El misterioso asesinato en un concurso canino que espanta al Reino Unido
  1. Alma, Corazón, Vida
LA COMPETICIÓN MUEVE MUCHÍSIMO DINERO

El misterioso asesinato en un concurso canino que espanta al Reino Unido

Uno de los premiados en el mayor concurso de perros del mundo ha sido envenenado. Un juez denuncia haber visto cosas raras. El mundo del pedigrí está conmocionado

placeholder Foto: Una mujer se maquilla junto a sus Weimaraners durante el Crufts. (Reuters)
Una mujer se maquilla junto a sus Weimaraners durante el Crufts. (Reuters)

Desde 1886, la ciudad de Birmingham en Reino Unido acoge anualmente el mayor concurso canino del mundo, conocido como Crufts, cuya última edición secelebró la semana pasada. El evento, organizado por The Kennel Club (la institución que gestiona el registro de perros con pedigrí de Reino Unido), acoge todos los años a más de 150.000 visitantes, pero aunque se trata de un espectáculo para toda la familia, lo que ocurre entre bastidores no es precisamente apto para el público infantil.

El mundo de los concursos caninos ha sido siempre muy criticado por las asociaciones animalistas, pues las prácticas de cría (que incluyen la consanguinidad y ciertas formas de eugenesia) comprometen la salud de los perros de raza. Pero lo ocurrido este año en Crufts ha llegado a las portadas de todos los periódicos británicos: uno de los perros premiados ha muerto y, de momento, dos están gravemente enfermos. Y todo apunta a que fueron envenenados en el concurso.

El can fallecido, un Setter irlandés de tres años de edad llamado Jagger, murió el viernes tras regresar a su casa de Bélgica, sólo 24 horas después de haber quedado segundo en la competición de su clase.

“El veterinario hizo una autopsia inmediata porque las circunstancias de la muerte eran sospechosas”, ha explicado uno de sus dueños, Alexandra Lauwers, a The Guardian. “Entonces vio que el perro tenía trozos de carne en su estómago que contenían veneno. En toda la semana, el único momento en el que el perro estuvo solo fue en el banquillo de Crufts, mientras estaban examinando al resto de perros”.

En declaraciones a The Telegraph ha sido aún más tajante: “No hay otra opción. ¿Cómo vas a envenenar a un perro por error? Jagger era un perro muy prometedor. Está claro que el éxito no hace que ganes muchos amigos. Estoy convencida de que ocurrió durante el concurso. No han podido hacerlo en otro momento. Parece un acto de celos”.

¿Boicot u odio hacia los perros?

Aunque en Crufts no se reparten grandes premios en metálico (el máximo galardón es de sólo 100 libras), los perros que logran buenas calificaciones se consideran los de mayor pedigrí del mundo, lo que multiplica su valor, así como el de su descendencia. Algo que, por supuesto, ha disparado las conjeturas sobre el asesinato.

La noticia del envenenamiento se ha conocido el mismo fin de semana en el que el diario The Times publicaba un reportaje en el que se explica que los dueños y adiestradores de perros de raza están cada vez más preocupados por el nivel de competitividad que han alcanzado este tipo de concursos. Hasta la fecha se había pillado a otros dueños cortando el pelo de sus competidores o echando laxante a su comida, pero nunca antes se había producido un asesinato.

Cualquiera puede acercarse a los perros, por lo que va a ser muy difícil encontrar al culpable

El otro dueño de Jagger, Dee Milligan-Bott, un experimentado criador de perros, reconoce que cada vez se ve más guerra sucia en los concursos de perros, pero, al contrario que su compañera (el perro pertenece a dos familias distintas de criadores), no puede creerse que en el suceso esté involucrado otro concursante: “Sólo puedo imaginar que ha sido una persona horrible cualquiera la que ha hecho esto. No me puedo creer que haya sido undueño. Lo único que todos tenemos en común es que amamos a los perros, y no vamos a matar alde otra persona”.

Pese a que su otra dueña está convencida de que Jagger ha sido envenenado por uncompetidor, en un concurso como Crufts, en el que hay mucho público, cualquiera puede acercarse a los perros, por lo que va a ser muy difícil encontrar al culpable. En opinión de Milligan-Bott, es más probable que el asesino haya sido alguien que no buscaba una víctima en particular: “Me imagino que ha sido alguien con rencor hacia los perros o hacia Crufts”.

Miedo y asco en Crufts

Tras conocerse la muerte de Jagger, un juez del concurso, que ha preferido no revelar su nombre, ha explicado en The Telegraph que vio cosas extrañas durante la competición.

“Vi a uno de los perros ganadores enfermar el viernes”, explica. “La dueña del perro estaba muy preocupada. Sus ojos no paraban de girar y tuvo que llevarlo al veterinario. Pensó que alguien le había envenenado, aunque no tenía pruebas. La perra de otra señora también se puso mala, aguantó para el concurso, pero cuando se la llevo a casa estaba sangrando. También creía que su perro había sido envenenado”.

La secretaria del Kennel Club, Caroline Kisko, ha trasladado sus condolencias a los dueños de Jagger, pero insiste en que hay que esperar a un análisis toxicológico completo antes de llegar a ninguna conclusión. La policía británica tampoco ha movido ficha, pues el perro murió en Bélgica y, hasta la fecha, no ha habido ninguna denuncia.

Mascotas Perro Crimen
El redactor recomienda