¿Y si de pronto fueses una 'celebrity'?

11 cosas que tendrás que hacer para aprender a vivir como un rey

¿Te imaginas despertarte un día y ser un personaje famoso con sus fans, sus millones de dineros y sus quehaceres de diva? ¿Sabrías cómo comportarte?

Foto: ¿Te imaginas vivir como Paris Hilton? Tendrías que aprender algunas cuantas cosas de 'celebrities', como el arte de saludar. (Reuters)
¿Te imaginas vivir como Paris Hilton? Tendrías que aprender algunas cuantas cosas de 'celebrities', como el arte de saludar. (Reuters)

¿Te imaginas despertarte un día siendo un personaje famoso con tus fans, tus millones de dineros y tus quehaceres de divo? ¿Sabrías cómo comportarte? Seguramente pienses que no es nada importante y que cualquiera podría adaptarse a esta nueva condición social sin pestañear. Y quizás lleves razón.

Por si surgen dudas, Kamala Kirk plantea en E! Online algunos divertidos trucos que nos ayudarán a vivir –o, al menos, saber aparentarlo– como auténticas princesas. Consejos que, de llevarlos a la práctica, nos pueden ayudar a “tener a nuestros súbditos leales inclinándose ante nosotros en todas las direcciones”. Ahí es nada.

Podemos seguir culpando a la factoría Disney y a su ejército de princesas de haber generado en nosotros –más en nosotras, las cosas como son– la idea de cómo sería la vida si fuésemos los reyes de un país (aunque ya no "muy lejano", más bien, aquí y ahora).

No dudes en seguir haciendo de vez en cuando alguna tarea propia del populacho como acompañar a tus hijos al colegio el primer día de curso

Más allá de las casas reales y de sus modos de ser y estar, hoy en día también nos carcome por dentro cómo viven los famosos. Seguimos sus cuentas de Twitter e Instagram y, mientras vemos y analizamos imagen tras imagen sus divertidas y siempre divinas existencias, nos preguntamos cómo sería llevar sus vidas.  

Nunca se sabe, así que, por si surge tu oportunidad y la fama llama a tu puerta, no te pierdas estos pequeños trucos con los que rápidamente aprenderás a desenvolverte como una auténtica celebrity.

1. El hábito hace al monje: la importancia de tu look

“¿De verdad crees que la gente se va a tomar a una princesa en serio si llevas pantalones de chándal?”, comenta Kirk en su artículo. Y razón no le falta. Que sí, que existen los looks de sport y los famosos y famosas se calzan unos jeans y una sudadera “cualquiera” y salen a las calles como todo hijo de vecino. Pero créenos, sus camisetas y vestidos no se desintegran en formato bolas el mismo día que los estrenan.

Para ser un auténtico famoso, necesitas un poquito de clase y mostrarte fabuloso en todo momento. Vamos, llevar marcas y diseños exclusivos, cuanto más caros mejor. Tu estilismo se valorará "al peso". 

2. Sé humilde (que el pueblo te quiera)

Puede que la chaqueta que lleves cueste tres veces más que todo el mobiliario de la casa de ese ser humano que se dirige a ti loco de admiración, pero no por eso vas a dejar de ser una persona simpática y supercampechana.

Haz que tu séquito de fans sea global con una buena sonrisa y un 'hola' multilingüe

Esfuérzate en transmitir por activa y por pasiva que eres normal y que entiendes las cosas que le ocurren al resto de la gente.

Para ello, no dudes en seguir haciendo de vez en cuando alguna tarea propia del populacho como acompañar a tus hijos al colegio el primer día de curso. ¡Seguro que las cámaras toman una instantánea ideal! 

3. Aprende a saludar con la mano (todo un arte)

¿Nunca te has preguntado cómo de doloridas deben acabar las muñecas de las princesas después de estar saludando durante horas? ¿Han probado a mantener el brazo en tensión en el aire varios minutos sin apoyo ninguno? ¡Si sólo con cambiar la funda al nórdico tienes agujetas en los bíceps durante una semana!

Hay que admitir que el leve giro de muñeca sin apenas movimiento del brazo es todo un arte. Una habilidad que tú también puedes entrenar para saludar a tus seguidores cuando tengas que acudir a un desfile o a recoger un premio.

4. Aprende otro idioma (incluso varios)

Claro. Vas a tener que viajar un montón para darte a conocer, por relaciones diplomáticas o, simplemente, porque ¡recuerda!, tienes dinero a cascoporro. Para ser una celebrity en condiciones, qué menos que saber decir alguna cosilla en los extraños idiomas de los países que visites. Haz que tu séquito de fans sea global con una buena sonrisa y un “hola” multilingüe. ¡Les caerás fenomenal!

5. Cuida del servicio (de que estén ahí)

“¿Alguna vez has visto a un miembro de la familia real caminar solo?”, se pregunta Kirk, y la respuesta es no. Pero no sólo por motivos de seguridad. Recuerda que todos esos empleados también abren puertas y cargan con bolsas. Déjate querer y que otros trabajen por ti.

6. Acapara la atención (todo el rato)

Cuando eres miembro de la alta sociedad tienes que ser el centro de atención por si alguien osa no reconocerte en lo que sea que estés haciendo.

Todo sería mucho más sencillo si te acompañase un súbdito tocando una trompeta cada vez que te presentas en cualquier sitio

Eso sí, con cierta clase. Ni gritos, ni revoloteos, ni peleas. Tampoco quieres dar que hablar –mal–, sólo que te admiren. 

La verdad es que todo sería mucho más sencillo si te acompañase un súbdito tocando una trompeta cada vez que te presentas en cualquier sitio, ¿verdad?

7. Tu mascota irá más cool que la plebe

La clave está en una realidad: tus mascotas viven mejor que la mayoría de las personas. “Son una extensión de ti mismo”, explica Kirk. Van a ir contigo a todas partes por lo que lo ideal es que su tamaño sea el adecuado para un bolso de Loewe. Toma nota de qué bien la lleva Paris Hilton (pero mejor hazlo sin pararte a observar la mirada de miedo de su perrita). 

8. Organiza las mejores fiestas (exclusivas)

Además de asistir a todo sarao tendrás que organizar alguno. El objetivo es escuchar a la gente hablar entusiasmada sobre lo increíble que fue tu evento.

La realidad es que puede que tu fiesta no sea nada del otro mundo, incluso puede haber sido aburrida y que no haya asistido ni el apuntador.

Un pequeño truco: conviértelo en una fiesta exclusiva con un número de invitados restringidos. Eso siempre da que hablar y genera las envidias necesarias para que todo el mundo hable de ella y quiera asistir a la siguiente.

9. Modales y protocolos: tu way of life

No dejes de crearte alguna manía absurda que se salga de lo normal para que todo el mundo pueda comentarlo

Llegados a este punto, cuidar de tus modales y estar seguro de que sabes distinguir el tenedor de la ensalada del de pescado es fundamental. Kirk recalca también la importancia de “saber sobre qué temas no se puede discutir y evitarlos”. 

No seas polémico, que no se lleva. Si pierdes tu mochila, recuerda que puedes mandar al servicio a que te compre otra.     

10. Sé caprichoso: las excentricidades son obligadas 

Puedes bañarte únicamente en agua mineral como Julia Roberts o contratar a personas para que abran tus regalos como el matrimonio Beckham. Lo que quieras, pero no dejes de crearte alguna manía absurda que se salga de lo normal para que todo el mundo pueda comentarlo. Como se suele decir, es mejor que hablen mal de uno a que no digan nada. 

11. Canaliza tu ira en público  

Digamos que la Pantoja se equivocaba. En realidad lo que “les jode” es casi lo contrario, que te muestres de mal humor y cabreado siempre que apareces en público. Busca el punto intermedio, ni parecer la persona más feliz del mundo (generarás más envidias que alabanzas) ni un ser amargado (podrían salirte más de esas indeseables arrugas en la frente, ¡iucks!). Para que la gente quiera ser como tú, tendrás que intentar aparentar ser alguien lo suficientemente guay. 

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios