queda medio crudo, y esto nos pasa a la mayor parte de las personas. Bah, déjalo que hierva a lo loco y así te aseguras que esté hecho aunque también más seco que la mojama. No solo eso, ¿saben cuándo al partir un huevo cocido la yema tiene un color gris verdoso? Pues esto ocurre cuando te has pasado de cocción y se da una reacción entre el azufre de clara y el hierro de la yema. No, no es mortal pero afea el huevo e incluso hace pensar que no está en buen estado.  

Los expertos en alimentación y nutrición recomiendan comer hasta tres huevos a la semana

Hay otra opción para conseguir preparar un huevo duro y que no esté ni demasiado hecho ni blandengue. Susannah Chen explica en Skillet un método para conseguir un huevo duro perfecto que aprendió del chef francés Jacques Pépin. Ya no tendrás que cambiar a última hora tu opción de duro a pasado por por agua. Y, de paso, los pelarás mucho más rápido.

Antes de ponerte manos a la obra toma nota de lo que necesitarás para cocerlo:

- Un objeto afilado como una chincheta o un punzón

- Una olla honda

- Una espumadera

- Agua y hielo

- Y, obviamente, los huevos que pretendas cocinar

Y estos son los pasos que debes seguir.

Mira, ahora que has quitado tu corcho 'teenager' con fotos y entradas de conciertos, puedes usar las chinchetas para esto. (skillet.com)
Mira, ahora que has quitado tu corcho 'teenager' con fotos y entradas de conciertos, puedes usar las chinchetas para esto. (skillet.com)

1. Haz un agujerito

Lo primero que tienes que hacer es perforar uno de los extremos del huevo y hacer un pequeño agujero. Probablemente no se te había ocurrido nunca este truco, pero tiene su explicación: con esta pequeña incisión estarás dejando que pase un poco de aire en el huevo. Sobre todo, hazlo con cuidado para que no se agriete la cáscara ni se rompa.

2. El agua al punto

Enciende el fuego y cuando el agua llegue a ebullición baja un poco la potencia y mete el huevo dentro de la olla con cuidado. Puedes ayudarte con una cuchara para evitar que se golpee con el fondo.

3. Controla el tiempo

Ya utilices un cronómetro de cocina o mires directamente el reloj que tengas más a mano, lo importante es que contabilices 10 minutos. Asegúrate de que has bajado el fuego y lo tienes a una temperatura media, ponle una tapa a la olla pero dejándola entreabierta. El agua tiene que estar hirviendo pero no muy fuerte, de esta manera conseguirás que la clara se haga bien pero la yema no se sobrecueza.

Ten en cuenta que cuanto más fresco es un huevo más difícil es pelarlo

4. Quita el agua, no los huevos

En cuanto pasen los 10 minutos, apaga el fuego y retira el agua de la olla dejando el huevo dentro. Mucha gente saca el huevo para enfriarlo y pelarlo fuera del recipiente, pero Chen tiene un truco más útil gracias al cual, además, te ahorrarás manchar la encimera: agita un poco la olla para que el huevo se golpee y se rompa la cáscara.  

5. Vuelve a poner agua, pero fría

Aprovechando la misma olla (para ahorrarte fregar otro cacharro), sumerge el huevo en un baño de agua con hielo durante 15 minutos. En ese tiempo, el huevo se enfriará y además dejará todo el oloroso azufre en el agua helada.

6. El arte de pelar un huevo

En esos 15 minutos en agua con hielo el huevo habrá cogido una temperatura ideal para poder pelarlo sin quemarnos. Ten en cuenta que cuanto más fresco es un huevo más difícil es pelarlo. Chen aconseja utilizar los que tengan una semana para conseguir el huevo duro perfecto.

Puedes abrir el grifo para que el chorro de agua te sirva de presión para retirar la cáscara, pero hay otro truco para poder pelar un huevo en sólo 3 segundos que te resultará mucho más útil que andar golpeando los extremos y evitará que hagas un completo destrozo con el huevo. Y si tienes algo más de tiempo (total, entre pitos y flautas ya llevas invertidos como mínimo 25 minutos para cocerlo y enfriarlo), así puedes pelarlo en 10 segundos:

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios